Una señora tacaña, vieja y fracasada

Madre mía, la Esme, es inmune a los fríos de enero, a las olas siberianas y al bajo cero en general. Pero si estaba esta mañana en mangas de camisa en mitad del parque, muy enfrascada leyendo y escribiendo, rodeada de fuentes heladas y de bancos cubiertos de escarcha. Tan a lo suyo que ni caso me ha hecho cuando le he retransmitido mi aburrido fin de semana por obra y gracia del Toni quién seguramente procede, no del mono como el resto de los humanos, si no de la ameba.

Lo que nos hemos aburrido,maja, ni ha querido ir al cine ni quedar con amigos ni salir a tomar algo, dice que las conversaciones de los otros le amuerman y que prefiere leer,  que en los cines le entra claustrofobia y piernas inquietas y que a los bares no va porque ya trabaja en uno toda la semana y no es cuestión de reincidir, ¿qué te parece, Esme, qué hago?

Escríbeme si quieres a mi blog de los fracasos, me dice abanicándose con un periódico, pero ya te aviso que tardaré bastante en contestar tu comentario porque, guapita, no doy abasto, tengo cola. Tienes que dirigirte a la sección, “fracasos de pareja”. A tope la tengo.

Digo yo que si no sería más lógico que me contestara vía directa como hacen las amigas normales y no a través de un blog. Y eso es justamente lo que iba a decirle, que por qué no aprovecha para hablar conmigo cuando me tiene delante, pero se me ha puesto a leer uno de los comentarios esos que dice ella que son de tan máxima urgencia.

Escucha esto y a ver a ti qué te parece; “querida Esmeralda, sabia quiosquera del parque del Retiro, mujer atractiva sin par, afrodita en tu interior y hasta en tu exterior, suegra a la fuerza ahorcan, esto es lo que me pasa…”.

Ejem, Esme, podías disimular, se nota de lejos que lo has perpetrado tú misma, ¿ya estás otra vez inventándote comentarios?, le he dicho para vengarme de que no me escuche cuando critico al Toni.

Bueno, venga, me concede como haciéndome un gran favor, un poco inflado sí que está esta introducción,pero lo que viene a continuación, que es lo importante, eso ya es verdad , atenta ahora y no te me distraigas con tonterías que eres muy propensa a la falta de concentración, aquí va:

“estoy más que harta de que me llamen vieja, egoísta y tacaña a más no poder. Es cierto que hay gente en la puerta de mi casa palmándola de frío y no les abro,  me sobran cuartos, lo admito, pero los tengo muy monos puestos y si les dejo pasar me los van a llenar de barro con las botas sucias de pisar caminos.Digo yo que mejor que los acoja el vecino de enfrente que como también es pobre , lo mismo le dará. No sé por qué tengo que aguantar que me llamen inmoral y fracasada, ¿cómo podría lavar mi imagen? Espero su respuesta, estimada amiga del fracasado, aún antes de existir, blog de los fracasos. Y mientras tanto, voy a ponerme con los papeleos y las burocracias y a cerrar  bien la puerta no se me vaya a colar alguno de esos. Si tienen frío, que hagan hogueras y si alguno se muere, tampoco es tan raro, a todos nos ocurrirá , de algo hay que morir”.

Huy, Esme, qué señora más siniestra, más sin corazón y más asquerosa, ¿y cómo dícese llamar?

Dícese llamar Europa.

Uf, qué mal rollo. Porque dentro de esa señora  estamos nosotras, ¡somos también esa señora!

Sí, eso es lo malo. Así que visto lo visto, me voy a San Antón a que les echen la bendición a mi perro y a mi gato.

Pero si tú no tienes ni perro ni gato.

Pues por eso.

 

Anuncios

48 comentarios en “Una señora tacaña, vieja y fracasada

  1. Muy bueno… Creo que es bueno que los creadores intentemos poner el espejo delante del mundo aunque a veces sea feo lo que refleja.

    Un abrazo

    pd: si no le gusta el cine, ni amigos prueba con Tony ir alguna expo…. Hay ahora una muy chula de Pessoa en el Circulo. Luego os podéis subir a la azotea y ver atardecer en los tejados de Madrid.

    1. No sé, he dudado, porque en el fondo es muy fácil criticar desde un blog pero es que también cuesta callarse.
      Oye, qué plan más bonito, creo que al Toni le gustaría.

  2. Es lógico que una vieja, egoísta y tacaña no quiera invitados no deseados en su casa.
    Pero no es lógico que los que tienen y son jóvenes no compartan con los que no tienen.
    De una u otra manera todos somos egoístas.

    Besos

  3. Una ola de conservadurismo y sálvese quien pueda invade, el viejo continente que queda magníficamente explicado con esa señora llamada Europa y más aún ahora que viene a traerle flores de plástico un señor de gran tupé de color amarillento…..genial

  4. Mi consejo para esta señora sería que organice merendolas benéficas. Limpia un poco la conciencia a la vez que se pone hasta las patas de caviar y salmón ahumado para que los pobres puedan comprarse, como decía Susanita (la de Mafalda), fideos, arroz y esas porquerías que comen ellos.

    Besotes!!!

  5. Pues sí, intolerable que te ensucien tus inmaculados aposentos con sus botas sucias de barro, y con toda la mugre que deben arrastrar, habrase visto, qué asco. La política de esta señora en esta cuestión es desastrosa y bochornosa, y encima llega el otro, el del tupé amarillo y mal peinado y pone a parir a Merkel y decir que fue un fallo garrafal acoger a tantos “ilegales”. En algo me temo que sí Trump tiene razón: La cuestión de los refugiados le ha hecho mucho daño a Europa y la puede resquebrajar, no sé hasta dónde.
    Hay un comentario por ahí, no sé si has sido tú, en el que coincido plenamente: La gente haría mucho más si la dejaran o supiera cómo ayudar. Ha pasado con la misma ciudad de Barcelona, dispuesta a acoger y el gobierno central negándoselo.

    1. Tiene gracia que a alguien le parezca que se ha hecho “demasiado”, aunque si ese alguien es Trump no me extraña. La verdad es que todo tan penoso que como la Esme me voy con el perro que no tengo a San Antón.

      1. Sí, como el gobierno de Rajoy, sus “cupos” para refugiados y el cumplimiento de estas cuestiones es espectacular, vamos. Espectacularmente patético, quiero decir.

  6. La Esme es una impresentable, pero el Toni me encanta, lo digo abiertamente porque ya se sabe que no estoy en edad de complicarme la vida, pero es todo un ejemplo…

    😉

  7. Comprendo a Toni creeme. A mi cada día me da más pereza levantar el culo del sofá para salir. No me importa, de hecho lo hago, madrugar para echarme al monte los fines de semana o hacerme mis paseos senderistas los findes, pero eso de salir a relacionarme cada día me cuesta más. Yo en casa con mis libros, mis discos y una buena peli soy feliz. Lo que pasa es que tengo una pareja que es una culo inquieto y no me deja. Así que ya sabes, al Toni ponle firme jajajaja.

    Un saludo.

  8. La Esme es que es muy global, creo yo. Y se pasa el día pensando maldades, que la tengo ya fichada… cualquier día el karma la va a espetar, que diría mi abuela 😀

  9. He pasado un mal rato buscando el blog de fracasos y aún no lo he encontrado.
    Y la señora Europa está en su derecho de cerrar las puertas siempre y cuando pueda demostrar qué no tiene relación con el empobrecimiento de otros.

  10. El egoísmo es lo que impera, todos mirando para lo suyo, más allá que dentro de muy poco casi todos estaremos en la misma situación, desalojados, perseguidos, desempleados, etc. y de eso no nos queremos dar cuenta. Un abrazo

      1. En eso estamos de acuerdo, con el ejemplo hay que tratar que cada día aumenten quienes se unan a la tarea de ver por su prójimo y alivianar su carga, para de esa manera lograr un mundo más hermoso de habitarse.

      1. Hoy ando deprimida. El mundo de hoy no me gusta. Ayer me di cuenta de que no es que entrara Trump y de que no ganara Hillary. Es que mucha gente no quería que Obama se fuera. Y aunque no fue lo mejor, había cierta paz en él que se transmitía y que hemos perdido. NO sé que pasará ahora. Ya hay mucha tensión en la atmósfera, tanta que las personas tienen miedo de salir. Los niños latinos tienen miedo de ir a las escuelas. Ataques, disparos, es horrible vivir así. Y como te dije, yo puedo refugiarme en mi casa y aún así no estamos seguros. Esto pasará, como pasa todo. La vida sigue igual. Besos, mi maja del alma.

  11. Europa parece una señora victoriana, de esas con moño y muy dignas. No se da cuenta, sin embargo, de lo débil que es y que con esa soberbia, de creerse por encima del mundo, no podrá evitar que, el día menos pensado, los que le piden ayuda terminen por darle un empellón y dé con sus huesos en el suelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s