Muñecos de cartón

Dos viejos muñecos de cartón caminan por la acera.

Llevan sus ropas antiguas de muñecos gastados.

Él una gabardina que fue de color gabardina,

ella un vestido de flores ajadas y un bolso negro pegado al costado.

Van del brazo, avanzando con igual gesto de sufrimiento que si estuvieran corriendo la media maratón.

O la maratón entera.

Al llegar a la esquina, el viento, que está en todo, se asoma a aplaudir.

Les tira a los acartonados pies pétalos de flores rosadas,

microscópicos pólenes y un envoltorio de galletas.

Muy bien sabe lo difícil que es dar los últimos pasos.

Sopla y sopla compasivo empujándolos hacia la meta.

Anuncios

23 comentarios en “Muñecos de cartón

  1. Los primeros. …
    SIn conocer el camino.-
    Por tener las ilusiones.
    Por tener las fuerzas.
    Por ser tonta.
    Por ser atrevida.
    …los recorrimos volando.
    Y los últimos con el peso de experiencia..y los pies de plomo a veces pensando…¿ y para que me sirve este camino?

    1. Damos los primeros porque sí, porque llegas al mundo y tienes que andar y te los aplauden mucho.
      Los últimos ya nadie te anima con alegría. Hacerse viejo es triste. No es justo pero es así.

      1. Lo que escribo de este estilo no suele ser más que una observación de algo que veo por la calle, como una foto. A veces me queda mejor y otras fatal. Y cada uno lo interpreta como quiere.
        Como todavía no soy vieja no sé cómo será serlo pero por lo que veo desde fuera no me parece fácil ni especialmente agradable.

  2. Hasta el viento los apura. Qué difícil es envejecer en la sociedad actual, condenados a vivir hacinados en una residencia en la que sólo habitan ancianos. Una sociedad en la que se enclaustran, desde que nacen, a los niños en la guarderías, me gusta una sociedad en la que se mezcle la gente, donde el contacto enriquezca, en la que el ser humano no sea un objeto.

    1. Eso sería lo ideal y así sería más llevadero envejecer. Pero nos hemos vuelto muy egoístas aunque siempre hay excepciones.
      El viento los ayudó a llegar al banco, en este caso.
      Un beso, Ilduara. A mí también me gusta esa sociedad que dices.

  3. Siempre se dice que, o bien los primeros pasos son los más difíciles o lo son los últimos pero es falso: al principio todos comenzamos proyectos con muchas energías, y cuando queda poco solemos terminarlos.

    Es en el medio cuando uno empieza a sentir el feliz anhelo del fracaso que, a fin de cuentas, no es para tanto. Y bendito descanso.

    1. Nunca se me había ocurrido verlo así, es original lo que dices.
      Las ganas de abandonar dan por la mitad, puede que sea verdad.
      Un punto de vista muy Holdeniano.

  4. Lo del color gabardina me lo apunto…Es como un color viejuno que me retrotrae a otros tiempos…. Seguramente los dos se tenían el uno al otro y llegar a la meta no les preocupase lo más mínimo, mientras llegasen los dos a la vez….. Saludos

  5. Pues sí, el final puede ser muy complicado pero debe ser estupendo llegar a la meta de la maratón apoyándose en alguien que, una vez, supo de qué color era tu gabardina y olió las flores frescas de tu vestido.
    Al fin y al cabo, nadie dijo que correr una maratón fuera fácil, ¿verdad? 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s