Faro Conchita

La dueña de las calles de mi barrio se llama Conchita. Salgas de casa a la hora que salgas o vuelvas a la que vuelvas, allí está ella, patrullando. Si por algún motivo pasas un tiempo lejos, el faro Conchita te guiará hasta tu morada con su simple presencia. A Conchita puede que le caiga encima un meteorito pero el techo de su casa casi seguro que no. Hace no tanto la odiaba y me enfurecía verla a todas horas pero se me fue pasando. De tanto chocar conmigo me erosionó el odio y lo dejó pulido y liso.

El otro día hasta me preocupé porque ya había cruzado tres calles y todavía no me la había encontrado. También me asusté bastante, como si me hubieran cambiado de sitio el mundo y vagara sin referencias. Por suerte, a la cuarta calle ahí estaba mi Conchita. Con Bombón, su perra.

He de decir que Bombón es la perra más horrorosa que he visto en mi vida y que su ama no hace más que empeorar esa fealdad vistiéndola con trajecitos. Uno de sus modelos más escogidos es una camiseta rosa con lentejuelas en la que está escrito “funky” ¡Ay, Dios!, ¿por qué hará esas cosas Conchita?

Bombón fue perra apaleada y ella la rescató , la cuidó, le curó las heridas, las penas y la desconfianza. Todo tiene un precio y ese precio deben de ser los trajecitos remonos. Como la gabardina con capucha para la temporada otoño-invierno que se ajusta con un cinturón al talle gordo y amorfo de Bombón, pero de eso mejor ni hablar.

Conchita es amiga del barrio entero y hace su ronda saludando a todos, incluso ha aprendido a decir “ni jiao” para comunicarse debidamente con los de la frutería, procedentes de Quingtiang, en la mismísima China. Hay quién la odia, como me pasaba s mí antes, ella lo sabe pero no le importa, la popularidad incluye detractores.

A veces patrulla con un grupo de amigas. Todas son del mismo estilo, señoras a las que se les transparenta el cuero cabelludo por debajo del pelo ahuecado con laca. Algunas se escoran hacia la derecha, otras hacia la izquierda, ninguna camina en línea recta. Es raro ver a esa flota de barcos a punto del naufragio paseando a sus perros feos, todos rescatados del apaleamiento por Conchita, la bienhechora canina. A uno le faltan las dos patas de atrás porque lo lanzaron desde un sexto piso y su dueña actual, una mujer con el pelo tricolor como una bandera estropajosa, lo pasea en brazos.

Dan un poco de miedo, parecen peligrosas pandilleras de la tercera edad, avanzando torcidas, desconfiadas, buscando víctimas para pegar la hebra. Cuando no me da tiempo a cambiarme de acera porque el radar de Conchita me ha detectado, procuro ser simpática, total, ya estoy perdida…

Les pregunto por su perros y por sus cuerpos y ellas me hablan de las mejorías caninas y los empeoramientos humanos, presumiendo de sus dolores como si fueran riquezas. Luego me alaban el pelo y me lo tocan. Será porque a mí no se me ve el cuero cabelludo por debajo. El cartón, lo llaman ellas ¿Qué mascarilla te pones?, me preguntó ayer la del pelo bandera tricolor.

Me inventé una y ella se apuntó el nombre falso en un papel pero para eso tuve que sostener al perro sin patas traseras. Le latía muy fuerte el corazón, aún tiene miedo de ser arrojado al vacío. A mí también se me aceleró un poco, estaba deseando soltar al perro tullido y salir, yo, por patas.

Dejadla ya en paz, dijo de repente Conchita muy jefa y muy antipática con sus siervas viejas, ¿no veis que tiene prisa? Y no le toquéis el pelo, sobonas.

Conchita me aprisiona y Conchita me libera. Alabada sea la dueña de las calles que piso, faro de mis tontos deambulares, salvadora y vestidora de perros feos y maltratados.

Anuncios

36 comentarios en “Faro Conchita

  1. Genial, en unas pocas líneas consigues dibujar a las personas, les confieres personalidad, una historia entera detrás de las letras. Es posible imaginar sus vidas tras todas ellas.
    Y de esta entrada hay muchas frases memorables; esas que me suelo apuntar en mi libreta 😉
    – me erosionó el odio y lo dejó pulido y liso.
    – la rescató , la cuidó, le curó las heridas, las penas y la desconfianza
    – señoras a las que se les transparenta el cuero cabelludo por debajo del pelo ahuecado con laca
    Todas las entradas te quedan redondas, pero algunas… 😉

  2. Jo, qué maja Conchita y sus colegas. Ojalá hubiese más barcos hundidos que se dedicasen a rescatar malheridos. Hablo en todo aspecto, pero el de los animales me toca directamente la patata. ¡Ay!

  3. Joder, es que me he reído a carcajada limpia, o como suele decirse, a mandíbula batiente. La benefactora de los perros maltratados…Solo te faltaba, para redondear esta genial entrada, una foto de Bombón con esa camiseta rosa de lentejuelas y la palabra “funky”. O la gabardina con capucha.jajaja…El punto álgido de mis carcajadas, cuando coges al perro tullido en brazos y le late el corazón muy fuerte y quieres huir por patas. Qué bueno. Concuerdo con Martes con esas frases tan redondas y magníficas que te has currado. Gran persona Conchita, pese a esa “temible” patrulla.

    1. Jajaja, pues te prometo que la camiseta existe y aún puede que me haya quedado corta en la descripción de los modelis. Qué peña, madre mía. Buenas personas, eso sí, por lo menos con los perros.

  4. No se te transparenta el cuero cabelludo… todavía… todo se andará 😛
    Oye, pues si salva a los animalitos me cae bien por pesada que sea. Otra cosa es la horterada de vestirlos como si fueran personas. Seguro que los tienen malcriados. El pobrecillo que tiraron por la ventana me rompe el alma. Qué cabrona es alguna gente.
    Besos

    1. Todo se desandará, más bien, jajaja, mira que te gusta pinchar. Te digo la mascarilla que uso, si quieres 😉
      Pues sí, hay gente bestia parda, no entiendo la crueldad con los animales ni con las personas y me da asco. Lo de los trajecitos….lo dejamos ahí.

  5. Tengo la teoría de que existe una supersociedad no tan secreta de señoras mayores que controlan las calles, llenando de moralidad y decencia a los jóvenes como yo.
    Unas de ellas hasta crían cerditos,

  6. Me ha encantado ! Aqui , en mi barrio, San Telmo, hay tambien pandillas de la tercera edad, paseando sus perros, algunos son señores con caras feas, de esas fruncidas de no reir nunca
    Las señoras los visten,a sus perritos, los señores no
    Tenia dos amigos ; el muy amanerado, y ella, menuda, pero todo un hombre que se dedicaban a rescatar perritos.El me regalo una blanca con enorme redondel de payaso marron en el lomo ,que me acompaño 16 años y tenia el bonito nombre de Angelica., como ironia por su tremenda vitalidad, Nacida para callejera, rescatada por los dos conjurados. La ame mucho
    Ahora decidi tener un perro lindo para variar , es un schnauser y se llama Dodo
    La belleza vale, no la tiran de un sexto pso
    Angelica, te extraño….los chicos del barrio la llamaban resorte por los saltos con los que me rodeaba…

    1. Ay, qué historia tan bonita, creo que tus historias son mejores que las mías. Tienes razón, la belleza evita muchos malos tratos, no siempre. Y resorte, me encanta el nombre, lo he visto dando saltos a tu alrededor. Un beso Edda, me hace feliz tenerte como lectora y también narradora!

  7. Pobre Bombón… Hay gente que parece que no piensa que los animalitos también tienen sentido del ridículo. Pero bueno, a pesar de todo Conchita le dio una buena vida. Nunca se está cien por cien satisfecho con los padres… Besotes!!!

  8. Mi Conchita era una vecina que en cuanto nos oía llegar con el coche ya estaba en el balcón controlando. A una vecinita la llamaba Méncia a pesar de que su madre casi se dejaba la voz marcando la “í” de Mencía. Con mis hijos aunque no hablaban, se empeñaba en que les contarán de dónde venían, y me sacaba a mí toda la información. Por más que intentabas pasar sin mirar, te hacía el tercer grado y te contaba lo de todos los vecinos.
    Yo para camelármela, le alababa lo bonitas que tenía las plantas, aún así hiciera frío o calor, ahí estaba asomada con su bambito floreado preparada para pillarte.
    Cuando murió el marido se mudó con sus hijos, la echo de menos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s