Breve, breve

Pues ya he pasado el mal trago de la  visita a la residencia.  No quería ir sola la primera vez y el Toni se dignó ayer a abandonar su sofá de las lamentaciones para acompañarme. Las lamentaciones también se vinieron con nosotros, eso sí. Qué pesado es, todo el camino de ida,  largo porque la residencia está fuera de la zona de confort, fue protestando del mundo, sus seres vivientes, la inminente llegada del black friday, día que le altera vete a saber por qué  y de las luces de Navidad que ya cuelgan de las calles como una amenaza tapa horizontes, según él.

Al llegar a la residencia se calló de golpe,  es muy sensible para ciertos temas. La doña Marga se puso tan contenta al verme que se levantó de la silla y dio dos pasos como si de un milagro se tratara. Menos mal que una cuidadora muy atenta la sujetó del brazo antes de que se diera el batacazo. No la vi mal,  estaba como siempre, se encogió de hombros como diciendo “pues aquí estoy ahora, qué remedio”.

La sacamos un rato al jardín para que viera los árboles y los colores del otoño, ella nos iba marcando el camino con el bastón como si fuera una guía turística porque el jardín es grande y tiene mucha variedad botánica. Todo el tiempo nos acompañaba una señora bastante rara que iba abrazada a una oveja de peluche. Parece ser una amiga inseparable de la doña Marga. Si nos sentábamos, se sentaba, si nos levantábamos, se levantaba, si nos reíamos, se reía y si nos quedábamos callados le cantaba a la oveja cancioncillas populares.

En el jardín tienen un huerto, unas rocas con tortugas y dos gallinas gordísimas,tanto que  nos costó un rato averiguar de qué especie animal se trataba. Su obesidad se debe a que todas las viejas se entretienen en alimentarlas y se ponen muy  contentas cuando picotean. La amiga de doña Marga también estuvo un rato dándoles pan pero después las miró con odio y trató, sin lograrlo, de atizarlas un puntapié.

Tras un rato de conversación  nos quedamos en silencio.  Las hojas iban cayendo a nuestro alrededor  y la doña Marga  imitó con la mano ese vuelo descendente y luego dijo,”breve, breve,muy breve el recorrido, ¿habrán pasado miedo por el camino?” La amiga, que luego he visto que se llama Beatriz, todos llevan la ropa marcada con su nombre como en los colegios, se echó reír. Debió de  creer que era un frase graciosa y no sé, a lo mejor lo era.

Al Toni desde luego no se lo pareció, por lo bajo me empezó a decir que la alegoría de la hojita le había dado mal rollo y que  por mucho que vistieran el sitio de hotel con encanto eso era un lugar horrible  y que menos mal que había pocos hombres, lo que que indica que probablemente la palme a tiempo.  Primero tiene miedo a morirse pero luego se quiere morir pronto, qué hombre más contradictorio.

” Tanto esfuerzo desde que naces  para acabar otra vez con pañales y coloreando payasitos con la baba colgando.  Te espero fuera, me voy a fumar”, se pone largándose muy digno.

El Toni no fuma  y tampoco es que se esfuerce mucho en general, pero bueno, no le iba a llevar la contraria ni a fastidiar la coartada.  De todas formas, a la doña Marga y a su amiga íntima desde hace tres días tampoco es que les importara mucho su estampida, ni se enteraron.

Una miraba apaciblemente las hojas caer, la otra miraba con ternura a su oveja y le cantaba “esta niña tiene sueño, tiene ganas dormir”. De vez en cuando interrumpía la nana y mandaba a la mierda a las gallinas.

 

Anuncios

53 comentarios en “Breve, breve

  1. Remueve…

    Nunca he estado en una residencia..
    Dicen que las hay de muchos tipos,pero a mí me suenan muy parecido a lo que tú has expresado.
    Tengo la experiencia de mi madre,que un día llevó a mi abuela a una porque no podía hacerse cargo de ella al tener que trabajar en otra ciudad.Era una residencia moderna y bien equipada,pero…ni media hora hacía que habían llegado cuando mi madre cogió a mi abuela y la sacó de allí.Me llamó y me dijo que si era preciso se la llevaría al trabajo,pero que allí no era capaz de dejarla.
    Me has recordado aquel momento.

    Qué mal hechos estamos los humanos,por qué no nos pusieron un botoncito para apretar cuando ya no estemos para nada?

    Un abrazo,Paloma.

    1. Yo sí las conozco un poco y se ven muchas historias tristes aunque también están llenas de ternura y a veces hasta te ríes.
      Lo del botón, como si fuera el interruptor de la luz, siempre lo he pensado.
      Besos, Carmen. (Me alegro de que tu abuela fuera rescatada 🙂 )

  2. Cuando llegue el momento yo solito me iré a ese lugar, mis hijos trabajan y el atender al “viejo de mierda” recaería en sus esposas y ellas no tienen ninguna obligación conmigo.
    Los viejos se transforman en niños y se orinan y cagan en sus pantalones y hay que bañarlos y cambiarles de ropa. ¡No! ¡No! prefiere irme solo y que gente extraña me atienda.
    Así es la vida,

    Besos

  3. No te preocupues. Cuando te fuiste mis árboles le susurraron canciones repletas de recuerdos; canciones repletas de amor; de entrega silenciosa a la vida; al ciclo de la vida del que somos todos parte. Moléculas de estrellas de segunda generación(dicen los ciéntificos).

    Un beso repleto de poesía para doña Marga.

  4. También me pone triste el tema de las residencias para ancianos y me da mal rollo, por todas las perspectivas que implica, y no lo digo por mí. Me imagino a cualquier ser humano ahí y pienso en lo solo, triste y abandonado que puede llegar a sentirse. Y desahuciado, ya con el pasaporte para el otro barrio. En fin, que no me veo tampoco, antes me escapo al Caribe o donde sea. Sin embargo me he reído un montón con algunas de tus cosas…
    La amiga que le canta canciones a su oveja…
    Las gallinas obesas y la otra que quiere patearlas o las manda a la mierda. Me parto.
    El viaje de las hojas hasta el suelo y si habrán pasado miedo. Pero qué hermoso y original. No, no lo veo gracioso. Pienso que hay gente que ha nacido para destilar poesía…
    …y tú eres uno/a de esos tocados/as por la varita.

  5. Ufff..te das cuenta que ya estamos en la temporada de los cuentos navideños y tu con esta frase..” ..tanto esfuerzo…para acabar así …” es para matarse ¿ Que te pasa? A mi no me digas de los viejos..tanta tengo lástima y por ellos y por mi misma. Cambia del tema. Un texto excelente. Abrazos de solidaridad.

    1. A tus órdenes, Tatiana, tus deseos serán cumplidos o por lo menos lo intentaré.
      Es que acabamos así y sobre todo, acabamos. Eso no quiere decir que no me guste la vida. En general, me gusta.
      Besos

      1. Ufff ..Paloma , perdon, dar ordenes es lo menos que yo quisiera. Claro que sí, que acabamos..cuando llegue el momento.Pero, ahora… a vivir y en general y en particular. besos.

      2. Estaba bromeando.
        Por supuesto que mientras tanto vivimos y creo que debemos hacerlo de la mejor forma posible. No sé cuál es esa forma, cada uno tiene que encontrar la suya.
        Más besos, sabes que te aprecio.

  6. No me gustan nada las residencias, seguramente no quede más remedio que ir a parar allí, pero la idea no me agrada. Deberían compartir el jardín con guarderías, los niños con su alegría ayudarían a los ancianos y la experiencia de éstos enriquecería la vida de los niños.

  7. Ayer se acabaron las Bernardas y con ellas mi Maria Josefa y el cantarle a su oveja ,porque una oveja no puede ser un hijo? Sobretodo un hijo pequeño , peludo y suave, como Platero…
    Dulce y melancolica poesia Paloma mia

  8. Mi querida Paloma, hoy estoy triste. Me ha llegado al alma ver ahí a Doña Marga, pero mira, ella contempla el vuelo de la hojas y en ellas aun ve la vida y lo que cuesta vivir. Muy lista mi Doña Marga!
    Me has llegado al corazón como solo tú sabes hacerlo. Con mucha ternura.
    Besazos, mi niña.

    1. La misma que tienes tú, María. No te preocupes por Doña Marga, creo que ha alcanzado una especie de estado zen, sabe desapegarse de las cosas y hasta de ella misma.
      Muchos besos de su parte y de la mía.

  9. Pues mira, ¿sabes qué?, que como tenía tanto miedo del lugar al que podía haber ido a parar doña Marga, me he sentido tranquila al ver que tiene un gran jardín por el que pasearse y gente que cuida de ella y personas como Eva que la visitan.
    Tal vez sea triste estar en una residencia horrible, pero si es bonita estás en buena compañía y puedes hablar y compartir las pequeñas cosas, ¡fantástico!
    Si te has quedado solo en el mundo, si la vista te falla, si los pies ya no te aguantan… ¿qué haces solo en casa? ¿Mirar las musarañas? ¿Esperar a que algún familiar despistado venga a verte?
    Yo qué quieres que te diga, si estuviera sola en el mundo y muy viejuna ya, preferiría charlar con una Doña Marga, pasearme con ella, hablar durante la comida, etc. que mirar la tele y adormilarme en un viejo sillón sin más compañía que los tertulianos de cualquier programa de mie…

    1. Los hay que saben morirse muy bien , con gran sencillez y naturalidad,pero son una minoría.
      “Sucio y relimpio”, muy bien captado, me ha gustado ese doble aspecto.
      Otro saludo para ti, Pilar y gracias por leer.

  10. Me gustan mucho tus historias y cómo las cuentas. Un tema triste, difícil de llevar sin caer en los tópicos, pero tú lo has pintado de poesía y de humor, con gallinas, ovejas, la amiga “tocadita” del coco y el Toni que huye espantado a fumar, aunque no fume. Me ha encantado.

  11. Es raro en la vida, y al menos entre españoles, no tener cerca a un Toni. Si eres mujer, de marido, y si eres hombre, de amigo. Pero si, por esos azares del destino, alguien no lo tiene, te lo encuentras en un bar o es un vecino o un conocido o, si no se diera ninguno de los casos, ahí tienes a diario a Jiménez Los Santos, incansable. El Señor no se conformó con el Apocalipsis, ni los nazis con el Holocausto, ni Stalin con Siberia… Decíamos de los profetas del Antiguo Testamento, pero esto…
    El detalle de las hojas que tuvo doña Marga da un poco de sensatez entre tanta llegada diaria, en plan cabrón, de los Cuatro Jinetes del Apocalipsis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s