Día: 3 septiembre, 2018

La que has liado, Zhao Deli

Empieza septiembre o, para seguir la palabra de moda, “arranca”, y yo (Esme) sin llegar a Ítaca. Esto tiene que ser cosa de Zeus que me enreda, me esconde el Ulises y me pone por delante otros libros y otras distracciones. Sobre todo me pone por delante el teléfono móvil. Qué malo es Zeus, se parece a google y a facebook,  sabe que me engancho. Y es así, enganchada,  saltando de bobada en bobada, cual si fueran lianas en la selva de internet, como he descubierto el nuevo desastre que se nos aproxima por culpa de un tal Zhao Deli. Despedíos del cielo tal y como lo conocéis, ese lienzo casi vacío, o lleno solo de cosas bonitas como nubes o pájaros, donde descansaba vuestra mirada, porque esto en breve se acaba.

Por si no lo habéis leído, este señor ha fabricado un dron con forma de moto voladora y a lomos de la misma ha sobrevolado tan tranquilo Dongguan, ciudad al sur de China. El aparato ya estará listo el próximo año para su producción y comercialización. Zhao, que es muy majo, sueña, -qué peligro tienen los sueños de algunos-, con ver su invento en empresas de mensajería, como vehículo particular o como parte de las flotas militares y policiales. Mira qué bien. Está contento porque todas esas imágenes de calles atestadas de coches y motos se trasladarán al cielo. Qué lástima de cielo mío y vuestro.

Ya sé que esto es en China y que nosotros estamos lejos, pero cuando los cielos chinos veas atascar… pues eso.
Ya no quiero mirar más el móvil que me da muchos disgustos, me vuelvo con Ulises, si es que encuentro el libro. O ha sido Zeus que me lo ha escondido o ha sido Eva. No, Eva no ha sido, está leyendo el Tao Te Ching, su libro de cabecera para reafirmar su idea de que lo mejor en esta vida es no hacer nada y dejarse llevar. Pues entonces habrá sido el Toni, tampoco,  ahí lo tenéis, en su estante,   leyendo muy concentrado un libro de los tradicionales, de los de muchas hojas de papel. Me voy a acercar a ver con qué alimenta su mente siniestra: “eso es lo que somos todos, ácaros ciegos pululando en nuestra mota de polvo en un infinito desconocido, irracional, en el callejón horrible de este mundo”. Toma alegría  de la buena y eso que todavía no sabe lo de los cielos atascados de chinos en moto y de toda la humanidad a continuación.

Arranca septiembre y dentro de septiembre todo lo demás:  la vuelta al cole,  el curso político,  la campaña de recogida de la uva de mesa embolsada del Vinalopó… Con un poco de suerte arrancamos también nosotros los personajes de este blog, cuando arranque la  limpieza del  armario. Así podremos retomar nuestras vidas de ácaros ciegos pululando…huy, que se me contagia la lectura del Toni. Quita, quita, que yo también tengo sueños  pero mucho más bonitos e inofensivos que los de Zhao Deli.

Hasta otra, si es que no acabo en un punto limpio.

Anuncios