¡Ay, madre mía!

Pues nada, que ni suspirar voy a poder en mis horas laborales. Al parecer, porque yo no me había dado cuenta, es algo que hago mucho, demasiado, a juicio de mi paganta, mientras circulo de aquí para allá blandiendo el trapo. En una de estas blandidas ha salido ella, la suma sacerdotisa, de su santuario de la literatura, para interrumpir esta costumbre mía tan incordiosa.

¿Quieres dejar de decir “¡ay señor, ay dios mío y ay madre mía!” cada cinco minutos? Menuda mañana llevas con los suspiros, así no me puedo concentrar, ¿te pasa algo?

Espera que lo piense, le he contestado parándome de verdad a pensarlo porque tal vez me pase algo y yo no lo sepa.

Pues lo que me faltaba, que te pongas a analizarte en el pasillo, cada día limpias menos y suspiras más.

Y con mucho arrastrar de manto , así me la he representado yo aunque en realidad llevaba vaqueros, y mucho destello de rubia melena,  eso sí es verdad, se ha dado media vuelta altanera, como corresponde a su jerarquía,  y  ha desaparecido en las profundidades de su gruta creativa

¡ Ay señor de los santos clavos!, he exclamado yendo en pos de la aspiradora. Es que ver la aspiradora y exclamar eso es todo uno. Y no lo puedo disociar, de verdad que no.

Esto es inaguantable, tendría que buscar otra más eficiente, ha musitado. Porque los mortales hablamos o gritamos pero ella musita. Supongo que hablaba con la pantalla de su ordenador,  dado que allí dentro no hay nadie. Nadie real, imaginarios debe de tener unos cuantos. Total, que como me ha sentado mal, porque bonito no es que te quieran dar boleto, he decidido tomarme una vengancilla descansando un rato en el sillón anatómico-forense del Husband. Al sentarme he suspirado, pero para dentro.

Ha sido en en ese descanso, mientras la Morganina dormía, en la casa había un silencio mortuorio y el sillón me masejeaba la espalda, cuando, sin querer, he escuchado una conversación telefónica de la Creatisa. Esta vez no hablaba sola.

Así decía el hada regañona: claro que lo sé, ya te dije que lo terminaría y lo voy a terminar antes de que acabe el año pero  estoy en una encrucijada, no puedo contar toda la verdad porque dañaría a muchas personas pero si no la cuento, ¿para qué estoy escribiendo esto? No entiendo la literatura si no es verdadera. Sí, ya sé que me aconsejas que no me exponga tanto pero creo que el verdadero artista tiene que ser radical en eso.

Y toda esa parrafada sin soltar ni un solo suspiro, qué tía. O sea, que se avecina un nuevo libro y espero que no se desnude tanto como en el anterior, su única obra editada hasta el momento, que yo sepa,  porque en ese se pasaba las páginas en pelotas, espirituales y carnales. No digo el título por no hacerle publicidad gratuita. Y la verdad otra vez, parece que oigo mucho este término últimamente. Noto cierta obsesión ambiental con el mismo.

Ay, santa madonna, he dicho en italiano al levantarme del sillón mágico, por si acaso en otro idioma le molesta menos. Ha dado igual mi precaución, ya no me oía, seguía a su rollo, que si la verdad es cruel, que si yo escribiera lo que verdaderamente pienso me quedaría sola en el mundo y así dale que dale y toma que toma, que le debía estar poniendo a su interlocutor la cabeza como un bombo porque cuando se obceca con algo es una plomo de cuidado.

Pues nada, cada uno tiene sus preocupaciones, eso no lo discuto. La mía es  convencer al Toni de que la reproducción es algo muy bonito que llenaría nuestras vidas de sentido e ilusión. Hasta ahora con la verdad no me ha resultado pero utilizar la mentira y el engaño no me parece ético, lo malo es que el tiempo apremia porque los óvulos no son eternos, vienen con su fecha de caducidad, ¡ Ay, san Apapucio bendito!, no he tenido más remedio que exclamar al tener el pensamiento de que, al paso que voy, me iré de este mundo sin dejar descendencia.

Tras la puerta sagrada una voz angustiada ha dicho : te juro que no puedo con la vida.

Como yo no soy la vida supongo que se refería a su encrucijada esa tan rara y a que el tiempo también le apremia a ella porque para que acabe el año queda bien poco ¡Madre mía del amor hermoso, cosas oyeres!

Anuncios

45 comentarios en “¡Ay, madre mía!

  1. Jajaja…superdivertido, me he reído mucho. Cúanto suspiro con contenido religioso, yo cuando suelto un “Dios mío” en una entrada o comentario me lo pienso un rato, no sea que vaya a dar una impresión equivocada (de que soy muy beato o creyente o…). Mi preferido ha sido el “¡Ay señor de los santos clavos!”, es que me suena casi a Semana Santa sevillana…También el “santa Madonna” es muy bonito, la verdad.
    La Eva lo lleva claro con el Toni. A ver…no hace falta mentir para engatusar, lo cual me lleva a la pregunta: ¿Pero el Toni no siente deseos sexuales hacia su parienta, no siente esa pulsión tan masculina y natural de practicar el sexo con su chica? Porque si es así, la reproducción está servida, no nos engañemos. Ahora bien, si pone pegas o pasa bastante ya es otro cantar. No sé, yo le diría a Eva “Cómprate unos cuantos modelitos de lencería y al ataque”.
    En cuanto a la creatisa es verdad, jefa burguesa que no sabe más que quejarse. Tu entrada es la constatación de la gran verdad: Cada loco con su tema.
    “Paganta”…jamás había oído esta palabra, jajaja…

    1. ¿Nunca habías oído paganta o pagante? Yo la uso mucho pero creo que no existe.
      A mí, como a Eva, me gusta mucho exclamar y suspirar invocando a quién sea. Sin connotación alguna, por puro desahogo.
      Y el Toni, claro que tiene deseos sexuales y los satisface pero con anticonceptivos de por medio.
      La conclusión, sí: cada loco con su tema. Eso sí que es una verdad indiscutible.

      1. Pues no, nunca, pero si me dices que la palabra seguramente no existe…yo nunca la he escuchado, pero muchas otras que se usan tampoco.
        Yo también soy de suspirar, es cierto, desahoga mucho. Aunque más de exclamar y de otras cosas más subidas de tono, o sea, políticamente incorrectas.
        Eva es una sufridora, pobrecilla, está colada por el Toni pero a veces pienso que se equivocó…porque el nene es un poco rarito, ¿no?

      2. Claro, lo incorrecto también te desfoga mucho. Te imagino exclamando, jajaja.
        Pues sí, parece que Eva está muy enamorada y no sé si debidamente correspondida.

  2. Cada uno se agobia con lo propio…

    Con lo de ls suspiros me has recordado a un profesor que tuve,que cuando se ponía de los nervios decía “Me cago en San Patrás Abad” y se llevaba las manos a la cabeza.Yo entonces pensaba que exageraba…pero es que cada uno se agobia con lo propio y muchas veces no somos capaces de entender lo de los demás.

    Tener un hijo…es algo tan especial,pero si no se tiene claro : stop.

    Besos suspirantes.

    1. Jajaja, es muy buena la de tu profesor, me encanta.
      Tienes toda la razón, cada uno tenemos nuestros agobios, a veces incomprensibles o tontos para los demás, pero son nuestros.
      Lo del hijo es complicado si estás en pareja y uno quiere y otro no.
      Besos, Carmen.

  3. Al decir santa madonna has mirado hacia arriba con los brazos semiextendidos y las manos hacia el idem?, eso ayudo mucho y le da un sentido mucho más trágico y teatral al suspiro.

  4. …. si la verdad es cruel, que si yo escribiera lo que verdaderamente pienso me quedaría sola en el mundo…. ¡ Perfecto!
    Cuando me pillo con esa tentación de exclamar…¡ Madre mia…etc. etc…! me asusto mucho , es que mi vecina de 80 años lo repite sin parar y yo lo asocio con la edad jajajaja. Muy bueno.

    1. Huy, qué miedo, jajaja. Hay que tener cuidado con lo que se exclama.
      Me alegra que te hayas fijado en lo que dice Patricia sobre el escribir exactamente lo que uno piensa, sin disfraces.

  5. Estupendo, ha sido como revivir uno de los sábados de limpieza con mi madre y mi abu cuando aún vivía con ellas xD

    Habría que sumarles algún grito de: ‘¡¡¿¿Pero todavía tienes la cama sin haceeeeeeeeeeer??!! y entonces ya sí que es como si hubieras vivido en mi casa.

  6. Jajaja…genial la observación de Holden. El que habrá exclamado “Santa Madonna” habrá sido Matteo Renzi…Su frase de hoy “la poltrona que salta es la mía” es la frase del día, sin duda. Qué gracia me ha hecho. Pobrecito…

  7. Me hiciste reír con tanto suspiro y con ‘san Apapucio bendito’, jajaja, no sé yo si el Toni estará por la labor … aunque es muy milagrero (san Apapucio, digo, jajaja …), no creo que se libre …
    Comprendo muy bien el suspiro con la aspiradora, lo recordaré, y musitaré, jaja …
    Qué bueno, Paloma.
    Mucho mejor que el ‘gallo Kirico’ 🙂

    ¡Un beso!
    Mañana, leo más …

    1. ¿Sí?,¿ es milagrero San Apapucio?, le diré a Eva que insista entonces.
      Con la aspiradora se producen todo tipo de musitaciones y suspiros, eso es así.
      Se comió al gusanito y decía que no (Kiriko), jajaja.
      Besos, Rosa.
      Gracias por leer.

      1. Es una leyenda, pertenece a la mitología de la lengua hablada, y se le invoca para los amores imposibles y el mal de ojo. Sirve para todo 🙂

        Era un sabihondo Kiriko, jajaja …
        ¡Gracias a ti!

  8. ¿Tener hijos con Toni? ¡Quita, quita! Sería un desastre. Yo de ti me pondría las pilas, porque tu jefa cualquier día de estos te da el finiquito, que cuando les tocas la vena creativa de algún modo, primero disparan y luego preguntan.

    1. Le diré de tu parte a Eva que se ande con ojo y deje de molestar a la Patricia cuando trabaja. Nada de suspiros ni de invocaciones marianas. Que lo de los finiquitos no mola nada.

  9. Ay, mi Paloma… esa jefa tuya si supiera lo talentosa que eres se moriría de envidia. Estoy segura que tu has escrito más en el año que ella en el libro y medio que lleva. Espero que el Tony se convenza pronto, ya que tanto quieres un bebé. Un beso literario.

      1. No jodas, tu jefa desde que está diz que escribiendo ya habría terminado una enciclopedia. Vamos a ver con el Toni, habrá que apelar a algo muy profundo…Besos a ti, muchos.

  10. Por la Sagrada Virgencita del corpiño chico!
    Me cag. en la hostia bendita
    Me cag. en nincun Dios
    No se puede parir y quedar virgen
    Por la Santisima Virgen del bikini rosa!
    Dichos ateos de mi padre gallego!
    que mi madre me tenia prohibido repetir

    1. Jajajaja, Edda. No me extraña que tu madre no te dejara repetirlos pero son muy graciosos.
      Se me había perdido este comentario tuyo y te lo contesto ahora, con mucho retraso. Perdón.

  11. En la vida vivida verdadera, esa que dicen del día a día, que todos vivimos porque estamos vivos, hay autores, algunos de renombre, que nos torturan también con sus contradicciones, sus dudas, sus percepciones, su autoconciencia del ser y, como no se les ocurren otras cosas, creen importante mostrarnos como hacen sus novelas y nos describen cada paso que dan, en sus incertidumbres, convencidos que eso es cosa de interés.
    Escribe un libro y déjate de historias, modorro, dan ganas de decirles.
    Pero nuestras vidas y criterios están llenos, cada día más, de tolerancia.
    Yo no les quito ningún misterio pero creo que están medio gilipollas. O lo son.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s