Un poco de loto, por favor

Hola, soy Esme, ¿alguien se acuerda todavía de mí? No hace falta que seáis sinceros. Aquí sigo, dentro del armario en compañía de mis congéneres esperando nuestra pronta resurrección o nuestra muerte definitiva.  Pero mucho me temo que de vivir, nada,  otra saga que nos está echando encima, y de morir dignamente, tampoco. Y entre medias,  fotos moñas para ambientar. Es que acabo de ver la flor de loto.  Desde luego, esto va de mal en peor. Y a palo seco, además.

Por suerte yo me sé una historia la mar de bonita relacionada con la flor de loto, es de  La Odisea, (de ahí lo de la mar), y os la voy a contar. No huyáis al blog de enfrente que empieza ya. Ya: Ulises y sus muchachos acababan de avistar Ítaca, su patria añorada, cuando en uno de esos giros del destino y de la navegación,  dejaron de verla. Eso da rabia, ¿verdad?, estás a punto de alcanzar tu meta, tu objetivo o tu sueño, lo estás ya tocando con la punta de los dedos pero no, todavía no, te jorobas.  Eso fue lo que les pasó a ellos, así que,  como no les quedaba más remedio, siguieron navegando a tontas y a locas por mares desconocidos hasta que vieron una línea de costa. Ulises, que por algo era el jefe, mandó a unos cuantos de sus hombres para que inspeccionaran el territorio.

Allá que fueron los muchachos. Resultó que habían ido a parar a la tierra de los Lotófagos, se llamaban así porque el plato típico de su terruño, con denominación de origen y todo,  era la flor de loto. La preparaban de muy distintas maneras pero otra  cosa no comían, como dieta no se puede decir que fuera muy variada y equilibrada pero a ellos les sentaba bien. Tan bien les sentaba  que eran unas personas simpáticas, amables y muy dadas a  invitar a su mesa a los extraños.  Les dieron a los marineros de Ulises una buena ración de flor de loto y después les entró tal sopor que se  fueron  todos a echar la siesta, cada uno por donde pilló.

Al despertar, a los marineros no les importaba Ítaca ni lo más mínimo, es que ni acordarse. Y quién dice Ítaca, dice lo que esta contenía: mujeres, hijos, amigos, padres, lugares queridos, recuerdos de su niñez.  El pasado estaba borrado, un problema menos. Tampoco les interesaba ya el futuro, nada de agobiarse pensando, ¿conseguiré esto, llegaré a tal sitio, me irá bien, me irá mal, lograré por fin…? Nada. Ellos, al momento presente, igual que si estuvieran practicando el mindfulness,  a comer la flor de loto y a disfrutar de ese estado de felicidad total en la que se hallaban. Habían perdido la consciencia y con ella todos sus barullos y sufrimientos mentales.

A mí me parece que lo que tenían,  claramente, y aunque no lo diga así Homero, era un colocón de aúpa. A Ulises aquello no le gustó un pelo, era un poco aguafiestas y muy de ideas fijas, muy poco flexible, si hacía un plan lo tenía que cumplir sin desviarse.  Se los llevó de allí a rastras y los ató al barco. Mientras los tenía amarrados,  les fue recordando cuál era su misión, volver a Ítaca, su patria querida y de sus amores. Qué hombre más pelma. Consiguió con tanta arenga patriotera que se les pasara el efecto de la flor de loto. Otra vez a hacer planes y a intentar cumplirlos, de nuevo a recordar, a añorar, a sentir nostalgia, a preocuparse por el porvenir, el mal rollo nuestro de cada día.

Ya podía caer yo en la isla de los lotófagos y no en el armario de mis desdichas. Un poquito de flor de loto para los personajes perdidos y olvidados, por piedad. Voy a morder un poco de esta, a ver si resulta. No noto nada, si es que lo virtual…cada día me gusta menos.

Adiós.

Anuncios

42 comentarios en “Un poco de loto, por favor

  1. Pinta de colocón sí que tiene, la verdad. Yo siempre te recuerdo, Esme; sabes que soy #muyfan

    Flor de loto no pero tengo unos caramelitos de violeta que están de vicio. Si quieres te llevo unos poquitos. Besotes!!!

  2. Ay, Esme!! Qué bueno es recorrrer la historia con tus relatos!!
    Paloma: creo que superas los desafíos homéricos con honores! Muchas gracias! Lo he disfrutado!

    1. No hay nada que me pueda gustar más que una buena rebelión. Y cualquier día borro las flores repollo y me pongo yo. Qué susto se iba a llevar la jefa!!
      🙂 Besos

  3. Yooooo. Yoooo. Yo. Yo. Yoooo

    Ay yo sí… Yo sí me acuerdo de la Esme.Jooooo. Y además ahora con mitología clásica…

    (Mensaje para Eva-Paloma) Ni se te ocurra cargàrtela. Mala malísima jiji

    Hay otros animales que les da por comer solo una planta… Una pista: son peludos, muy bonitos. Y dan unos abrazos que no veas… otra pista: si te rascan la espalda flipas… otra pista: comen eucalipto… Estos también viajarán a Itaca? Australia será Itaca? Y otra pregunta más importante y menos tonta….

    Has leido Itaca de Cavafis?

    Un besote

    1. Menos mal, el disgusto que me habría llevado. Esta no puede conmigo ni queriendo. Yo con ella sí.
      -¿El koala?
      -Y no he leído Ítaca de Kavafis, qué mal acabo de quedar. Pero lo haré. A lo mejor este verano.
      Besos!!!

      1. Nooo. Es el muñeco de mimosín qur no se ha cortado la uñas… jiji

        Sí. Has acertado. No esperes para leer Itaca es un poema y además no muy largo. Me encanta. Luego engancha Kavafis (tb lo he leido con Cavafis).
        1 beso pa ti y otro pa Esme

  4. Esme, me caes genial!!!
    Me ha encantado tu relato, por fa, sal del armario y cuenta más historias. Es muy divertido leerte.
    Muchos besos, también para Paloma, que no se ponga celosilla.
    Besazos

    1. Bueno, bueno, qué subidón!! Mejor que comer flor de loto.
      Ya lo creo que voy a contar más.
      Gracias, Maite. Tú si que me caes bien a mí.
      Besos
      ( A ella otro día que ya acapara bastante)

  5. Me gustan las verduritas pero de ahí a comer flor de loto, no sé. Ahora que si hay que colocarse, me coloco y ya puestos hasta entraría en ese armario con Esme. Tranquila, ladro pero no muerdo, aunque eso sí, ya puedes hacerme hueco que soy más bien grandote. Un abrazo.

    1. Yo creo que tiene que estar buena la flor de loto, no descarto que alguno de esos chefs modernos ya la prepare.
      La Esme está deseando ver caras nuevas por el armario, te hace hueco pero te aviso que vas a estar incómodo, son muchos allí dentro.
      Abrazo, Carlos
      Gracias por comentar

  6. No hay duda, Ulises se portó cruelmente con sus compañeros. Y es que, en cuanto ves feliz a alguien, te sientes desgraciado. Me parece tan real y corriente esa actitud…¡hala! un jarro de agua fría por la cabeza y al barco.

  7. Desde luego que les fastidió y mucho.
    Tendría que haber comido también él de la flor, pero entonces, ¡adiós, Odisea!
    Me ha hecho mucha gracia tu “jarro de agua fría y al barco”, así nos pasa tantas veces…

  8. Jajaja, muy bien, Esme, rebélate …
    Jaja, me hace gracia todo, pero, mira, entiendo el colocón, ahhh, qué bien todo, pero qué quieres que te diga, a mí Ulises me cae bien, jaja …
    Esme, tú ¡rebélate!!!

    Un beso, jaja, me ha gustado mucho …

    1. Rebelarme me rebelo pero de poco me sirve. Sigo encerrada grrrrrr. Pero de vez en cuando saldré a contar algún cuento.
      Ulises es majo, sí. Aunque prefiero a Penélope.
      Besos, Rosa :))

  9. “Habían perdido la consciencia y con ella todos sus barullos y sufrimientos mentales.”, ¿me quedé pensando si la perdida de los barullos era por haber perdido la consciencia o por haber llegado a ella?. Un abrazo grande, linda historia

    1. Qué lista eres, siempre profundizas.
      Supongo que te refieres a ver todo tal cual es y aceptarlo así. Eso es estar iluminado, reservado a unos pocos.
      Otro abrazo, Themis

      1. Hola Eva, no se si soy lista, hay palabras que me dejan pensando, me parece que la palabra conciencia la empleamos con criterio limitado, pues no sé si la flor de loto justamente no hace lo contrario, te la amplia. En cuanto a la iluminación no creo que esté reservado a unos pocos, si, que son unos pocos lo que la buscan, pues la mayor parte nos empeñamos en seguir por otro camino.
        Me gusta mucho como cuentas las historias, bueno en este caso Esme. Un abrazo grande y pásate un día muy rico

      2. Era una manera de decirte que se nota que piensas. Y cuando escribí ese “unos pocos” al momento pensé que no tenía por qué ser así. Ya lo has explicado tú muy bien.
        Lo mismo para ti, Themis.

  10. Jjajajajajjaja Esme te voy a traer una canción virtual,a ver si te relajas mujer…que ya te sacará la dueña de este blog,no me seas “ansias”…
    😛

    Besos florales!

    1. No me puedo relajar porque me sepulta y no me deja hablar, compréndelo.

      Te perdono que me hayas llamado “ansias” porque me has traído una canción muy bonita que si no…jajajajjaja.

      Besos

  11. jajajaja Aguafiestas o no, Ulises fue la voz de la razón en ese momento. Así como no vale la pena torturarse con el pasado ni con el futuro, tampoco es sano bañarse con ilusiones. Sí, es cierto, un poco de velos sobre los ojos de vez en cuando para hacer una pausa en el camino y respirar está bien, pero si hay un propósito y un deseo sincero vale mucho abocarse a ello. Por algo era “el elegido”, así son los elegidos de la mayoría de las historias, o muy entusiastas o aguafiestas, pero al final, los más apasionados y conscientes de la voz del corazón.

    Me gustó su forma de contar esta historia, darle un giro a los clásicos en estas épocas es genial, me parece interesante y hasta necesario.

    1. Es muy acertado tu comentario, Kadannek, Ulises tenía un propósito y se lanzó a por él sin desfallecer y no sería porque no encontró obstáculos en el camino. Tardó lo suyo pero lo logró. Pero yo sí creo que ilusionarse es necesario aunque nos llamen ilusos y también perder un poco el norte de vez en cuando.
      Me gusta ver las historias desde otros puntos de vista, que no tiene por qué coincidir con el oficial o con el de los protagonistas, darles un poco la vuelta y transformarlas. Es para reírme un rato y sacar mis propias conclusiones. Muchas veces son tonterías, pero me divierto 😉
      Besos

  12. Legalización del consumo de flor de loto ya, la mejor para los colocones espirituales, hasta me ha salido una posible cuña publicitaria, jajaja. Me ha encantado esta reescritura de la Odisea, Homero versión Esme. Saludos.

    1. “Quien tiene boca se equivoca ” Y enseguida , tras huir de los lotófagos, tan precavido Ulises fue culpable por el desastre con Polifemo. Menos mal que el mismo les rescató.
      “Legalización del consumo de flor de loto ya” me apunto a esa plataforma de felicidad ( colocón espiritual) que ha montado Raúl . Que siga Esme investigando a Odisea si quiere sobrevivir . La clásica no se muere. Un abrazo.

      1. Si es que no paraban de pasarle cosas a Ulises, ¡ qué viajecito el suyo !
        La de Polifemo me gusta mucho también.
        Quedas apuntada a la plataforma pro flor de loto.
        Y tienes razón sobre las intenciones de la Esme, se ha buscado su modo de sobrevivir, no sabe nada!
        Otro abrazo, Tatiana.

  13. Tienes razón Esme. que si al Ulises hubiesen metido unas cuantas flores por ahí, se hubiese dejado de aventuras, Polifemo tendría vista aguda y Poseidón no apiolaría a toda la tripulación, pero ya ves, el jefe tenía el sueño de pasar a la posteridad cayera quien cayera. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.