Día: 5 enero, 2018

Cada mochuelo a su hoyuelo

Hemos ido a tomar un café la Elo, la Menchu y yo. A la cafetería del mercado donde vamos siempre. Dice la Elo que para vernos sin carro a nosotras hay que hacer oposiciones y que qué poco estilo tenemos. Como si nos importara mucho el estilo a estas alturas, si ya estsmos echadas a perder. A mí no, desde luego, con que no me duela nada ya me apaño mejor que bien. A ella se ve que sí porque todo el tiempo te está preguntando, ¿esta falda es de estilo, esta mesa es de estilo? Yo, si no es de estilo, no lo quiero.

La Menchu se ha pedido roscón, que a ella el café a palo seco le da dolor de estómago. Sí, ya, ja. Con la boca llena ha dicho que como no se acabe ya la Navidad, se acaba ella, que no puede más de tanto festejo y que a puntito está de colapsar.

Pero mujer, céntrate en lo importante, que ha nacido el niño Jesús, que os juntáis la familia, que  te han venido los hijos, le dice la Elo revolviendo su café con mucha finura para que se sea de estilo el revolvimiento.

Ya ha nacido muchos años seguidos, muchos años lo he visto nacer a Jesús  en el pesebre de siempre y no me emociono lo mismo y de mis hijos estoy hasta aquí, ha dicho tocándose la parte alta del peinado. No se le ha hundido ni nada, la de laca que se echa, no se le mueve un pelo ni aunque lleguen las borrascas esas que ahora les ponen nombre de personas, no se para qué. Para asustar, me barrunto,  no es lo mismo decir “ya está aquí la borrasca que ya está aquí el Bruno”.

Pues a mí sí me gusta que nazca Jesús cada año y que no se canse de nacer, me gusta mucho,  y que vengan todos a casa y nos juntemos, mis hijos me han salido buenísimos.

Igual que si los hubiera estado amasando como si fueran bollos, no te digo.

Y mis nietas tocan la flauta, míralas.

Lo que le gusta presumir a la Elo y enorgullecerse y ser la que más.

Ha sacado el móvil tan deprisa como el que saca un arma, qué peligro tiene ese teléfono, y nos ha puesto un vídeo venga de largo del festival navideño de las niñas…la Menchu me ha dado una patada por debajo de la mesa y yo a ella le he dado dos, por corresponder.

Si es que vienen con los perros, ha seguido desfogándose la Menchu, todo no se la entendía porque hablaba a la vez que el vídeo de las nietas con las flautas, la pequeña estaba graciosa pero la chiquilla mayor es fea con ganas y el soplido no le favorece, se me parecía a un pez globo.

Es que los perros no están bien, son perros con problemas. El del mayor, no os lo perdáis de vista, tiene lo mismo que el marido de la Pilar, el Alzheimer, y dice mi hijo que le tenemos que tener paciencia y no sacarle de sus rutinas para que no se descentre más de lo que está, tócate las narices con el animal. Yo también quiero volver a mis rutinas pero no me dejan.
Y el de mi hija, ojito ahí,  lo rescató de no sé dónde pero resulta que como antes vivía en el campo y corría libre y ahora lo han metido en un piso, el perro se ha deprimido. Que lo lleva al psicólogo de perros, guapas. Al psicólogo voy a tener que ir yo como no se vayan todos pronto,  pero como no tengo dinero me  voy a comer otro trozo de roscón y que sea lo que Dios quiera.

En este otro bailan, dice la Elo cascándonos el segundo video de las niñas, mirad que hermosas están, las faldas se las he hecho yo, ¿a que son de estilo?

Otra patada de la Menchu por debajo de la mesa y otras dos mías de vuelta, por cortesía, no se crea que la ignoro.

Las niñas bailan muy rebién, le he dicho a la Elo, pero apaga ya eso que te consume mucha batería. Solo así deja el teléfono, por el miedo de quedarse sin él, tiene vicio la que más de todas.

Mañana se acaba todo, seguía la Menchu como para darse ánimos, y que le tenga que poner un regalo de Reyes a los perros…les he comprado unos huesos de goma para que los muerdan, a ver, son perros, si les pones un libro no se lo van a leer.

Pues los perros de mis hijos… ha empezado a decir la Eloísa. Para mí que nos iba a decir que leen pero no ha podido porque la Menchu ha dado una palmada en la mesa y ha dicho, menos mal que  mañana se acaba todo y cada mochuelo…., otra palmada ha dado ahí, …a  su hoyuelo.