Día: 23 septiembre, 2016

Pantone 448C

Bueno, pues ya he tenido el gusto, porque de alguna manera hay que llamarlo, de conocer al doncel de la Esme. Estábamos tranquilamente debajo de nuestro castaño de referencia, charlando, cuando mi amiga y consejera espiritual, ha mostrado claros síntomas de nerviosismo y trastorno.

Como eso es bastante habitual en ella, no le he dado importancia y he seguido hablando de alguna que otra inquietud. Por ejemplo, de que me gustaría tener un hijo este año a lo más tardar dado que el tiempo pasa y los óvulos se agotan, pero el Toni no se aviene a reproducirse. Esperaba yo un consejo propio de la sabia tarada que es Esmeralda pero ha salido escopetada en dirección al quiosco, ha sacado la casita de muñecas victoriana y se ha puesto a hacer que jugaba con la familia habitanta.

Corre, corre, deja de hacer el pánfilo debajo del árbol y ven aquí que me tienes que decir si te parece guapo, ¿dónde leches habré puesto al muñeco padre?, eso me pasa por divorciar a lo loco, ahora no lo encuentro y la figura paterna es esencial en estos momentos. Menos mal, aquí está, lo voy a situar en la cocina para que vea que me gusta la igualdad de género.

Madre del amor hermoso, ya lo sabía pero mis sospechas se confirman: la Esme está como una cabra. A todo esto el doncel, sin corcel, eso no llevaba, se aproximaba andando y diría yo que cojeando un poco también. A medida que se iba acercando he podido comprobar lo peligroso que es no ponerse las gafas cuando son necesarias.

Esme, ya lo veo, es muy feo,te lo aviso por si quieres dejar de hacer el indio con la casita victoriana, relájate que da igual, este no te va a gustar.

¿Estás segura?, pero ¿cómo de feo es?, te doy tres opciones rápidas: un feíto encantador, un feo muy atractivo o mátame Dios…Sí esa, la C, la mátame Dios. Colócate las gafas y lo comprobarás que ya está cerca y te está saludando con la mano.

No doy crédito a mis lentes, si es peor que el pantone 448C.

Perdona mi ignorancia, Esme, pero no sé a qué te refieres.

Ahora no tengo tiempo de explicártelo, búscalo en google y sabrás de qué hablo. Esto ha sido cosa de la odiosa, ha tenido que ser ella, primero me enamora y luego, cuando ya me ha puesto el corazón a palpitar, la cabeza ida y las ilusiones desbordadas, me larga al maromo adefesio.Pues, ¿sabes lo que te digo? que me lo voy a quedar, aunque sea el tío más horroroso que he visto en mi vida, y mira que he visto espantos, vengo en metro todos los días…

El caso es que no voy a poder, es demasiado, por mucho que cierre los ojos o por mucho que no me ponga las gafas, ya lo he visto, se me ha quedado grabado, ¿no se te da un aire a Camilo Sexto?, ¿y ahora qué hago? Tampoco le quiero romper el corazón que bastante roto tiene ya todo lo demás.

Ya sé, se me acaba de ocurrir, le voy a presentar a mis hijos, no falla, en cuanto los ven, salen corriendo. Ahora mismo les mando un guasap y mientras tanto…lo primero quitarme las gafas. Y que sepas que si todavía no has tenido un hijo no es porque no quiera Toni si no porque esa, la destroza vidas, no quiere que quiera Toni, ¿lo captas?

No, no lo capto y el 448C te está diciendo algo muy gracioso al parecer,síguele la corriente y ríete, mujer, no seas grosera.

Ay, sí, jajaja, qué bueno.

Muero porque no muero, la he dejado musitando. Pobre, no está teniendo buena suerte.