Bordadora de mundos

He dejado al Jacobín en el colegio y después a la Morganina en la nube. No en la nube de internet, todavía no se pueden almacenar ahí a los niños, lo siento por los padres que tuvieran puesto en ello sus esperanzas. Tampoco es la nube del cielo, que anda escaso de ellas, es su aula de iniciación a la escolarizcaión, se llama así, La Nube.
Les inician en socializar y compartir, la Morganina lo hace muy bien, no es arisca ni retraída como lo era su hermano, tampoco amenaza a nadie con rugidos prehistóricos. En cuanto llega se lanza sobre el primer instrumento musical que ve y lo aporrea sin ton ni son.

“Hay que compartir para ser feliiiizzzzz”, les canta una y otra vez su iniciadora educanta en medio de un jaleo de llantos, mocos y gritos que pa qué. Pero si ya casi saben. Los piojos, por ejemplo, mira tú qué bien se los han sabido repartir con equidad, no hay cabeza en la nube tres, y me supongo que en la uno y en la dos será lo mismo, que no tenga los suyos propios, incluso los han compartido más allá de su propio territorio enun acto de generosidad que ya quisieran muchos. Yo también tengo los míos y como quiero ser feliz más que nada en este mundo me he ido al quiosco a compartirlos con la Esme.

Lo que he visto ya de lejos me ha dejado pelín preocupada, la Esme estaba cosiendo, venga puntada para arriba y puntada para abajo.

No me digas Esme que te has dado otra vez a la costura, no es lo tuyo, nunca lo fue, no intentes ser quién no eres.

Se lo he dicho porque me aburre que cosa, no me hace caso, de ahí mis intentos por desviarla de su labor.

Calla, que me confundo, me ha contestado sin dejar de dar puntadas y contando cuadraditos. Ya está, ya tengo el tejado y ahora voy a poner las gotas cayendo. Estoy bordando un lugar en otoño, en verano lo bordé de verano y tengo ya preparado el modelo de invierno, después el de la primavera.

Mira qué bien, igualita que el Vivaldi con tus cuatro estaciones y en tiempo real. Precioso y muy aburrido también. Ya nunca emprendemos, antes no me gustaban tus líos pero ahora los echo en falta, así somos los seres humanos, que no nos aclaramos.

Pero ella, ni caso,  sigue bordando muy desquiciada. Es su manera de hacer cualquier cosa, con desquicie y ansiedad.

En este lugar de tela, el otoño es como debe de ser, hay humedad en los prados, las hojas mullidas y de bellos colores alfombran la tierra, las gentes se quedan en sus casas tan felices comiendo castañas asadas y viendo llover tras los cristales, llueve normal, sin inundaciones, las presas se llenan, huele a vegetación mojada, a nadie le da por enarbolar nada ni por entonar cantos patrióticos de ningún tipo y las ardillas se trepan a los árboles. Mira qué graciosa esta con una nuez dentro de la boca.

Me pienso quedar en mi otoño de ficción hasta que acabe el de verdad. Y cuando llegue el invierno me paso al otro trapo, le voy a poner nieve blanca y azul, mucha, mucha, que lo sepulte todo y haga del paisaje un lugar mágico y silencioso, ¿te quieres quedar conmigo?, anda, pasa, que te hago sitio.

Vale, Esme, pues entro. Soy muy facilona.

Me he quedado porque tenía pinta de que se iba a estar bien, luego no tanto, la Esme me daba codazos. Pero así son los paraísos, es poner el pie en ellos y empiezan las pegas, ya me lo sé de otras veces.

Anuncios

41 comentarios en “Bordadora de mundos

  1. ¿Qué pasa, Paloma, tú te cuelas en mi vida o soy uno de tus personajes????
    Qué sí, que también bordo a punto de cruz… bueno, bordaba; ahora me ha dado por el patchwork y mientras termino de rematar la labor que tengo a medias, ya estoy pensando en coser los regalos de navidad. ¡ Te hago hueco! Yo no doy codazos.
    Te felicito, Paloma, está genial.
    Besosssss bordados en el otoño que anhelo.

    1. Jajajaja, nooooo, tú no estás tan loca como la Esme.
      Ya sé que te gusta coser y lo haces muy bien además.
      Yo también cosí una temporada pero lo abandoné, me gusta ver lo que hacen otros, eso sí.
      Así que te acepto el hueco, pero cóseme un otoño bonito.
      Un beso, Maite.

  2. Todo paraíso tiene su encanto y…sus pegas.
    Me he reído con lo de la generosidad de compartir piojos…espero no tener que beneficiarme de semejante amabilidad…jajajahaaj
    Yo bordando sueños en mi cabeza soy una crack…ahhh pero en la realidad cuántas veces se me hacen nudos o me quedo sin hilo!
    😒

    Besos a punto de cruz.

    1. Será porque no existe la perfección ni en lo supuestamente perfecto.
      Con los piojos yo también prefiero la tacañería, jajajaja.
      Y en lo de coserse sueños….la realidad es una fastidiona, qué le vamos a hacer, pero no por eso vamos a dejar de soñar.
      Muchos besos, Carmen.

  3. Ja, ja, ja, ja ¡Lo que me has hecho reír con lo de la nube! Aunque me parece a mí que la Morganina poco va a socializar, porque dicen que hasta bien pasados los tres años nada de nada.
    En cuanto a los piojos… ¡solo de leer ese nombre ya me pica! 😀 😀 😀
    Feliz día y muchos besos.

    1. No, hasta pasados los tres años solo se aglomeran y comparten (virus)
      No me digas que más de un padre no estaría encantado de que existiera esa nube almacena niños, espérate que no la inventen.
      Besos, Nona.

  4. En este mundo descalabrado es necesario bordar sueños, aunque los pueblen niños con cabezas como sedes de piojos que soplan una nube.

  5. Un aula de iniciación a la escolarización. Cómo progresamos.
    Eso de compartir también tiene sus límites. ¿Hay algo en esta vida que no los tenga?. No debiera haberlos en los paraísos. Tú ya has comprobado que, salvo los imaginarios, los reales tienen sus pegas. Que tengáis una buena semana, tú y tus personajes.

    1. Progresamos en tonterías que no veas.
      No, en lo imaginario no los hay, es lo bueno que tienen. Lo malo es que no te puedes pasar la vida dentro, hay que volver.
      Gracias, Antonio.
      Lo mismo te deseo a ti y a los del seat. Muy apretujados los veo.

  6. Lo de piojos ..un detalle : hace poco, me dió tanta risa cuando en la tele una doctora explicaba con la cara de listilla y absolutamente en serio que hoy en día la pincipal via del contagio de piojos es……haciendo selfi en compañia. Así que estamos muy cerca el uno del otro.¡ Pues, eso !
    Se nota que la tardanza del otoño ta afecta mucho. Ánimo…vendrá…

    1. Vi a esa señora, parecía que había descubierto las ondas gravitacionales.
      No es que me afecte la tardanza del otoño, aunque me gusta, lo que me afecta y me entristece es constatar que el clima de nuestro planeta está trastornado.

  7. Paloma querida. Sabes que te extrañé muchísimo cuando fui a Madrid. Pero no creas que estuviste totalmente ausente. Noooo, para nada. No sé si te chillaron los oídos, pero en esencia sí estuviste en aquella maravillosa reunión. A ver si en la próxima te animas, porque quiero darte un abrazote enorme. Tal vez quieras entrar en mi paraíso. Actualmente trato de estar totalmente enajenada de la realidad. Besos.

  8. Aulas de iniciación a la escolarización, piojos, bordados y paraísos. Parece imposible construir un relato con estos mimbres. Tú lo has hecho. Nos dejas de sorprenderme. Saludos.

  9. Jajajajaja, qué gracia me ha hecho la reflexión final. Os imaginaba a las dos en un pequeño cubículo, intentando disfrutar de ese paraíso ficticio, sin espacio si quiera para respirar. Tienes toda la razón, los paraísos solo existen en la imaginación, en la playas paradisíacas nunca hay mosquitos que te coman vivo y en las cabañas rodeadas de nieve nunca hay que salir fuera a cortar leña.

  10. El piojo…
    …compartido…
    …¡¡¡¡jamás será vencido!!!! (Puaj, qué asquito)
    Supongo que tienes que conocer este chiste de Eugenio, porque es uno de sus más famosos…
    Se encuentran dos amigos por la calle y se ponen a hablar. Uno de ellos tiene problemas de piojos y el otro ha pasado por ello en otro momento.
    -No sé qué hacer -dice el primero-. He probado varios productos y ahora estoy usando un champú de la farmacia pero qué va, no consigo eliminarlos de ninguna forma…
    -¡Coño! -contesta el otro- échales alcohol…
    -¡¡¡Sí hombre…!!! No los aguanto serenos y los voy a aguantar borrachos…
    Esto…¿la Esme podría bordarme una república independiente pequeñita? En colores amarillo y rojo (franjas). Jua jua jua…

    1. Jajajaja, muy bueno el de Eugenio. Pues no lo conocía.
      La Esme te borda lo que tú pidas y este bordado no se disuelve al instante pero, claro, previo pago, ya sabes cómo es la mujer.

      1. Lo gracioso del caso es que la frase “no los aguanto serenos y los voy a aguantar borrachos” me viene no pocas veces a la cabeza y la aplico muchas veces a situaciones con personas…
        La Esme…que tenga cuidado y se esconda para bordar, porque igual Rajoy le envía varias furgonas de la policía…O un barco con el piolín, aún peor…

  11. Mi mujer acaba de terminar una laboriosa colcha de patch work que le ha servido de terapia para dejar de fumar,y yo le digo que la tiene que colgar en la terraza para ampliar el cromatismo del edificio….genial ….pero en la nube los piojos son digitales….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s