Los negativistas

Ya he descubierto de dónde le viene la negación perpetua al Jacobín, si ya intuía yo que tanto no,no,no y nada más que no, tenía que tener un origen. El origen estaba pegado con un imán en la puerta del frigorífico de titanium antihuellas, total no frost y luz led interior, qué cosas, majos. Horarios de Jacobo, se leía en el papel causante de la desgracia. Y debajo, muy bien estructurado todo ello, una agenda que no tiene nada que envidiar a la del Barak Obama.

Así que por la mañana colegio y por las tardes piscina, predeporte, iniciación al lenguaje musical y chino. Y todavía le queda algún hueco libre los viernes por la tarde que será debidamente rellenado con algún otro quehacer no sea que el niño se aburra o incluso juegue.

Pobre criatura, qué pena me ha dado, ahora entiendo que se ensañe a patadas con las farolas, que ya no se interrogue sobre la luna ni sobre la muerte y que se haya apuntado al movimiento negativista como tabla de salvación. A mí si me llegan a quitar así la infancia hubiera hecho lo mismo. Luego se deprimirá o tendrá déficit de atención y en el hueco que le queda libre escribirá su señora madre: terapia psicológica.

Si es que…pues a eso le tengo yo que poner remedio,cualquier mañana de estas en vez de tomar la dirección del colegio, tomamos la del parque y ya se me ocurrirá alguna mentira. Ahora también entiendo que su hermana chupe paredes y coma corteza de árboles, está cogiendo fuerzas para lo que se le viene encima.

Si fuera hijo mío se lo pasaría mucho mejor, pero claro, no lo es. Me gustaría tener un hijo, creo que ya lo he dicho, a la Esme también se lo he dicho muchas veces, repitiéndome y poniéndome pesada como toda amiga que se precie de serlo. Ella también se repite con el grafeno, que se aguante. Hoy se lo he vuelto a decir, no quiero que se le olvide mi obsesión más primaria. Esme, mira qué bebé más mono, no hacen más que pasar bebés por aquí delante para ponerme los dientes largos, yo quiero uno…

No te fíes de los bebés, me dice la muy fastidia obsesiones, son muy traicioneros, se transforman en adolescentes toca narices a poco que te descuides. Eso es así, no te engañes. Por cierto, qué susto me he pegado esta mañana, creía que nos había desvalijado con nocturnidad la mafia georgiana, había cables y más cables tirados por el suelo,cargadores de todo tipo de artefactos, cajones abiertos exponiendo su revuelto interior, ropa esparcida por el suelo, vasos con restos de bebidas, envases de yogur. Esto último es lo que me ha dado la pista, ¿desde cuando los revienta pisos georgianos son aficionados al yogur griego con mermelada de fresa? Habían sido ellos, los ex bebés, por eso te digo..

Qué desinfla ilusiones es, no lo puede remediar. Y del Toni ya ni hablamos, dice que no es que no quiera tener un hijo conmigo, que sí, que le gustaría en un mundo ideal donde el tiempo no haga estragos pero que se ha puesto a imaginar a ese mismo hijo nonato siendo un señor calvo y le ha entrado un mal rollo que pa qué. Y que luego se lo ha imaginado en una silla de ruedas y luego muerto. Y que después de esa horrible visión está tan deprimido que probablemente no pueda ir por la tarde a trabajar y se tenga que quedar en casa leyendo o viendo el partido de la Champions,una de dos, más bien la dos, para distraer su mente de la espantosa realidad.

Y además este año no hay moras, solo moscas, campos agostados y ni rastro del otoño, otra señal más de que el mundo que habitamos va a la deriva.Y con este dato tan científico-apocalíptico ha cerrado la discusión sobre el hijo que nunca tendremos. Pues vaya, el Toni también es negativista puro, solo que creo que no lo sabe. Ay,qué monos esos que vienen por ahí con sus camisitas y sus canesús y encima gemelos, qué mañana llevo.

39 comentarios en “Los negativistas

  1. Jajajajaja, me ha dado la risa con el Toni. Tiene más razón que un santo. Yo no sé cómo la gente se atreve a tener hijos tal y como está el mundo, si esto no cambia , lo que les espera a las nuevas generaciones… y que no lo veamos nosotros que bastante estamos viendo ya…
    Lo de las actividades extraescolares de los niños es de juzgado de guardia, yo no sé ni para qué los tienen, pobres criaturas, qué estrés. O se los endiñan a los abuelos quieran o no quieran. Yo no sé en los pueblos, pero en las ciudades yo ya no veo niños jugando por las calles, deben estar todos cara a la tele, el ordenata y el móvil. Qué miedo da todo. Yo también soy negacionista como el niño y el Toni.
    Besos.
    Pd- qué rollera… 😛

  2. ¡Qué difícil! Por una parte, tener hijos es el mayor compromiso de la vida, porque de ellos no te puedes divorciar jamás de los jamases y sufres siempre por ellos de un modo u otro y lo peor es que no puedes evitar que sufran. Por otra, verlos crecer y triunfar y amar, y reír y vivir… es fantástico. Al hablar de hijos siempre me viene a la mente la canción de Serrat…

  3. Tienes razón, hay cosas que si las piensas y analizas nunca las harías por la mucha responsabilidad que conllevan. A veces es mejor seguir los instintos y el corazón.
    Pero también veo muy bien la opción de no tenerlos, si es que no te atrae la maternidad-paternidad. No es necesario reproducirse para ser feliz y eso que a mí los niños…en eso soy como Eva.

    La canción me encanta, gracias 🙂 🙂

  4. Existen muchos padres que han depositado en sus hijos la esperanza de salir de la pobreza jodiendoles la infancia haciéndolos estudiar unos, practicar deportes otros.
    Y les importa un carajo los no de los hijos.
    Es verdad que el mundo esta mas jodido cada año, pero no olvidemos que cada niño nace con una marraqueta bajo el brazo.

    Besos

    1. Es que todo se ha vuelto tan competitivo que parece que ya nada es suficiente. El mundo siempre ha estado mal, eso no es de ahora, y sigue adelante, por el momento.Será cosa de la marraqueta 😉

  5. En el tiempo ocupado sin una gota de espacio, se marchan los niños sin querer saber que ha pasado.
    Desidia infantil necesito, y volver a no atarme los zapatos.
    A las barricadas llevo a los padres que por no tenerlos en casa, los ocupan en quehaceres inútiles que quizás y solo quizás les sirvan con muchos años.

  6. Cúantas cosas en un post…si es que eres una fiera corrupia y me haces perder la hostia de tiempo escribiendo comentarios mega largos…Primero, suena muy bien ese frigorífico de titanium, nunca me he enamorado de un frigorífico…hasta ahora, aunque es posible que ese amor se enfríe muy rápidamente. Los georgianos revientapisos comiendo yogures griegos…reivindico esa posibilidad, no seas tú negacionista. El Jacobín…¿chino también? Estoy ya es demasiado. Es verdad, los niños de hoy en día están hiper activados u ocupados, realmente los padres se pasan un montón y esos niños van ya estresados y medio traumatizados. Está bien hacer cosas, pero con cierta medida, y me refiero aparte de las asignaturas de la escuela y sus consiguientes deberes, exámenes, etc. Lo del Toni es para hacérselo mirar, de apellido debe llamarse Cenizo, por lo menos…o Alegría de la Huerta. Mirado así ya no hacemos nada de nada, ni comer, ni levantarnos ni echar un polvo y casi que ni nacer para evitarnos disgustos y poner tristes a otros.

    1. Si lo analizas, lo que dice es verdad, eso no se le puede negar ni aunque seas negacionista. Lo que pasa es que mejor no pensarlo y seguir viviendo lo más alegremente posible, precisamente porque nos vamos a morir y todo eso.
      Gracias como siempre por el largo comentario y por leerte todos mis rollos.

  7. Los niños no juegan en las calles, solo se ven en las plazas…ay, como para no ser negativistas!
    Ay Palomita que suerte tuvimos, mis actividades extracurriculares empezaron a los 11 años…antes tuve la suerte de ser lo bastante debil como para necesiar mucho sol, mucho juego, mucha risa..nunca aprendi a atarme los cordones…

  8. Tengo la solución a tus ansias de chiquillos, lo único que tienes que hacer es decirle al Toni que debéis practicar para cuando decidáis tenerlo y en una de esas prácticas lo encargas por tu cuenta. El Toni, cuando el chaval nazca, ya si eso le cogerá cariño y sino, pues le sigues dando la brasa a la Esme, pero con chiquillo incorporado. Bueno, yo solo te doy ideas alternativas, mientras te decides, dale un poco de cariño al Jacobín, que todavía se le puede salvar.

  9. No hay derecho, Jacobín. Me uno a tu reclamo. Pobre criatura! Lo del hijo, Paloma querida, nunca hay un momento perfecto para tenerlo. Las cosas está difíciles para la gente, ayer, hoy y siempre. Ahora sí, te juro que no hay un momento más perfecto que cuando ves a tu criatura en tus brazos. Tuve una amiga que esperaba el momento perfecto y le dije lo que te digo ahora. Si no tienes marido, tenlo de todos modos. Hace ocho años nació la luz de sus ojos, y no hay mujer ni niña más felices que esas dos. Nada más de ver como quieres al Jacobín, sé que serás una madre increíble. Ahí te lo dejo. Besos, amiga. Siempre es tan bueno leerte.

  10. …que el niño se aburra o incluso juegue.
    Qué mordacidad tan ingenua.
    Tanta previsión por el futuro de los niños, que se les deja sin infancia. Puede que, educados o más bien instruidos en todo, se pierdan la educación sentimental. Y, educados en lo útil, para qué les servirán los viejos. Escuché un día a uno de estos productos juveniles (bueno, ya andaba por los treinta) expresar con fastidio y en una frase (naturalmente en inglés) la conclusión a la que la educación recibida le había llevado con respecto a la atención que le requerían sus padres:
    -“I don’t know what parents are for?
    Y estoy seguro que decía la verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .