Día: 21 diciembre, 2017

Ropa tendida

A los buenos días y feliz Navidad. Anda que… me he vuelto políticamente correcta y todo. Pues no, es postureo, es que me obligan (ya permite la Rae postureo, qué bien, antes no me atrevía). Yo diría otras cosas más interesantes y menos manidas pero la que mueve mis hilos lo ha decidido así y aquí me tenéis, cual títere. Qué pena. Y encima para hablar de un libro que ha escrito otra, no yo. Con la de novelas propias que tengo, porque yo me las escribo en una tarde casi sin darme cuenta, me escriben ellas a mí, podría decirse y que tenga que estar aquí, hablando de libro ajeno y desando felices fiestas…me van a tener que pagar luego un psiquiatra para que me desaloje el estrés postraumático.

Seré rápida que ya sé que estáis muy ocupados preparando el menú para poneros lo más torreznos posibles. No sé que tendrá que ver la celebración del nacimiento de Jesús o  la del solsticio de invierno, para los no creyentes, con comer hasta reventar, pero esa es otra cuestión. A lo que iba. Resulta que una amiga de la odiosa, sí, alguna amiga tiene,  ha publicado un libro que se llama “Ropa tendida”, ahora ya veis la conexión con el título de la entrada, si aquí todo tiene un motivo.  Y el título del libro también lo tiene, se debe a que su autora es muy aficionada a fotografiar coladas, ella sabrá por qué.  Dentro del libro hay  ocho relatos muy bien escritos, qué rabia me da reconocerlo, pero  es verdad, no posverdad ( permitida también, qué alivio) y cada uno, cada relato, va precedido de una foto de una colada que tiene  relación con lo que se narra.

Estaréis pensando, ¿otro de tus timos, Esme? No, yo no gano nada esta vez, lo cual me tiene indignada porque no me gusta hacer nada sin otear beneficios. Pero vosotros sí podéis ganar si os dais prisa en adquirirlo. Mira, me ha quedado igualito que al que vende bragas en el mercadillo cuando grita, “corra, señora, que se me acaban”.

Pues lo mismo os digo, sed rápidos porque ¿qué mejor regalo para ese cuñado que nunca lee que el libro de relatos de una desconocida? La cara que se le va a quedar cuando abra el envoltorio y vea “Ropa tendida” (Ocho coladas) Patricia Lodín Velázquez, que  así se llama la autora.  Esa expresión de cabreo contenido pero manifiesto no tiene precio, os lo digo de verdad. Y así por extensión a cualquier otro miembro de vuestro adorable clan familiar.

El susodicho libro lo podéis ver y también comprar aquí, en piezas azules editorial. Clicad, clicad en piezas,  que también nos deja la Rae clicar.

Ya no puedo más,de verdad, lo que está una obligada a hacer, ahora además vendedora de enciclopedias. Se acabó la publicidad.  Voy  a mandar yo también por las editoriales mis novelas totales y vanguardistas a ver si me las publican y entonces sí que voy a hacer otra entrada, bastante más larga y más currada,  hablando única y exclusivamente de mí. Y nada de Feliz Navidad ni leches, a palo seco.

Que no os pase nada. Nada malo, se entiende. Muy bueno tampoco. Me daría rabia.  Adiós.