Carta de amor

Casi todos los padres de nuestros amigos tenían profesiones poco interesantes y no se iban muy lejos para desempeñarlas. Muchos eran obreros de una fábrica de coches y motores que había cerca,la Barreiros. Otros, como el nuestro, trabajaban en oficinas, lo que hacían dentro de esas oficinas no lo sabíamos, era algo abstracto pero aburrido. Alguno era profesor, el padre de nuestros mejores amigos era médico pediatra y pasaba la consulta en un cuarto de su casa y luego estaba, al margen de todos los demás, sobrevolando tanta mediocridad y nunca mejor dicho, el padre de Francis, que era piloto.

Desde muy pequeña a mi hermana le gustó Francis, pero no era correspondida. Que él no le hiciera un caso especial la enamoraba todavía más, era muy propensa a querer lo que presentaba dificultades y resultaba difícil de conseguir . El chico, su reto, era bastante tonto y se comportaba como tal. Algunas veces, cuando estábamos jugando en la calle y pasaba un avión por el cielo, Francis interrumpía el juego y decía mirando hacia arriba, ” eze ez mi padre”. Todos los aviones iban pilotados por su omnipresente padre. Lo curioso es que nos lo creíamos o por lo menos nos cabía la duda de que pudiera ser verdad.

A mí me parecía idiota y para que se le pasara el enamoramiento a mi hermana , le recordaba que hablaba con la zeta, que se comía las uñas y después los dedos, que tenía las manos ásperas y despellejadas y que se hacía mucho el chulo.

Ignorando mis argumentos,ella tiraba la pelota contra la pared y decía, si le doy a la ventana es que me quiere. Y si no le daba a la primera la seguía tirando hasta que, a base de intentos, forzaba el resultado.

En verano, cuando todos nos íbamos a pueblos más o menos cercanos o unos días a la playa, Francis y su familia viajaban a París, a Roma, a Londres y ya en el colmo del exotismo y la lejanía, un año fueron a Nueva York.

Desde Nueva York le mandó una carta a mi hermana. Estaba escrita en un papel con rayas y aún así se había torcido por encima y por debajo. Decía más o menos: Hola, Almudena. Estoy en Nueva York, he visto a Starky, el de Hutch.(Esto estaba subrayado en rojo para demostrar la importancia del dato) Espero que te lo estés pasando bien donde tú vas y que te bañes mucho. Hemos volado ocho horas por encima del mar. Y a la vuelta lo mismo pero te puedes dormir o ver una película.

Está enamorado de mí casi seguro, dijo mi hermana después de leerla como diez veces y desentrañar el supuesto mensaje de amor cifrado.A mí me parecía que ahí no había amor por ninguna parte pero ella lo veía de otra manera, de la que le interesaba. Y para corroborarlo utilizó su técnica infalible, ” Si la encesto a la primera en la papelera es que sí”. Y la encestó a la primera.

Ya no me gusta, dijo después muy satisfecha, como si se hubiera curado de una enfermedad que llevaba arrastrando desde hacía demasiado tiempo.En cuanto tenía algo de lo que quería o creía tenerlo,perdía por completo el interés y lo despreciaba.

Así se libró de sufrir cuando se enteró de que tres amigas más habían recibido exactamente la misma carta. En las tres las deseaba que se bañaran mucho allí donde estuvieran, les contaba que había pasado ocho horas sobre el mar y que lo mismo le esperaba a la vuelta y les hablaba de que había visto a Starky, subrayado en rojo, el de Hutch.

Anuncios

52 comentarios en “Carta de amor

  1. Esa técnica, esa técnica ¿qué tendrán las mancias adivinatorias de tres al cuarto que nos obsesionan? Me encanta la idea del niñato escribiendo lo mismo una y otra vez, qué prenda…

    Besos

  2. Era la versión manuscrita del CCO del correo electrónico. Ahora también está desfasado, y lo sencillo es copiar y pegar mensajes en whatsapp. En fin, que el amor es ciego, pero cuando no parece personal, no suele serlo 🙂
    Feliz semana!

  3. Si es que lo que ya se tiene deja de ser interesante o, al menos, se ve con otros ojos. Tres cartas y las tres iguales… ¡de buena se libró Almudena! Porque me parece a mí que este chico debió convertirse en hombre de costumbres y rutinas a pesar de sus exóticos viajes 😉

  4. Cosas así son relativamente normales siendo pequeños, lo preocupante sería si fuera de mayores, tanto él por escribir la misma carta a varias personas, como ella gustándole el chico, y al poco tiempo dejándole de gustar. Pero, ¿quién no nos dice que hay personas que todavía se comportan como niños?
    Gracias, me ha encantado leer algo tan entretenido y que nos ha hecho viajar a la infancia por un momento.

  5. En el aeropuerto de la ciudad de México hay una maquina dispensadora que vende seguros vida en caso de que se caiga el avión, cada uno de esos seguros cuesta algo así como 0.20 Euros, resulta que un conocido mío que efectivamente era piloto solía enviarle a sus amigas del tinder una póliza con ella como beneficiaria. Eso lo hacía todavía más popular, pero dejó de hacerlo cuando el precio subió a 0.35.
    Creo que los pilotos o los hijos de pilotos tienen cierta cualidad para el enamoramiento en masa y la aprovechan al máximo.

  6. Suerte que se le pasó la fiebre de eze amor.
    Aquellos eran enamoramientos esspress propios de la niñez.
    El chico tenía pinta de presumido y engreído ¿que fue de él con los años?

  7. Todo un clásico de la televisión, de esto hace muchísimos años (1975/79)…Pues mira, hablando de Bruce y de coches guays, qué pedazo de coche y lo famoso que se hizo…Visitando una web de la que obtengo mucho material para descargar, me encontré con algunos discos de David Soul (de los que paso olímpicamente, por si te preguntas). La gente sube una pasada de cosas, todo lo que puedas imaginarte, discografías enteras. Y es verdad, ya no me acordaba en absoluto de que el rubio además se dedicaba a cantar, aparte de actor. Siempre me gustó más el moreno, Paul Michael Glaser, mucho más carismático a mi parecer.

      1. Ahhh…un poco quizá sí que te delatas…Porque en el 75 yo tenía 11 añitos, nací en el 64 y cumplo ni más ni menos que 52 (tierra trágame pero qué vamos a hacer…). Es que te imagino más joven que yo, quizá esté equivocado, y por tanto me preguntaba si llegaste a vivir la serie en su momento. En el 79 murió mi padre, por cierto, lo explico un poco en mi entrada sobre el “What a Fool Believes”, pedazo de canción que tienes que conocer. Llévate avituallamiento, entrada kilométrica si te decides a leerla.

  8. Lo más curioso de todo esto que seguimos los mismos estando ya personas adultas, listas e inteligentes. Somos capaces de tomar lo que sea por el mensaje de amor cifrado si estamos apasionadas con el subjeto. Por lo menos a mi me pasa de vez en cuando , pero la cruda realidad corta enseguida mis imaginaciones. Paloma, es muy bueno tu relato-

    1. A mí también me ha pasado y me sigue pasando, ese ver lo que no existe simplemente porque te interesa que exista. Como tú dices ahí está la cruda realidad haciéndonos aterrizar. Me gusta que te hayas fijado en ese detalle porque de ahí salió el relato.
      Besos

    2. Curioso, a mi también me sucede algo parecido. Se supone que no debería sucedernos de adultos, pero sucede a algunas personas. Ojalá la realidad acompañara más a la imaginación, y tuvieran un punto de encuentro. Dejémonos sorprender por la vida, nunca se sabe, todo puede ocurrir…

      1. Es una forma bonita de verlo y es verdad, nunca hay que cerrar la puerta que comunica la imaginación con la realidad. Por ahí puede entrar algo.
        Saludos, Fran.

  9. Todo lo que no tenemos lo solemos desear y además nos parecen unos indeseables los que sí lo tienen.
    Las pocas veces que he viajado en avión quería ventanilla y no la tenía pero quien la tenía la cerraba de modo displicente y se ponía a dormir.
    Pero, pedazo de cabrón, para qué te has pedido ventanilla -me decía yo, con justa razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s