Como ser madre, trabajadora y…

Anda la Esme, pero si está escribe que te escribe como una reposeída de los escribimientos. Madre mía, oigo tecleares do quiera que voy, parece que me persiguen las teclas, ¿qué estará haciendo esta ahora?, voy a indagar un poco y así mato el rato. No hago más que matar ratos, parezco la asesina en serie de los ratos.

Allá que voy: Esme, maja,¿ qué le cuentas a la pantalla del ordenador con tanto fervor y pasión? Te vas a romper los dedos, la Patricia le da con más finura, como si estuviera tocando el piano, tú eres un poco basta, desde la confianza que nos une te lo digo.

Habló la aristócrata, va y me salta sin dejar de aporrear al sufrido teclado. Tengo prisa y por eso le doy tan fuerte.

No sé qué tendrá que ver la prisa con la burrez, le he dicho sin conseguir que abandonara su lucha a muerte contra el tiempo o contra lo que sea que estuviera luchando.

Es que, me dice pulsa que te pulsa, me estoy escribiendo un libro como el de Ivanka Trump pero al revés, es de auto-hundimiento, un nuevo género que me acabo de inventar. Y el título ya lo tengo, se va a llamar, “Cómo ser madre, trabajadora y fracasar pero a base de bien”. Mira, hasta me he hecho la foto para la portada, observa qué cuadro, ni las pinturas negras de Goya, me dice dejando por fin de teclear y mostrándome…no sé ni cómo calificar a lo que me ha mostrado. Solo diré que salía ella y salían sus hijos, los tres aposentados en el sofá de su domicilio o lugar del crimen, dadas las caras.

¿Cómo lo ves?, me he descalzado y he tirado los tacones, así, de medio lado, para dar un aspecto desenfadado a la escena. Se lo he copiado a la nena Trump. Mis hijos están en pijama, también como los de Ivanka. Bueno, ellos casi siempre están en pijama menos cuando salen a fuego y a saqueo, expresión que, por desgracia, no es de mi invención sino de la suya.

Esme, he querido advertirle, es que tus hijos ya están un poco crecidos y cómo te diría yo sin que te ofendas, son un poco pintarras, además tienes la casa muy desordenada y unas ojeras que te llegan hasta los pies, la escena es rara.

De rara, nada, monada. Cuántas madres de mediana edad que se han pasado la vida corriendo de acá para allá intentando llegar a todo, ser muy profesionales a la par que buenas madres, ir bien peinadas y mejor depiladas, cultivar sus cuerpos y sus mentes y tener una vida amorosa y sexual como en las películas, pa película la que nos han contado, no se van a sentir aliviadas al vernos. Incluso pensarán que han tenido suerte y se quedarán tan contentas. En el libro doy consejos de cómo hacer, paso a paso, para que te salga todo bastante mal, por no decir fatal y que al final te importe un bledo.

Pero, Esme, no es por fastidiar ni por sacar el pero a cada rato pero…ya lo he sacado, me perdones, eso sale solo, no hacen falta consejos.

A callar, Eva, que eres muy simpática, o eras, pero no tienes visión comercial y además hueles a anti-polillas, tú sabrás por qué. Este va a vender más que el de la rubia adinerada porque a la ciudadanía, que es como se nos llama ahora a los pringados de toda la vida, le gusta identificarse y le gusta sentirse un poco menos sola en sus mediocridades. Avisto éxito y eso que estoy hablando de fracaso, ¿pillas la contradicción intrínseca?

Pues chica, yo que sé, si era por hablar de algo, ya sabes que a mi el éxito nunca me ha llamado la atención.

Ni tú a él, va y me dice volviendo a su aporreamiento. Qué grosera es cuando se lo propone.

Anuncios

48 comentarios en “Como ser madre, trabajadora y…

  1. 😀 😀 😀 Mal de muchos… Yo creo que sería un éxito editorial en toda regla. Como bien dice la Esme, si los demás están más mal que uno, la gente tiende a consolarse: «no te quejes, que podrías estar peor» 😉 Es la pedagogía judeocristiana del conformismo.
    Y…¿qué tiene de malo aporrear el teclado? El exceso de pasión a algunas nos sale por la punta de los dedos 😀 😀 😀

    1. Ahora que todo el mundo vende sus éxitos, vendamos fracasos. Eso dice la Esme, yo no digo nada.
      La pasión por la punta de los dedos, jajajaja, suena bonito 🙂

  2. Autohundimiento…qué bueno!
    La autoayuda es un coñazo,con perdón.Como Ivanka…

    A las mujeres nos han querido vender la moto de la supermujer.Lo malo es que muchas se la han comprado.

    Besos,Paloma.
    Tú sigue tocando las teclas…
    ; )

    1. Y que lo digas, lo del coñazo 😉
      Además no sé por qué se llama auto-ayuda si el que te ayuda es otro, el que lo ha escrito.
      Claro que entonces auto-hundimiento, tampoco. Me estoy liando, jajajaja.
      Pero la idea ha quedado clara.
      Un besazo

  3. Me he partido de risa y me sumo a los comentarios…Autohundimiento…es buenísimo.Yo creo que con altas dosis de realismo todo lo que dice la Esme. Efectivamente esa imagen de superwoman y de superman tiene mucho que ver con películas y con comprar la moto.
    Tu frase…”Avisto éxito y eso que estoy hablando de fracaso, ¿pillas la contradicción intrínseca?” me ha hecho pensar en el concepto del fráxito, ya sabes. La Esme es una crack, efectivamente con un gran sentido del negocio e inventiva, ese libro podría arrasar por desmitificador.
    Dos observaciones…¿Esa frase de “hueles a anti-polillas, tú sabrás” es un puyazo que le lanza a la Eva por lo de tenerlos en un cajón con naftalina? Diría que sí.
    Y me ha entrado la duda…Aparte de posibles libros de Ivanka -ni idea- ¿existe alguna foto en plan desastroso de ella en la que se ha inspirado? Me ha intrigado el asunto.

    1. Qué pesados con que tenemos que triunfar y hacer esto y lo otro y ya que nos lo diga Ivanka Trump y de paso se forre es que me pone tan furiosa como a la Esme.
      La frase del olor a anti-polillas va por eso, en efecto.
      El libro de Ivanka existe y la foto también pero no es nada desastrosa, es de lo más glamourosa. La desastrosa es la de mi amiga Esmeralda.

      1. Jajaja…vale. Toda la razón con lo del “éxito”,concepto muy discutible. Si lo medimos en términos materiales/económicos/sociales/de imagen…Lo mismo es aplicable a “riqueza”. ¿Quién es rico, cómo y en qué?
        Pues no he visto esa foto de Ivanka (¿la hija?). Voy a ser ahora malo, cruel, cabrón y cínico -me encanta- y apuntar que el impresentable de Trump quizá podría empezar a escribir un libro en esa onda. Pobre imbécil y payaso. Donde dije digo digo Diego, en muchísimas cuestiones, otras medidas tan discutibles y polémicas (puro populismo, claro) no se están pudiendo aplicar y ya ha empezado a rectificar declaraciones y políticas, por lo menos en apariencia. Y cúanto me alegro. Y digo todo esto no sólo basándome en esas cuestiones, sino en algo que me pareció también el colmo de lo impresentable, totalmente patético: Esas declaraciones de que el trabajo de presidente era mucho mayor y más duro de lo que se esperaba. Pues no haberte presentado. Ya le está desgastando el cargo y lleva poco más de 100 días. Por una vez me voy a alegrar de que un “antisistema” se tope de bruces con el sistema. He dicho.

      2. Ah, sí, me hizo cierta gracia que ya se estuviera cansando. A ver si se cansan unos cuantos y se largan con viento fresco. Pero me da que no pasará.

      3. Además, yo creo que una foto de cualquiera de nosotros, recién levantado a las 5, 6 o 7 de la mañana cumpliría perfectamente esos objetivos de duro bofetón de realidad, ¿no?
        Ese hipotético libro de la Esme podría tener un éxito titánico. “Titánico”…¿lo pillas? Jajaja…

  4. Se nos exige, nos exigimos demasiado. Trabajar dentro de casa, fuera, ser madre, dar la talla en toda circunstancia me llevó a hacer crack y tuvieron que pasar años para poder reconstruirme y establecer prioridades.

    Esme sabe de lo que habla, la gente de apié sabe también lo que vale un peine, las Ivankas existen para el negocio de unos cuantos y el suyo propio.

    Un beso.

    1. No me extraña nada que hicieras crack, yo también lo he hecho alguna vez. Está claro que con tantas cosas no se puede o se puede mal y a medias. Lo malo es que cuando dejas alguna en segundo plano te arrepientes pero, a cambio, vives con más paz.
      Otro beso para ti.

  5. .”…..cómo hacer para que todo te salga mal y al final, te importe un bledo….”
    Eres grande, Esme!! Eres más que sillón de psicoanalista! Genia!!

    Qué talla de personaje! Me ha encantado, Paloma.

    1. El caso es que no nos ha contado el sistema, solo ha dicho que lo sabe, a lo mejor otro día nos lo desvela.
      Muchas gracias por tus palabras, Marta, siempre me dices algo bonito.
      Un beso grande.

  6. Esta vez Esme ha dado en el clavo. Seguro que será un éxito.
    El género autohundimiento mola. Con un poco de suerte no tengo qur llevar a cabo mis planes para extinguir a la especie humana… ups la Esme me ha poseìdo 😉

  7. Porfa, Paloma, no me mates a la Esme 😂😂😂!!! Ahora que va a triunfar la pobrecilla.
    Me has dibujado la sonrisa de la tarde.
    Mil besos, mi niña.

    1. Bueno, María, ya que te hace sonreír no la mataré, por lo menos de momento.
      La verdad es que yo también me río con ella.
      Ahora que lo de que vaya a triunfar….eso está crudo 😉
      Un beso enorme y muchas gracias!!

  8. Nada más en nombrecito de la Trumpito me da urticaria. Jajaja con la Esme. Qué bueno que se burle de la chika madre, trabajadora y exitosa. Si yo hubiera tenido un padre como …. ¿Pero qué disparates digo? Ni que lo quiera Dios. No mejor me quedo con el mío aunque no tuviera $$$. A ver si salimos pronto de esa gente.

    1. Quita, quita, ser hija de ese señor tan feo, con lo guapo que era tu papi y seguro que mucho mejor persona.
      Sí, ojalá desaparezcan pronto pero me parece que de momento no se van a ir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s