Día: 26 agosto, 2017

Ensayo

Por los agujeros del verano, que ya empieza a descoserse, se ha colado el otoño.

Ha entrado  a mirar pero ya que está arma un poco de jaleo.

Como si dijera: atentos, esto es lo que pronto haré.

Empuja hojas secas por las aceras y las enreda en los pies desnudos,

pone nerviosas a las libélulas que enloquecen por el aire, presagiando su final,

saca a pasear a extrañas parejas con paraguas negros colgados del brazo,

suelta a la melancolía que se arrastra como una serpiente por las alcantarillas.

Cuelga del cielo un trapo gris con el que tapa la fina línea de la luna,

hace bostezar a las abuelas en sus sillones,

se pega a los vestidos blancos,

los agita con ruido de alas,

los  inquieta con pensamientos de cárceles y armarios

y, antes de desaparecer, deja caer unas cuantas gotas pesadas y torpes.

Hoy solo estaba ensayando.