Sin circunstancias

Pero, ¿qué es esto, madre mía de mi vida y de mi corazón, qué leches le está pasando a este blog? Me asomo y me encuentro con una especie de poesía y al parecer amorosa. Lo que me faltaba, cursiladas, a ver qué va a ser lo siguiente, ¿el género pastoril?, como si lo viera. Tiemblo y no de amor, precisamente.

Esta mujer delira. Voy a cotillear los cuadernos que tiene encima de la mesa de la cocina, su antro de perdición. Mira por dónde, en este ha escrito más chorradas del viento y la hoja, una saga entera, pues se lo rompo, ris ras (onomatopeya de que ya lo he roto), ya está, a la basura, por dejarme sin circunstancias. Os habéis librado del Cantar de los cantares en versión arbórea. A no ser que lo tenga en el ordenador o se lo sepa de memoria, el peligro ya pasó. De nada.

Que no he venido porque me interese estar aquí, qué va, yo me había dirigido a mi quiosco decidida a trabajar pero cuando he llegado al parque del Retiro ya no estaba, no existía, adiós a mi sede empresarial desde la que tanto y tanto he emprendido. Inmensa tristeza y desolación. Soy yo, Esme, pero sin mis circunstancias, me las ha quitado y no me ha dejado en bolas de puro milagro. Ni un triste abanico que echarme al sofoco me ha permitido que me quede.

Pues se va a enterar, le robo un cuaderno porque yo también voy a escribir poesías a falta de mejor cosa que hacer, pero no amorosas, a mí el amor… como que no. Si queréis os digo en qué acaba tanto estremecimiento y tanta emoción del principio, pues en un puzzle de mil piezas los domingos por la tarde con uno al lado que te dice cada cinco minutos, “mira mejor, Cari, que esa no va ahí”. Consejo que te doy sin que tú lo hayas pedido: cuando te empiecen a llamar Cari, corre. Y cuando te saquen el puzzle de las mil piezas, vuela.

Para hojas y vientos estoy yo, que se me acerque un viento cualquiera que verá, del tortazo que le doy lo mando al bosque de enfrente y se le quitan las ganas de poner del revés a nadie. A mí me va más el género satírico cómico, ya veréis qué bonito me queda lo que voy a escribir, mejor que esas ñoñerías de las hojitas en la rama. Puaj, me da dentera.

Ya me voy, pero antes voy a robarle también unos orfidales, sé que tiene porque es muy ansiosa ella. No son para mí aunque sea mi droga favorita, son para narcotizar al Toni que ya no le aguanto más con sus recitativos de Cioran. Le podía haber quitado a él el libro como a mí me ha quitado el abanico pero no, al Toni se lo ha dejado para que nos dé la chapa por toda la eternidad. Su maldad es legendaria.

Me voy que viene, ya se está quejando del calor, habla por teléfono con una amiga que también odia el calor, así se pasan hasta septiembre. Y cuidado con decir delante de ella la palabra “veranito o terracita”. Te mata. Esa manía se la puso al Toni para disimular, como tantas otras. Pues no te queda nada que sufrir, cómprate un botijo, loca. No te digo…

Anuncios

50 comentarios en “Sin circunstancias

  1. Yo también soy más de género satírico cómico, Esme. Sabes que soy tu super fan pero deja de robar cosas, que eso está muy feo…

    Por cierto, a mí el churri me llama Cari ¿Debería preocuparme?

    Besotes!!!

  2. Jajajaja. Odio lo de “cari” y un tío con un puzzle los domingos… jajajaja. (Ay, madre, espero que Álter no vuelva por aquí, jajaja.)
    Oye, yo creo que tú estás celosa por el poema. No puedes quejarte de que te quiten el quiosco si tú le rompes sus poemas. Estoy de acuerdo en que le des orfidal al Toni, dale cuatro o cinco que es un pesao.
    Besos

    1. Eso no se le hace a una mujer, lo del puzzle, digo.
      Yo no estoy celosa porque puedo superar a la pelos cuando quiera, ja.
      El Toni va a estar dormido unos cuantos días, por pelma.
      Besos, Celia, tú me caes muy bien.

  3. Esme, dile a Eva que me encantó este soliloquio tuyo, está claro que lo tuyo es el género cómico. Y de asesora no tienes precio, en un par de líneas has descrito el tedio matrimonial (o “parejil”), los síntomas y su prevención, sensacional lo de cari (en mi tierra se lleva mucho lo de “mamá” a tu pareja, la repera). Me acuerdo de una peli del López Vázquez (El pisito) en la que el prota tiene un montón de novias casamenteras y a todas las llama “churri”, creo, así evita confusiones. Al final se lía porque lo descubren, a todas iba a enseñarles el pisito (en construcción) en el que iban a vivir tras casarse e iba con ellas por separado (era siempre el mismo y en el mismo edificio) y quedan allí para descubrirle el pastel y montarle una tremolina. Me acabo de dar cuenta de que te he chafado la peli, no creo, es un clásico. Muy bueno.

    1. Sí, calla, lo de mamá también. He visto la peli, no te preocupes. Una amiga mía dice que esas parejas que se llaman todo el tiempo cariño, cielo, mi amor es porque no se acuerdan del nombre del otro, jejeje.
      Gracias por apoyarme, volveré para las risas.

  4. Y mira que estoy yo tierna… Solo busca su sitio, no te enfades con ella por romper tu poemas wue casi aprendió de memoria, aunque no quiera admitirlo y sueña con que un Toni cualquiera le sople al oído
    Besos

    1. No te preocupes, conozco sus arrebatos, en el fondo es romántica aunque no se lo quiera permitir. Y tú, Margui, no es que estés tierna, es que lo eres. Más maja ya imposible.

  5. El principio de la entrada es para troncharse. Te ha quedado muy gracioso, cari. La verdad es que a mí los puzzles me molan, por lo menos así en teoría, aunque ni los hago yo solo ni en pareja (que no tengo, por eso no los hago). Pero pienso que pobrecitos los puzzles, qué culpa tendrán para que arremetas así contra ellos, cari. ¿De verdad lo de cari es tan grave, y síntoma de tedio, decadencia y aburrimiento? No es un apelativo que me guste, en eso estamos de acuerdo, churri mía. Seguramente habrá apelativos peores y de esos que te hacen sentir vergüenza ajena. Muy fuerte que le desaparezca el quiosco a la Esme, o se lo roben. No puede ser, como ella dice casi la dejan en bolas. Y no me la imagino escribiéndole odas al amor, aunque probablemente se hace la dura y en el fondo es una tierna romanticona. La Esme en realidad hasta me cae bien, con sus defectos y todo. Y eso es “amor”, no me digas que no, cari. La pobre ya ni siquiera aparece y protagoniza una entrada. Ya solamente se asoma para protestar. Evavill es el viento y la Esme la hoja arrancada del árbol, que es el blog. Me voy volando ya, cari…

    1. Es verdad que cari no es tan malo, al fin y al cabo es un genérico, cosas peores se oyen.
      Pues qué bien que te compadezcas de la Esme, tiene un poco de razón la mujer, la he dejado sin misión que cumplir así que su misión va a ser la de dar el coñazo, lo veo venir. Eso me pasa por dejar a los personajes a medias, ni vivos ni muertos.
      Muy buena tu metáfora final, Cariwhat.

      1. Lo de Cariwhat es muy cruel y muy fuerte, o sea, directamente horripilante. No more, please. Eso me pasa por chistoso. Creí que te ibas a reír -ése era mi objetivo- pero al mismo tiempo decirme que hiciera el favor de no llamarte cari, que no lo soportabas y que era algo excesivo. Vale, me diste mi propia medicina. La Esme tiene unas posibilidades argumentales bastante importantes, y una vena divertida y cachonda que es para partirse. No sé si es que estás sufriendo cierta crisis creativa, o cansancio en cuanto a ideas, que no se te ocurren aventuras e historias que involucren a la Esme y los otros. A mí me pasa un poco con el blog. Llevo unas semanas algo saturado y de cierto bajón para escribir, se me hace algo palo.

      2. Me he reído pero te la tenía que devolver. No es que me falten ideas, es que no me sale escribir dos historias a la vez. Si te pones a escribir seguro que se te ocurre algo, hay que tener tiempo, eso también influye.

    1. No pasa nada con ellos, en realidad viene de una amiga que se enamoró muchísimo y todo el día me estaba contando sus pasiones y arrebatos con mucho detalle escabroso, pero al cabo de unos seis meses, cuando le preguntaba qué tal con su enamorado, me contestaba, “muy bien, estamos haciendo un puzzle de mil piezas”. Es que me hizo muchísima gracia la evolución de su pasión. Si él le llamaba cari mientras hacían el puzzle eso ya no lo sé pero lo sospecho.

  6. Menos mal que aparece la Esme con ese aire de madre liberada, apóstata de todos y de todo, iconoclasta de la poesía bucólica y renegadora hasta del santísimo copón bendito y hasta de la enclavación…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.