Ahí

Fue justo ahí, cuando por primera vez te ayudé a ponerte los zapatos.

Cuando te di ese cigarro a escondidas y te acompañé fuera, a fumar.

Cuando en la mesa noté que no entendías pero intentabas encajar en el puzzle la pieza de tu risa.

Cuando empezaste a llevar esas camisas colgantes, camisas de otro cuerpo, ya no el tuyo.

Cuando me abrazaste con ojos de miedo y dijiste “hija”.

Justo empecé a quererte cuando ya te ibas.

Te llevé un libro de aviones, lo apartaste.

Ya no te acordabas de que te habían gustado.

Nos asomamos a la ventana, te señalé las montañas y tú me preguntaste, ¿por dónde se sale? Siempre preguntabas por la salida.

No podía decirte que por ningún lado, que la puerta, que las montañas que se alzaban tras la ventana, ya no eran para ti.

Te apreté el brazo, tan, tan flaco, y justo ahí, en esa fragilidad tuya fue cuando más te quise.

(Cuaderno de DM)

Anuncios

68 comentarios en “Ahí

  1. Muy bonito y muy sentido mensaje, duele ver que un ser querido se aleja de nuestro espacio para entrar en su mundo, un mundo en donde no podemos acompañralos aunque permanezcamos a su lado.

  2. Muchas gracias por devolver ese momento de belleza. Aunque duela.

    Jo. Un abrazo. Pero no “un abrazo” de esos que se ponen para despedirte. No.

    Un abrazo de los que son la distancia más corta de dos corazones.

    1. Otro abrazo de los verdaderos también para ti.
      Este texto es de hace tiempo pero no me atrevía a ponerlo aquí, todavía estoy un poco arrepentida.

      Siempre se me olvida decirte que me leí este verano La forja de un rebelde. Me gustó mucho así que gracias por la recomendación ¡Y por el abrazo!

  3. Me has dejado sin palabras. Tocado y hundido, pensando muchas cosas. Sí, el tiempo se va acabando y no estamos aquí para siempre. Bello y doloroso. Me ha asaltado la pregunta, voy a ser sincero, aunque no tiene por qué haber una relación de causa-efecto, si habrá tenido que ver lo que leíste sobre mi padre. Ambos tuvimos una relación distinta con nuestros padres, pero difíciles las dos, y además con finales muy distintos. Besos.

      1. Igual te hizo pensar en tu propia historia y experiencia. No te tiene que entrar complejo de nada de nada de nada. Tú escribes lo que sientes y lo que te rota, y punto pelota.

      1. Vale, lo que una explicación de pe a pa a alguien que no lo ha hecho nunca no es precisamente corta, aunque tampoco kilométrica. ¿Que vi? Una película. Baraka. ¿?

    1. Una buenísima observación. Y no solo las preguntas, todo lo que en los niños resulta cómico o tierno, parece que repele en los ancianos, como mancharse al comer.
      No debería ser así pero…

    1. Justo, Edda, es eso exactamente. Volvemos a la infancia y desaprendemos lo aprendido. Por suerte, va despacio y no le pasa a todo el mundo pero cuando ocurre, da miedo.

  4. ¡Uf! Emotivo y triste, sin duda, pero, en mi opinión, muy bien llevado al papel ( a la tecla). Me ha gustado mucho, de veras.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s