Protocolo anti trastornos

He llegado hoy a trabajar un poco descolocada, cuatro días de fiesta seguidos descentran a cualquiera, menos mal que mi jefa, la rubia y sacro santa Patricia, se hallaba en los mismos términos de descoloque y por eso no se ha dado cuenta de que no he dado pie con bola en toda la mañana. Es la ventaja de tener una jefa creadora, está de cuerpo presente pero de mente ausente.

Para espabilarme yo y orear a la Morganina nos hemos ido al parque, el cielo  despejado de Madrid sobre nuestras cabezas. La boina negra sólo se ve de lejos, de cerca el cielo es un espejismo azul. Dice el Toni que nos toman el pelo con los protocolos anti contaminación y con su activación y desactivación, que antes se encomendaban al dios de la lluvia y ahora se encomiendan al dios del protocolo, que aborrece esa palabra que viene a significar “no hago nada pero parece que sí “.

También estaba él hoy fuera de onda, o sea, en su línea de flotación normal. Ha  visto muchos árboles marcados con un círculo amarillo, son aquellos que por riesgo de caída van a ser talados,  y dice que se le asemeja  a la estrella judía. Ahí lo he dejado a las siete y media hablando con el sofá de holocaustos, desertización masiva y  tierras baldías.  A veces prefiero no hacerle mucho caso porque es tan apocalíptico que me da miedo.

Claro que no sé qué será peor, si el Toni o la  Esme. Así me ha recibido la mujer, acodada en el quicio de su mancebía( o quiosco), “qué alegría más grande verte y reencontrarte, Eva, ¿has pasado unos buenos días festivos en compañía de todos los tuyos?, espero y deseo que así haya sido, yo también lo he pasado muy bien con mis allegados , cumpliendo con mis humildes misiones en esta vida, vida que es un regalo y una oportunidad y en la que podemos lograr todo aquello que nos propongamos. Yo, hoy, por ejemplo, me he propuesto ser gilipollas y mira qué bien me está saliendo”.

No lo puede remediar y siempre lo estropea, con lo bien que iba, luego se queja de que la llaman nitroglicerínica. A continuación ha pasado ampliamente de mí y se ha metido en google con una pasión desaforada, venga a buscar cosas ahí, como si eso fuera, pues lo que es, un perro sabueso. Con un poco de miedo a su reacción, me he atrevido a preguntarle que a qué se estaba dedicando con tanto afán.

Estoy mareando al big data, a mí este no me pilla, si se cree que me va a conocer por lo que haga o deje de hacer en los mares internéticos, lo lleva claro. Mira, primero pongo algo que me interesa, por ejemplo, “grafeno y sus propiedades” y a continuación y para que no se pueda hacer ni una idea aproximada de quién leches soy, escribo, “viajes  a Chinchón”. Ya está, ya le he liado, porque yo a Chinchón no quiero ir ni de coña, pero ahora él  se cree que sí. Te aconsejo que hagas tú lo mismo, que busques siempre una cosa y su contraria, lo que sí y lo que no, lo que siempre y lo que nunca, que confundas, que desconciertes. Anda y que se fastidie el tío mirón y almacena datos, amiga Eva de mis amores y de mi querer. Qué día más maravilloso, los pajaritos cantan, las hojas caen formando graciosos remolinos, los colores del otoño llenan mis pupilas de alegría y buen humor, sonríe a la vida y te devolverá la sonrisa.

Supongo que quiere desconcertarme a mí  además de al big data, la Miss Wonderful esta de pacotilla. Os digo yo que estos fines de semana largos tienen efectos raros sobre la población, voy a tener que activar el protocolo anti trastornos pero que ya. Lo que, según el Toni, quiere decir que no voy a hacer nada aunque parezca que sí.

 

 

Anuncios

38 comentarios en “Protocolo anti trastornos

  1. Es un poco bipolar esta Esme. Tan pronto ríe como llora que llora por los rincones 😀 😀 😀
    Pero le haré caso y usaré la técnica esa, que ya me tiene mosca San Google adelantándose siempre a mis deseos. Antes de escribir lo que quiero,ya me está dando opciones. Sospecho que me espía 😉

  2. Yo la vuelta después del puente la he llevado fatal, aunque de momento no me he propuesto ser gilipollas (tal vez porque ya lo soy y no me he dado cuenta).

    Lo de despistar a los buscadores me ha molado. Habrá que ponerlo en práctica. Besotes!!!

  3. Jjajajaja lo del viaje a Chinchón para despistar al Big Data me ha hecho reír…que falta hace…
    : )
    Muy bueno todo,Paloma.

    Yo hoy estoy nitroglicerínica también…motivos no me faltan.
    Voy a ver si una merienda en condiciones me puede transformar.
    ; )

    Lo del protocolo de contaminación…vaya cachondeo,no? la ciudad tiene encima una mancha asquerosa.
    Aunque,como tú dices,desde dentro se ve tan azul…con esa luz especial que tiene Madrid (será el aura de la porquería?)

    Besos y sonrisas.

    1. Seguro que con la merienda lo ves todo mejor y, por hoy, no explotas.
      Ahora mismo está el cielo precioso, hora puesta de sol, será el protocolo, jajaja, en fin…
      Besazos, Carmen.

  4. Pero qué lista es esta Esme, me da envidia porque a mi no se me ocurrió lo de despistar al Bug Sara, no es nadie, se las sabe todas, pero con el despiste Esme, la vamos a liar parda y los pensadores de Google van a tener que diseñar un corta fuegos “Esme”. Me he reído mucho, tus escritos siempre están de plena actualidad, más que el telediario.

  5. Buen ritmo tiene tu relato y el humor ni que hablar, eso de cuerpo presente, mente ausente, como definición de la jefa creadora, está muy bueno.
    Pienso que has dado un brinco, ¡enhorabuena!, ¡creciste!. Un abrazo grande

  6. Hola Paloma!
    Pues mira que precisamente hace un par de días me preguntaba yo, cómo es que Google se anticipaba a mis deseos y la rabia que me daba que pudiera adivinar mis pensamientos. Esme me ha dado la solución. Seguiré sus pasos 😉 😉
    Besetes, mi niña.

  7. Jajaja, “la jefa creadora de cuerpo presente pero de mente ausente” está muy bien. Muy claro.
    Y el big data conmigo debe de estar mareadísimo, busco cosas muy dispares …
    Muy bueno lo de “Miss Wonderful esta de pacotilla”, jajaja …
    No creo que te aburras con el Toni y la Esme son muy divertidos.

    Un beso, Paloma.
    Escribes muy bien.
    🙂

    1. Esa es una buena definición para la Esme, jajaja.

      Haces bien en jugar al despiste, cuanto menos sepan, y bastante saben ya, mejor.

      Muchos besos y muchísimas gracias por todo, Nona.

  8. Parece que esa moda de los protocolos está creada para que todos nos sintamos protegidos ante lo imprevisto. Pero lo imprevisto, por definición, no puede preverse porque entonces ya no es un imprevisto.
    Pero los políticos hablan siempre de protocolos, tanto si los tienen como si no, tanto si los siguen como si no saben qué hacer. Son más malos que el bicho que picó al tren. (Para el cual, creo, no hay ningún protocolo que yo sepa)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s