La diosa tranquilita

Se acabó el puente para bien o para mal, lo digo por si alguno se ha despistado. Hemos estado en nuestro pueblo,  el Toni pretendía huir de las masas pero le ha salido mal la jugada. Estaba hasta los topes de personas deseosas de vivir una experiencia rural, ellos lo llaman así, y desconectar de sus trajines diarios. Tanta gente desconectando a la vez ha dado como resultado colas, aglomeraciones y hasta atascos, más o menos como en Madrid pero con más frío y paisaje rústico alrededor.

Muy bien, majos. A mí el pueblo no me gusta cuando se comporta como tal, con su soledad, sus viejos del palillo en las esquinas, sus campanas lúgubres y sus  perros ladrando, de preferencia por las noches.

Al Toni sí, por eso se subía por las paredes y por los riscos,  venga que si la humanidad es peor que la plaga de la langosta, que ya no hay suelo que se libre de las pezuñas de la multitud y que como le estropeen su monte se suicida. Lo de siempre, vamos. Furibundo el hombre.

Total, que como ya os imagináis porque siempre sigo el mismo esquema, antes de enfrentarme al lunes y a la siesa de la aspiradora,  qué manía nos tenemos esa máquina y yo, me he pasado a saludar brevemente a la Esme.

¿Y qué tal estos días de fiesta?, le he preguntado sin pretender ser original.

Muy bien, tranquilita, me ha respondido ella.

Me alegro mucho, Esme, no puedo decir lo mismo, el pueblo estaba lleno y eso al Toni le ha puesto…

¿Cómo que te alegras?  se me pone ella, ¿es que todavía no sabes que cuando alguien te dice “muy bien, tranquilito” el mensaje oculto que te está transmitiendo es que se ha aburrido hasta la desesperación? Lo que pasa es que nadie lo quiere reconocer. Lo peor que le puede pasar a un ser humano de nuestros días es que se aburra y, todavía peor, que se lo noten. Nadie lo confiesa ni bajo tortura. El porqué no lo sé pero está muy mal visto, es de perdedores.

Esme, me estás liando, ¿te has aburrido entonces sí o no?

En plan tranquilo he estado. Todo muy bien, muy correcto, muy en orden, muy armonioso. Hasta he puesto el árbol de Navidad. Luego lo he mirado fijamente y he pensado contemplando las piñas purpurinadas,  qué bajo has caído, Esmeralda, solo te falta amasar pan cantando una alegre cancioncilla. Y ya está, no tengo más que añadir.

Bueno sí, espera, también he visto pasar muchos autobuses y mientras lo hacía he comprendido lo de las vacas que miran al tren. Las Esmes urbanas miramos los autobuses ¿Qué más? Se han caído las hojas, muchas, un no parar de despelotarse los árboles. Ah, y un macetero a mi vecina. Casi mata a unos transeuntes. Después han venido los bomberos y han acordonado la zona. Uno de ellos estaba muy fornido y vistoso pero me ha dado exactamente lo mismo y he seguido mirando los autobuses.

Qué raro, Esme. Pero si tú llevas a la Afrodita en tu interior, ¿ni una miradita al bombero?

No, pasando mucho. La  Afrodita que antes me habitaba ha debido de hacer mudanza. Ahora ya no sé qué diosa me vive dentro. Puede que ninguna. La tranquilita, me estoy temiendo, ¿o será la coñazo?, ¿existirá? Míralo en el libro de las diosas de cada mujer.  Ni siquiera tengo ganas de inventar. Pero, ¿por qué te marchas? Sí, ya, que llegas tarde, excusas . Es que te aburro, te aburre mi tranquilita interior,  desde cuándo eres tú puntual. Quédate un poco más, venga, podemos mirar juntas cómo surcan el asfalto los autobuses azules, es entretenido. Y tranquilito.

 

37 comentarios en “La diosa tranquilita

  1. Las experiencias rurales, las casas rurales, el paisaje rural. Lo rural está en auge. Lo rural turístico y eso es una plaga. Tú eres urbana. Yo me parezco más al Toni. La Esme, sin pretenderlo, da la clave de mi preferencia, que no es el aburrimiento sino la tranquilidad. Por eso he pasado también este puente en el pueblo.

    1. Es verdad, lo rural y lo ecológico están de moda. O lo bio, todo tiene que llevar el bio delante.
      No te creas, que yo también me parezco un poco bastante al Toni. Y puedo estar tranquilita sin aburrirme.

  2. Qué capacidad narrativa tienes, Eva: me alucina, palabra. Le estoy cogiendo tanto cariño a tus personajes que ya son como de la familia. Vamos, que me encantaría llevarle unas pastitas a la Esme para que nos aburriésemos al unísono… porque lo que es a mí, el aburrimiento me priva en todas sus versiones. Un abrazo.

    1. Pues nada, ya eres de la familia. La Esme te invita a aburrirte con ella.
      Y te devuelvo el cumplido porque tus ” Maris” me entusiasmaron. Te prometo que acordándome de lo del ” cambio de cerebro” del final me he reído sola por la calle.
      Otro abrazo.

  3. La Esme es un personaje que te engalana, vaya autora!. La siento como a una amiga agotadoramente necesaria. Gracias, Paloma… Has hecho “mi tarde de domingo”.Un abrazo!

    1. Has estado de lo más acertada definiendo a la Esme, así también la veo yo como “esa amiga agotadoramente necesaria”. Claro que es parte de mí, que me agoto a mí misma bastantes veces 😉
      Un beso, Marta.

  4. Aburrimiento… Creo que esa palabra nunca ha estado en mi diccionario… 😀 😀 😀 Como alguien ha comentado mas arriba, el aburrimiento crea perlas… ¡Sí!, ¡aunque no seas ostra! 😀 😀 😀

  5. No sabes cómo me gustaría tener un momento para aburrirme, o desconectarme… bueno, la Esme me encanta y sí, tranquilita aquí que ya ni en el pueblo se puede huir del mundanal ruido!!
    Besosss, Paloma.
    Me encanta ´como escribes

    1. Bueno, tienes razón, Maite. Lo contrario también es malo, la falta de tiempo para poderse aburrir.
      Te entiendo.
      Como siempre lo mejor es el término medio.
      Me alegra mucho que te guste mi escritura.
      Besos!!

  6. En primera o segunda generación todos tenemos aldea, hubo un tiempo en que se desertó del campo y ahora se vuelve a él con todos los ingredientes del parque temático, las azadas y las hoces son de diseño, al igual que la ropa, jugamos a granjeros último modelo. Estoy de acuerdo con el Toni, es un chico inteligente, que se monten un huerto en el lavabo del cuarto de baño.

    Un beso.

    1. Muy bueno lo del parque temático campestre. Es tal cual.
      Y lo del huerto en el lavabo…no te aseguro que no exista ya. Y si no existe estará a punto de inventarlo algún listillo.

      Otro beso, Ilduara

  7. Es una pena que los pueblos se estén convirtiendo en platós de rodaje de fin de semana, donde solo vemos turistas que lo inundan todo y luego por la noche les molesta ese tañir de las campanas….Te recomiendo un libro que está pegando fuerte:la España vacía de Sergio del Molino…
    Saludos

  8. Bien, claro bien. No ha sido dramático, no murió nadie, no me robaron… No pasó nada, absolutamente nada. Nada de qué preocuparse, ni en la que pensar. Vacío total jajaja solo netfix encendido jajahahs.
    Besos ( yo anduve por Leo) 😊😊

  9. Lo peor que le puede pasar a un ser humano de nuestros días es que se aburra y, todavía peor, que se lo noten. Nadie lo confiesa ni bajo tortura ” Nos obliga la sociedad aparentar, aparentar y apaerentar…Lo has pillado muy bien. Besos Paloma. Un texto sobresaliente.

  10. Creo que El Toni ha descubierto de golpe que todos andamos, más o menos en busca de una identidad, de un fondo de almario que justifique una manera característica de entender la vida y que, de repente, estaba todo invadido. Esme me da que cuando dice que se aburre es que ejerce de filósofa y no se reconoce una observadora de la vida cuando se asoma a la ventana. La vamos a poner una canción mientras espera el retorno de su afrodita particular. Es una de mis favoritas para cocinar esos macarrones que otros dicen pasta. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .