Día: 18 enero, 2017

El antiséptico

Lo del Toni no es normal, esta mañana cuando ya estaba en la puerta para salir a trabajar ha pronunciado la siguiente frase escueta, “mejor no” y a continuación se ha encaminado muy decidido hacia el sofá. Me he quedado un momento a la escucha por si repetía el “mejor no” y volvía a la casilla de salida pero como ha permanecido callado he tenido que hablar yo.

Mejor sí, Toni, que vayas a trabajar,no empecemos ya con las sesiones de absentismo.

Tengo gripe, ¿no me notas la tiritona?, me dice tan panchamente sacando un libro de uno de esos filósofos  que tanto le gusta leer, no para aprender algo nuevo si no para que le confirmen sus más  arraigados pensamientos.

Ah, bueno, pues si tienes gripe ve al centro de salud a que te den la baja.

¿Al centro de salud?, estás loca,  ahí están todos los que tienen gripe y además, que no, hoy no salgo, hay alerta roja y fenómenos costeros. Qué manía os ha entrado a todos con la acción, ¿no ves que casi todos los males del mundo vienen de eso? Y no lo digo yo, lo dice Schopenhauer. Lo mejor que podemos hacer es nada.

¿Quién dice qué?, salta la Noe irrumpiendo de improviso vestida de muñeco de nieve raro. ¿Os gusta mi outfit invernal? A ti ya sé que no, Toni, porque no entiendes de tendencias pero, ¿tú cómo me ves, Eva?, llevo el gorro con pompon, el abrigo de pelos sintéticos, ni se os ocurra acercarme un mechero que esto prende que no veas, y las botas tipo  yeti urbano. Una vez dentro del metro, me lo quito todo y ¡tachannnn!, en minifalda.Y a todo esto, ¿qué hace el Toni a estas horas todavía aquí?

Hacer lo que se dice hacer…más bien es al contrario, como según él  todo lo que hagamos va a ser para empeorar el mundo,  se está dedicando él a mejorarlo desde el sofá, también dice que tiene gripe pero luego no quiere ir al médico por si allí se la contagian.

Que sepáis, se pone entonces el Toni,  que el contemplativo no trabaja solo por su propia salvación. Tiene una importante misión social que cumplir, escuchad, palurdas, “el contemplativo puede hacer algo muy apreciable para mitigar los venenos que la sociedad destila por medio de su propia actividad política y económica, es la sal de la tierra, el antiséptico que evita la putrefacción total”, esto es de Huxley.

Qué fuerte, ¿no?, dice la Noe  sin prestar atención ni a la cita ni al citado porque se estaba mirando el outfit o disfraz  en la puerta del ascensor. ¿Te vienes, Eva o te quedas a eso que ha dicho él?

Mejor voy, sí, ya se ocupa el Toni de desinfectar la Tierra.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios