Pablo Abest

El otoño se estaba yendo, ya apenas quedaban hojas en los árboles, y los días estaban vestidos de una luz blanca y helada. Se estaba yendo y no nos había pasado nada relacionado con esa estación, los charcos, la luna, la aventura y el misterio. Tendríamos que esperar al invierno que ya estaba a punto de llegar.

Íbamos a clase todas las mañanas por el mismo camino, primero pasábamos por delante de una casa con cuatro lagartos de piedra sujetando sus esquinas, nos encantaba esa casa y siempre nos parábamos a levantar la cabeza y mirar. Un poco más adelante estaba la frutería llamada, con gran lógica comercial,   “Comed mucha fruta”.  Maitena decía que  parecía un consejo bíblico del estilo de “pedid y se os dará”.  Comprábamos dos manzanas rojas, más por lo bonitas y brillantes que eran que porque nos las quisiéramos comer. Un frutero con cara de malas pulgas nos las entregaba dentro de una bolsa de papel y seguíamos caminando cuesta abajo hasta la plaza donde estaba nuestro colegio. Antes de llegar teníamos que pasar por el escaparate de  la tienda de ropa “Corte Elegante”.

Era una tienda muy fea y nos gustaba mirar lo que exhibían  para vestir imaginariamente a nuestros profesores y  a los compañeros que nos caían mal.  En casi todas las ropas expuestas, a cual peor,  había prendida una etiqueta en la que estaba escrito con mayúsculas y entre exclamaciones, ¡MÁS COLORES!, ¡MÁS TALLAS!, como si fueran unos sádicos de las ropas feas y no tuvieran bastante con un modelo de cada.

En la puerta del colegio nos esperaba Sandra,  tan delgadita y nerviosa, siempre tenía frío y se estaba frotando las manos aun con los guantes puestos. Sus guantes eran de lana azul, llenos de bolillas. En clase se entretenía arrancándolas una a una y después formaba una bola grande con todas ellas que tiraba a la papelera al salir. Mientras sus manos se ocupaban en ese trabajo, su mente volaba como una polilla alrededor de Jesús, del cual seguía enamoradísima.  O flasheada, según Maitena.

Pero ahora, a diferencia de al principio cuando todavía albergaba la esperanza de ser correspondida,  ya sabía que eso no pasaría nunca porque él se lo había dicho. Se  quería quitar de encima ese amor que le daba sufrimiento pero no podía. Los amores no eran como las bolitas de la lana que con tanta paciencia iba arrancando de los guantes o como  un parásito  al que se puede exterminar .

No, el amor una vez que entraba y tomaba posesión, no obedecía a ningún empeño, no se iba hasta que se disolvía de forma natural porque le había llegado el tiempo de la disolución. La  fuerza de voluntad tenía poco que hacer en esos casos.  Nos daba un poco de pena la tristeza enamorada de  Sandra pero también nos aburría porque una persona flasehada y desesperanzada no era una compañía divertida.

A primera hora tocaba latín y el profesor, que también era nuestro tutor, un hombre muy bajito con zapatos que no llegaban a ser de tacón pero casi,  pasaba lista. Cuando oíamos nuestro nombre teníamos que contestar con la palabra latina, “adsum”, que quería decir presente. Si el nombre pronunciado no estaba en clase era el propio profesor el que después de esperar unos instantes contestaba “abest”, ausente, y a continuación anotaba algo en la lista con gesto contrariado.  Había un nombre que le contrariaba mucho porque siempre estaba abest. Nos tenía muy intrigadas, estábamos deseando conocer a Pablo Dorado Abest.

Y un día lo conocimos.  Uno de nuestros compañeros dio un codazo a otro y dijo, “mira, tío, ha venido Dorado”. En ese instante sonó el timbre que anunciaba que las puertas iban a abrirse y todos fuimos entrando a empujones, también el abest para dejar de serlo. Cuando  el de latín pasó lista,  Pablo Dorado levantó la mano, no sabía decir Adsum.

Pero sí sabía lo que quería, lo tenía muy claro. Su sueño era ser barrendero. O jardinero, una de dos, los dos oficios le atraían. O mejor todavía, quería ser jardinero barredor.  Maitena lo miró extasiada y yo también, tanto que temí que nos estuviéramos  flasheando  a la par.  Y Sandra también lo temió, dejó de arrancar bolitas a los guantes y miró con desconfianza a Pablo y a nosotras con preocupación.

Una de esas mañanas, en nuestro recorrido habitual, mientras nos parábamos a observar los lagartos de piedra, a leer el consejo bíblico comercial de “comed mucha fruta”, a obedecerlo comprando dos manzanas y a  vestir imaginariamente a nuestros conocidos odiados con la ropa fea, Maitena dijo,  “¿verdad que no es nada anodino? y no hizo falta que me dijera a quién se refería porque estaba claro que era a Dorado Abest.

No creas que le va a ser fácil conseguir lo que quiere, no le van a dejar, añadió luego.  Dicho así me pareció una tontería, ¿cómo no iba a conseguir ser barrendero o jardinero barredor si eso era mucho más fácil que ser cirujano, por ejemplo?  Pero  tenía un poco de  razón porque los sueños  modestos cuando uno no está destinado a ellos son más difíciles de alcanzar que los elevados.  Aunque, ¿quién decide qué es un sueño elevado y qué no, dónde está el medidor de sueños?

Había un chaleco de rombos de colores en el escaparate y decidimos que era perfecto para el de latín. Nos dio tanta risa imaginar su cuerpo retaco vestido con  ese chaleco y pronunciando sin cesar sus adsum y abest, cual si fuera un muñeco latino diabólico, que nos olvidamos de los sueños imposibles de Dorado, de los sueños imposibles en general y  con el ataque de risa las manzanas se cayeron de la bolsa  de papel y rodaron rojas y brillantes  cuesta abajo, por el asfalto.

 

Anuncios

36 comentarios en “Pablo Abest

  1. Hay que dejar a cada cual con sus aspiraciones. Recuerdo a una adolescente que ansiaba ser “pastelera de envolver”, logró desenvolver el noble oficio en la mejor pastelería del pueblo, satisfechos estaban sus jefes y clientes con el ejercicio del oficio de la joven. Me gusta la gente que es feliz en su trabajo.

    Un beso.

    1. Yo quise ser algo parecido de pequeña: tendera de envolver.
      Supongo que cambié de opinión.
      Estoy de acuerdo en que hay que dejar que cada cual haga su camino, aunque no nos guste.
      Besos, Ilduara

  2. ¿ Dónde estará el medidor de sueños?
    Vaya!! Me has hecho recordar a mi profesor de latín: Cañigral. Recuerdo que me pasaba el fin de semana traduciendo a Cicerone y a Julio César, pensando que tendría para tosa la semana. Llegaba él, el lunes a primera hora, y en media hora había corregido todo… uff!!
    Como siempre, un precioso relato. Corte Elegante, ja ja ja es buenísimo.
    Buenas noches y que sueñes sin medida.
    Besos, Paloma

  3. Pessoa escribió algo parecido, o igual, respecto a los sueños de grandeza. Dijo, más o menos, que para él, el sueño de seducir a una costurera de la que podría estar enamorado era más imposible que el de coronarse emperador. Más o menos. Un abrazo, Paloma.

  4. ¡Pero qué bien escribe, jodía! (me ha salido del alma). Da gusto leerte: como dice Antonio, las palabras fluyen dulcemente y te envuelven en una nube de melancolía pensando que sí, que los sueños más pequeñitos a veces son los más difíciles de alcanzar… ¡qué cosas!

  5. Que fácil era embobarse así, con el primero que pasaba. Solo por sus andares o si mirar ya sabías que era el hombre de tu vida. 😊😊😊
    La cosa se va complicando cuando cumplimos años. El amor llama mucho más despacio 😂😂
    Besos Paloma

  6. Es un lujo leerte, Paloma. La vida fluye por tus letras y deja de ser una historia para convertirse en personajes que viven de verdad sus historias, sus vidas.
    Me queda la duda de si El «flasheo» perjudicó esa amistad de paseo lento hacia la escuela, lagartos, biblias populares y castigos estéticos 😉

    1. :)) ya me está dando vergüenza que me lo digáis tanto, aunque, claro, se agradece mucho y anima un montón.
      Si consigo seguir contando y no me interrumpo, ya sabrás qué pasó con el flasheo o si se transformó en otra cosa.
      “Castigos estéticos”, jajaja,¡ muy bueno!
      Un beso, Nona

  7. Hello. Una vez más te colmaría de elogios más que merecidos. No sé si soy yo el pesado, el repetitivo, el hipersensible o el exagerado. Será que me quedo tantas veces flasheado con tus relatos. Me pareces increíble escribiendo, maravillosa, tienes un talento tan especial…Coincido con los que comentan que la vida fluye a través de tus relatos. Es que no solamente consigues retratar toda la escena, las situaciones, los personajes a la perfección e incluso sus pensamientos y sensaciones, sino que además escribes con esa naturalidad que hace que nos deslicemos dentro de tus historias, que las vivamos y visualicemos perfectamente.
    Hay mucho, muchísimo en esta historia que nos has contado.
    Me ha hecho mucha gracia el nombre de la tienda, jajaja, “Comed mucha fruta”. Y es verdad, hay manzanas tan bonitas y tan rojas que da pena hincarles el diente.
    También muy graciosa la tienda de ropa fea. Para los feos de espíritu, Deberían existir muchas o inventarse una franquicia. El nombre me ha recordado aquella vez que te mencioné los grandes almacenes “El Rasgón Senegalés” de Mortadelo y Filemón.
    El medidor de sueños…no existe, afortunadamente, ya solo nos faltaria aplicarles baremos o raseros. Yo era muy bueno en latín, sacaba sobresalientes, pero jamás oí lo de adsum y abest, también es muy bueno todo lo referente a Pablo, el gran ausente cargado de una enorme incógnita.
    Y flasheando a las niñas, qué crack, igual que la otra pobre flasheada con Jesús.
    Jajaja. Genial.

    1. Hello, What.
      De pesado, nada. Con los análisis de texto tan estupendos que me haces y la atención con la que lees…gracias!
      El nombre de la frutería es real y el de la tienda fea, casi. En realidad Corte Elegante era una peluquería.
      Mi admiración para tus sobresalientes en latín, yo no logré pillarle el punto.
      Bueno, que me alegro mucho de que te haya gustado el relato.
      Besos

  8. Ay, solo te digo ¡ay!, de suspiro …
    Y no me extraña que se quedaran flasheadas con el jardinero barredor, qué riquín … 🙂
    Y me hiciste recordar a mi profesora de latín, también nos nombraba una a una, y arrancar las bolitas, que también lo hacía y lo hago muchas veces …
    Delicioso, me ha encantado, como ensimismada al leerte …

    Muchos besos, muchos … 🙂

  9. Gracias Paloma. de los lagartos esquinados a las manzanas rodadoras, cada uno de los complementos de la historia es una pieza fundamental en la máquina de viajar el tiempo. Un abrazo.
    Odié el rosa rosae con todo mi sufrimiento y amé en silencio porque de cualquier otra forma estaba perseguido como un delito.

    1. Yo también odiaba el latín y se me daba fatal.
      Lástima tener que amar en silencio, qué tiempos más siniestros.
      Perdona si me dejo algún comentario sin contestar, es que a veces se me escapan.
      Un abrazo

      1. No te preocupes, en este repaso a tus pensamientos será incluso difícil recordar lo escrito hace tanto tiempo. Un abrazo.
        Te leo porque resulta muy divertido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.