Día: 8 septiembre, 2016

La petición de la Noe

Esta noche la Noemi ha venido a despertarme con una inquietud de lo más profunda. Eh, Eva,espabila, me susurra a gritos.Parece imposible y contradictorio lo del susurro gritado pero ella lo hace, es su manera de intentar que su mensaje me llegue a mí pero no al Toni. Nos hemos despertado los dos, claro.

Eva, marmota, sigue con su susurro gritón acompañado de zarandeo, tengo que hablar contigo, ¿te vienes al sofá? Es importante, de verdad, es que si no te lo cuento no me voy a poder dormir en toda la noche.

Ve con ella, a lo mejor hay suerte y es para decirte que emigra a las antípodas, gruñe el Toni. Bueno, pues voy, tú dirás, Noemi, maja, qué es eso tan importante que no te deja descansar.

Es que, mira, me ha entrado miedo de que me pase lo que a la Esme,lo de la edad. Si me pasa eso, tú que eres mi amiga desde la infancia, acuérdate que nos conocimos en preescolar y tú ya eras rolliza, qué graciosa estabas con esos mofletes, pues me tienes que matar y quiero que me lo prometas ahora y que firmes aquí en este papel que lo vas a hacer sí o sí. Y no te preocupes que yo no te voy a delatar, a la cárcel no vas a ir, lo pasarías muy mal allí y yo te quiero y no te deseo ningún mal y por eso te digo que te vendría bien perder unos kilos, puedo hacerte de personal trainer y de personal shopper también y de todos los personal que se te ocurran pero solo si me prometes que, en cuanto me haga vieja, no mucho, solo un poco, me matas y se acabó. Yo no me atreveré por eso te lo pido.

No hace falte que te mate yo, es la propia Esme la que te va a matar cuando se entere de que prefieres morirte antes que ser como ella y ahora me voy a dormir que estás diciendo muchas tonterías y encima me has llamado gorda perpetua.

Pero no me he ido, siempre digo que me voy a ir pero luego la inercia, que ejerce un gran poder sobre mí, me hace permanecer. O sea, que he permanecido para que la Noe me siguiera contando que su principal miedo en esta vida es que no la miren por la calle y que para vivir siendo invisible prefiere la muerte.

Es que si no te miran y no te desean, ¿qué sentido tiene todo esto?, me suelta muy convencida señalando la pared, lugar donde ella ve concentrado el “todo esto”. Yo paso, de verdad. A mí es que ahora me miran todos pero todos, de cualquier edad y condición y me desean con muchísima lujuria de esa y los coches pegan frenazos y se vuelven todas la cabezas. Las mujeres también me miran, de envidia, claro, eso también me gusta. El día que no me mire nadie o casi nadie como le pasa a la Esme, ese día…lo que digo, me matas. Pero si hasta le cedieron un asiento en el autobús, a mí me pasa eso y vamos, me pego un tiro. Bueno, no, que no me atrevo, me lo pegas tú. Hay que buscar en internet métodos de matar indoloros y que no dejen huella. Los hay, seguro, hay de todo, es increíble todo lo que hay, busques lo que busques lo encuentras. Y ahora firma aquí, he escrito yo lo de arriba, tú solo tienes que poner debajo el sí y firmas. Venga, dale.

Que no, Noemi, que no te pienso matar y menos por esa tontería, si tuvieras una enfermedad de las malas, entonces me lo pensaría por ayudarte, pero por eso que dices, ni hablar,que se puede ser feliz aunque no te miren y aunque no seas joven y tía buenorra como tú. Hay que mirar más el interior y cultivarlo, eso eso lo que tienes que hacer.

Ya he mirado pero no veo nada y si no veo nada pues a ver, a mí ser culterana como quieres ser tú no me gusta, me aburre el culteranismo, yo lo que quiero es, pues exactamente lo que tengo ahora. Si no firmas no eres la amiga que pensaba que eras, me estarás traicionando y toda tu vida arrastrarás….

A algunas personas raras y atípicas les gusta dormir por la noche, grita el Toni sin susurrar ni nada desde el cuarto de al lado. Y por cierto, mi miedo es el contrario: quedarme ciego y no poder admirar la belleza. La tuya no, Noemi, estás muy vista.

¿Has oído lo que ha dicho?, ¿y no te importa? Para ir probando a ver qué tal te sale, podrías cargarte hoy mismo al Antonio, de verdad si es que es más insoportable…nunca he sabido qué atractivo le ves, me gustaba más el otro que tuviste, dónde andará, ¿ponemos su nombre en google? Mañana me voy a poner el vestido rojo, con ese lo peto en el metro, fijo. Pero antes firma o te escondo las cosas de comer que más te gustan.

He firmado, majos, pero no por su amenaza si no para poder irme a dormir que la Noe es muy pesada. En cuanto encuentre el papel de la eutanasia lo rompo, ¿dónde lo habrá metido?