Día: 24 julio, 2016

Secuoya

Debería aprender algo de ti, mucho de ti. De tu manera silenciosa de estar en el mundo. Supongo que no tienes deseos ni pensamientos ni palabras para expresarlos y que por eso no sufres. Te basta con ser. Con alzarte majestuosa hacia la luz, extendiendo tus verdes brazos.

No haces planes de futuro, no añoras lo que se fue. Generosa, regalas sombra y pájaros de manera natural, sin darte importancia. Me gusta apoyar la mano en tu tronco musgoso y mirarte desde abajo, qué alta eres, ojalá pudiera envejecer así, creciendo.

Me siento en tu raíz, es tan grande que sobresale del suelo, parece que, deseosa de andar, hubieras sacado un pie. Pero no, a ti no te hace falta, eso son necesidades mías, soy yo la que deseo, siento, hablo, busco y no me conformo.

Sí que debería aprender a vivir como tú, sencillamente, sin miedo al rayo.

(Cuaderno de DM)