Cuidado con la maligna

Lo que me ha costado quitarme de encima a los Fernández y salir a la superficie. No es que os quiera dar pena pero vivimos en muy malas condiciones, sin apenas luz, sin víveres -la maligna no nos da de comer-, enmudecidos, paralizados, muy, muy cerca de la muerte. He logrado emerger como el que sale de entre las ruinas después de un terremoto. Ya me podía haber mandado la pérfida un bombero buenorro a rescatarme, pero ni eso, ni siquiera es capaz de darle a mis estertores un poco de alegría y placer de vivir. Qué asco de tía.

Y encima no sabréis ni quién os está hablando ahora y estaréis a punto de salir pitando a vuestro peregrinaje diario por la blogosfera, a dejar un comentario aquí y otro allí para haceros los graciosos y corresponder a los que os los dejan a vosotros. Ya son ganas. Que soy la Esme, leches, que he venido a avisaros sobre la lianta. No os creáis demasiado lo que cuenta. Tengo sospechas de que gran parte son invenciones suyas, está muy loca. Necesita adornar su miserable existencia y la razón es clara: se aburre. Pero como una mona.

¿Qué hago, qué hago para escapar de este tedio vital?, le oí decir el otro día desde la cocina, lugar desde donde escribe para estar más cerca de la cafetera. Ella habla así, es muy pedante, no puede decir me aburro como todo el mundo, no. Ah, pues me voy a inventar una familia que tenga cosas de la mía, pero sólo algunas, dijo poniendo cara de ilusión. Se ilusiona con cada tontería…Y eso es lo que ha hecho tras pegarnos la patada, a nosotros, su anterior diversión.

No os fiéis de lo que leáis. No creo yo que fuera esa niña tan mona y sensible que narra las historias. Más bien creo que fue la hermana mala, le pega mucho más, dado su carácter actual tirando a borde, o la Alicita que se hacía pis, eso también le pega porque es muy tonta. Por no tener no tiene ni trabajo, está parada y además lo es, no emprende como yo. Todas las mañanas apunta en un papel arrugado las cosas que debería hacer pero luego esconde el papel en un cajón porque le da angustia leerlo y no hace ninguna. Mañana, mañana, va diciendo todo el rato.

Y por si tenéis curiosidad por saber cómo es físicamente os diré que en una cosa sí ha sido sincera: es del montón. Y va siempre muy despeinada. Huy, que viene con las bolsas de la compra, qué lista, ella sí se alimenta, peinarse no, vaya pelos que lleva hoy y ya va directa a la cafetera. En cuanto le robe algo de comer me vuelvo a los submundos a penar junto a la Eva, el Toni, la Noe, el Jacobín y la Doña Marga.

Es muy triste el destino de nosotros los personajes, vivimos un tiempo con las vidas que otros nos eligieron, con los rasgos físicos y psíquicos que quisieron darnos, nos dan tres vueltas por un decorado de cartón piedra, nos hacen alegrarnos y también sufrir, nos dejan que nos esperancemos dándonos una falsa sensación de libertad y finalmente…pues eso, que nos dan el finiquito. Anda, pues como el de los no personajes también. No hay más que verla a ella, la no personaje. En eso nos parecemos bastante.

Desparezco, le voy a dejar un peine encima de la mesa a ver si capta la indirecta, pero volveré para seguirme chivando. A la próxima os digo su edad, eso sí que le va a dar rabia. Que se fastidie.

Anuncios

54 comentarios en “Cuidado con la maligna

  1. Tooooma ya. Y ahora una vuelta de tuerca más al mas estilo Unamuno en Niebla donde los personajes cobran vida más a alla del escritor. Muy bueno…

    Mesaje pa Esme: Eso de que no hace nada te lo discuto. Sabes que hace… CREA (así con letras mayúsculas) y eso no lo hace todo el mundo…

  2. Jajaja…vaya, vaya, tela marinera y cúantas confesiones encubiertas. Así que no le hagamos demasiado caso a la bloguera ésta, la lianta, la que está medio loca y es cruel desterrando personajes al olvido, bajo los escombros. ¿Tanto café tomas? Yo tomo bastante, pero me controlo. Cuidado con el corazón, la presión sanguínea, las taquicardias, ya sabes…Menuda mezcla, genial por otra parte, entre elementos ficticios y reales, entre personajes y autor, etc, etc. Así que se aburre un montón, pues eso tampoco es un pecado, lo de no hacer “nada”, excepto crear con mayúsculas, ya es más grave. A veces hay que arremangarse y ponerse a ordenar y limpiar, o tendrás el piso hecho unos zorros. “…a punto de salir pitando a vuestro peregrinaje diario por la blogosfera, a dejar un comentario aquí y otro allí para haceros los graciosos y corresponder a los que os los dejan a vosotros…”, vaya, la indirecta hacia muchos de nosotros es bastante directa. Sí, siempre quiero hacerme el gracioso y además soy más pesado que una vaca en brazos. Y por cierto, ilusionarse con tonterías tiene su lado bonito, guay e infantil en el mejor sentido de la palabra.

      1. Así que difamadora…aquí uno ya no se aclara, esto es una guerra encubierta de egos. Por cierto, lo pensé y al final no lo escribí, por tu post de hoy: Lo del blog de las personalidades múltiples creo que cobra mucha fuerza por momentos. A mí me molan un montón las disputas y conversaciones Eva-Esme, cómo se burlan la una de la otra y se lanzan puñaladas, y la Esme en su quiosco con sus paranoias, proyectos y alfacentaurenses. Todo cambió desde que estos entraron en escena, es un poco sospechoso. Pero echo de menos eso. Sí que me considero pesado muchas veces, yo solito me lo digo, francamente. Me enrollo demasiado, pero gracias igualmente. Y venga, va, un regalito para que te peines de vez en cuando…

  3. Ahora echas de menos a los de antes, sí, tenían su puntillo, yo también los echo un poco de menos. Lo de los comentarios lo decía en general, incluyéndome a mí misma.
    Gracias por el peine, se le ven las púas.

    1. Sí, sí, sé que lo de los comentarios lo dices en general, y que no tenía un sentido explícito hacia mí (no soy tan susceptible). El peine es muy bonito, decía que era un peine vintage. Busqué peines-pene, pero no encontré nada relevante, te salvaste.

  4. Me parezco a la maligna, también escribo desde la cocina, no por la cafetera, sino por el frigorífico, nevera, heladera, frigider, refrigerador o refrigeradora, que de todas esas formas es llamado según la wikipedia, donde me proveo de vituallas. ¿Seré maligno?

  5. Jajaja, la caña!! Muchas indirectas muy directas, Esme, y yo, pues la verdad, que me identifico un poco con la lianta. Llevo una temporadita demasiado larga con la hojita de notas atascada, aunque no arrugada, lo que no se si es peor, porque todos los días me mira con una mezcla de ira y desprecio que eleva mi sentimiento de culpabilidad, pero no me saca de mi desidia. Un besazo.

  6. A mí me cae muy bien la lianta.
    Despeinada y todo…
    Me hace reír y me alegra el día.

    Tú Esme eres una envidiosa.
    Vete al espacio sideral y no vuelvas.

    Hummmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm

  7. Me ha encantado, como siempre. Hoy me quedo con este párrafo:

    Y encima no sabréis ni quién os está hablando ahora y estaréis a punto de salir pitando a vuestro peregrinaje diario por la blogosfera, a dejar un comentario aquí y otro allí para haceros los graciosos y corresponder a los que os los dejan a vosotros. Ya son ganas. Que soy la Esme, leches, que he venido a avisaros sobre la lianta. No os creáis demasiado lo que cuenta. Tengo sospechas de que gran parte son invenciones suyas, está muy loca. Necesita adornar su miserable existencia y la razón es clara: se aburre. Pero como una mona.

  8. Con las cuatro primeras lineas me he dicho: ¡Zas!, la Esme al ataque. Y efectivamente, ella misma me lo ha corroborado 😀 😀 Pero, la pobre, no deja de tener razón. Uno se inventa personajes y luego los deja a su aire, ahí en Isla Imaginada, donde todos viven sus aventuras. Y lo cierto es que en ese lugar debe haber tropecientos millones de personajes olvidados y también mundos que desconocemos y, claro, la Esme tiene miedo de eso, de quedarse ahí para siempre olvidada de todos, pero con un blog es distinto, siempre estarán por ahí. Peor lo tienen los personajes de libros quemados, perdidos o ni siquiera escritos o publicados por sus autores 😦 ¡Así que, Esme, no te quejes! Que tú eres una privilegiada y estarás ya para siempre en la red.

    1. Está la Isla Imaginada que ni Benidorm en agosto 🙂 Bueno, Martes, tienes razón, a mi todavía no me han enterrado del todo y pienso volver y pasearme por aquí de vez en cuando, pero gracias por entender mi desazón. Tú eres buena.

  9. Esme nosotros somos también personajes creados, sin un destino conocido pero que creemos ser dueños de nuestras vidas. Ja. Invéntate una familia original y a ver si te dejan hablar de ella de vez en cuando. Un beso

  10. Es verdad, ¿qué harán los personajes de una novela cuando se termina?
    A lo mejor les da lo mismo y, como ya nadie cuenta lo que hacen, se dejan totalmente. Total, para qué hacer esfuerzos, si nadie les hace caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s