Día: 18 enero, 2018

Sibila del 46

La portera del 46 parece saber algo que los demás no sabemos.

Asomada a la puerta nos mira pasar cada tarde como si esa función no fuera con ella, como si todos los apresurados de la calle le inspirásemos risa por lo absurdo de nuestros afanes, pero también una maternal compasión.

Criaturitas…

La portera del 46 es una sibila de jersey rojo que come pipas con lentitud y con igual parsimonia va tirando las cáscaras en un cucurucho de papel. Al acabar, se lo guarda en el bolsillo del delantal y suspira tomando impulso.

En breves momentos va a oficiar la solemne puesta de sol y a dar por clausurado el día. Desde la antena, vigila la corrección del proceso la urraca maestra de ceremonias.

Con las farolas ya encendidas, desciende a su cubículo misterioso, abre su libro de los conocimientos ocultos, lee. Una luz amarilla envuelve su secreto. Si acaso bosteza es porque conoce demasiado bien el final y la falta de intriga le da un poco de sueño.

Anuncios