Mi prima Petronila

En un taller literario al que me he apuntado, no sé por qué me ha dado por ahí con lo atea que soy de este tipo de cosas, nos han mandado como primer trabajo escribir sobre alguien que conozcamos muy bien, alguien cercano a nosotros, con total verismo, igual igual que si le estuviéramos haciendo una foto sin filtros ni retoques ni modos belleza.
Dice el profesor, que se llama Luis Buñuel, (nada que ver con el cineasta famoso), que a explorar territorios nuevos iremos luego, si acaso, pero que, por el momento, es preferible que nos quedemos en nuestro campamento base. Habla un poco metafórico Luis Buñuel, como corresponde a su cargo.

En la foto que vi de él en internet parecía mucho más joven que en persona, pero ya se sabe que todo el mundo tiende a elegir una foto de cuando todavía no había nacido para que sea su nonato el que le represente. A poco que vivas, te estropeas.
Lo que sí lleva igual que en la foto es la vestimenta,  va de negro de arriba abajo con unas camisolas sueltas que le dan un aspecto de pintor bohemio. No me fío ni un pelo de que sea bohemio de verdad y viva, como quiere aparentar, en una buhardilla sin calefactar donde escribe de noche y con mitones, pero no quiero juzgar todavía, me voy a esperar un poco. Y lo mismo haré con el resto de mis compañeros de taller.

Me pregunto si ellos también se habrán apuntado siendo ateos de los talleres literarios o por lo menos agnósticos y pensando mientras se decidían ,“aprendería más si me quedara en casa leyendo, seguro que está lleno de gilipollas pero voy a probar, es gratis, si no me gusta, me voy”.

Que sea gratis es bueno, es muy bueno, de lo mejor, pero al mismo tiempo es un mal asunto. Nada de escritores de reconocido prestigio en el profesorado ni siquiera de prestigio sin el reconocido delante. Y espérate que el profesorado, en nuestro caso Luis Buñuel, sea escritor como dice que es, además de filólogo y traductor.

El último día, en la clase antes de Navidad, le dije a mi compañera de mesa, que se llama María Prado, “oye, ¿tú te crees que Luis es escritor?
-¿Y qué va a ser si no? A mí me encantan Rosa Montero y Juan José Millas, ¿y los tuyos preferidos?

Ahora no sabría decirte de entre tantos como existen, le contesté yo con esa gracia que tengo en los primeros encuentros.
María Prado (Prado no es apellido, es nombre) no me lo tuvo en cuenta, parece buenísima persona. Fuimos juntas andando hasta el metro después del taller y hablamos un poco. No me apetecía nada que me hiciera la pregunta de por qué me había inscrito en ese taller, pero basta que no quieras…
“Por hacer algo”, respondí. Le dije la pura verdad, no tanto por sinceridad como porque no se me ocurrió nada mejor que sustituyera a la pura verdad. Pareció desilusionada de mi simpleza , hasta yo misma me desilusioné un poco cuando me oí , pero dicho estaba y no tenía ya remedio.
Ella me contó que se había inscrito porque a pesar de llevar con esto de la creación literaria desde su vida embrionaria, el primer micro relato se le ocurrió en el útero materno, piensa que le falta algo, que no acaba de cuajar su propia voz.

-Ya, ya, lo normal, dije yo, sacando el abono transporte y ahí nos despedimos.

A mí, en realidad, me pasa al revés, que tengo la voz tan cuajada que siempre es la misma. Eso es un problema.
María Prado se fue en dirección Barrio del Pilar y yo en dirección Artilleros. Tengo ganas de llegar un día hasta el final de la línea, Arganda del Rey, y bajarme ahí a ver qué me encuentro. Una especie de aventura menor porque para aventuras mayores creo que no doy la talla.
El caso es que nunca lo he hecho por falta de tiempo, por pereza y por esa voz que siempre me fastidia los planes antes de que los haga. Esa voz que me dice, “pues qué va a haber ahí, en la última parada. Nada, lo que hay en todas partes y encima te vas a hacer pis y todos los bares van a estar sucios”. Así me habla y por su culpa me moriré sin pisar Arganda del Rey. A lo mejor se lo tengo que agradecer y todo.
¿De quién escribo, de quién puedo escribir?, empecé a darle vueltas en el mismo metro, ¿quién tengo yo en mi campamento base?, que diría mi profesorado, Luis Buñuel. Pero, hombre, si está clarísimo, ¡ mi prima Petronila!, qué bien, ya tenía la presa.
Primera duda que me surgió, ¿es ético escribir sobre alguien que conoces sin su permiso y sin camuflar? No me lo pareció, más bien se me asemejó tal conducta a un robo y, lo que es peor, a un robo en el que la víctima no sabe que está siendo atracada.
La llamé en cuanto salí a la calle para preguntarle si no le importaba que escribiera sobre ella y luego lo leyera en alto en el taller literario. Me dijo que encantada de la vida, pero que le cambiara el nombre no fuera a ser que algún conocido suyo, ya sería casualidad pero esas cosas pasan, asistiera al mismo taller, dado que es gratuito y ella tiene muchos conocidos amantes de lo gratuito y de las puestas de sol.
-¿Y qué nombre quieres que te ponga?

-Petronila, si te parece, me dijo muy farruquita

¡ Pues, toma Petronila!, nunca se me hubiera ocurrido a mí un nombre tan así, tan de novela chusca. Se van a morir de rabia mis compañeros y María Prado ya no va a poder pensar de mí que soy tonta del culo.

De entre todas las cosas que me gustan, y no hay tantas, soy muy limitada en gustos, una de ellas es dar rabia. Tampoco mucha, solo un poco.

Empieza así mi primer escrito para el taller:
Mi prima Petronila vive en la calle de Bremen.
“Como los músicos”, dice siempre ella cuando da su dirección. Y se ríe sola.

Ahora a ver si no me atasco.

Anuncios

40 comentarios en “Mi prima Petronila

  1. …esa voz que siempre me fastidia los planes antes de que los haga….ella tiene muchos conocidos amantes de lo gratuito y de las puestas de sol…..que todo el mundo tiende a elegir una foto de cuando todavía no había nacido
    ¡Madre mía , que bueno!! Un enorme placer de leerte, con tanto gusto me he reido. Un abrazo.

    1. :)) qué bien, Tatiana.
      Me alegro mucho de que me digas eso.
      ¿Y tú no conoces a mucha gente amante de lo gratuito y las puestas de sol? Los hay a montones, me incluyo, jajaja.
      Besos

  2. Vas a tener que creerte que eres una magnífica escritora, tus palabras se suceden con un estilo poco común. Te identifican, todos tus textos son diferentes y tienen a la vez tu sello, cuando los lees te das cuenta de que sólo pueden ser tuyos. No me extraña que tu prima quiera ser la protagonista de tus relatos, te da carta blanca y es que la cosa no es para menos.

    Un besazo.

    1. Eso es lo que no quiero, ser tan identificable, pero muchas gracias, Ilduara.
      Mi prima me deja porque le da lo mismo, supongo. No creo que me haya leído y casi que mejor.
      Un beso

  3. Una de las mejores voces que he leído! Y es un don y es un esfuerzo, a veces provoca dolor y otras veces, es un premio que no esperas…
    Gracias, Paloma!

    1. Parece que he puesto lo de la voz para que me digáis piropos y no, lo he puesto porque de verdad tengo ese “problema”. O así lo veo yo.
      Pero, Marta, me gustan mucho tus palabras, cómo no, son preciosas.
      Un beso enorme.

  4. Creo que tus textos poseen tanta frescura y tan perfecta elaboración que, a nada que te descuides, en ese taller la rabia va a ser el tema de moda. Un abrazo.
    ¿Que será una Arganda?

    1. Jajajaja, lo de la rabia era una broma.
      No sé que será, pero he visto que puede ser una palabra de origen árabe. Es que he ido a mirarlo, me ha picado la curiosidad.
      Muchas gracias, Carlos.
      Otro abrazo

    1. Me parece que voy a durar poco en ese taller, es una intuición que tengo.
      No sé mucho del libro excepto que salió mal el “verkami”. La editora lo dirá.

      Besos, Luna

      1. En cualquier caso, si te seduce autopublicar en Amazon cuenta con mi apoyo. Será una obra maestra muy divertida. Un abrazo.

  5. Y mira que hay gente que pone fotos de cuando tenía diez años menos como mínimo!
    Qué casualidad…a mí también me intriga lo que pueda ocurrir en Arganda.He estado muchas veces en el atasco de la A3 a su altura,viniendo de Valencia,pero nunca he ido.
    Chan chan…qué habrá en Arganda??
    Pues no lo sé,en este blog lo que hay es una buena escritora.
    A mí me gusta.
    ; )

    Besos!

    1. Jajajaja, es que todos éramos mucho más guapos antes. A. de C.
      Voy a ir a Arganda, esto hay que remediarlo como sea. Si me gusta te lo contaré.
      Gracias, Carmen :))
      Y muchos besos

    1. Seguramente tenga algo que ver.
      Aunque el tema de la voz que se me opone ya había salido a relucir por aquí en otro escrito. No sé si te acordarás porque ya hace mucho.
      Besos!!

  6. Creo que en el taller de escritura los afortunados son ellos por tenerte a tí. Vale suena algo “pelotil” pero es lo que pienso. Yo hace tiempo estuve en algo parecido y lo disfruté dentro de un orden. Que sea gratis está muy bien, pero tiene el problema de que se apunta to quisqui. Es una pena pero a veces un pequeño coste sirve para segmentar un poquito. Ahora a darle con Petronila, pero a ver que cuentas, no la vayas a cabrear. Por último dos cositas: a veces no hay una razón contundente para hacer las cosas, ni para inscribirse en un taller de escritura. Se hace y punto y a ver que sale. Y en cuanto a esa voz, que sepas que yo también la tengo a veces y que es muy plasta 😉
    Un abrazo Paloma.

    1. Pues eso, que a ver qué sale del taller, siempre se puede aprender algo, creo yo.
      En cuanto a Petronila, tal vez tenga que utilizar el modo belleza o el modo invención para que no haya problemas. Total, el profesor no lo va a saber y ella, seguramente, tampoco.
      Cierto que es una plasta esa voz que compartimos.
      Y gracias, Carlos 🙂
      Un abrazo

  7. Tuve una compañera que se llamaba María del Prado, bueno, es un nombre muy común en mi tierra, por la Virgen del Prado, patrona de Ciudad Real.
    No me importaría asistir a un taller literario, pero me falta tiempo.
    Como siempre, te felicito por tu escrito.
    Besosssss

    1. Hola, Maite.
      He conocido a una Montaña y a una María del Pino pero Prado no conocía hasta el momento. Le voy a preguntar si es de Ciudad Real, seguro que sí.
      Gracias y que tengas muy buena semana. Con un poco de tiempo para hacer lo que ye guste.
      Besos!!!

  8. Jajaja, pero ¡qué bueno!!!, tienes una chispa que me encanta.
    Pues sí, los afortunados son tus compañeros y tu profesor, y sabes que te lo digo totalmente en serio.
    Eres una escritora, así, con todas las letras, y tus haikus son para morirse de belleza, con todas las letras también.
    Jo, ya estaba esperando tu libro. Espero que salga pronto :))
    También tuve una compañera María del Prado, la recordé al leerte, parecía muy seca al principio, pero nada más lejos de la primera impresión.
    Me he reído mucho, eres muy simpática. Tu estilo es inconfundible, y eso es muy bueno.

    Un besazo, y ¡gracias!!!

    1. Gracias, Rosa.
      Me estáis avergonzando entre todos, ya sabes que las Virgo/Cáncer somos un poco tímidas 😉
      Así que me escondo, jajaja.
      Tú sí que eres simpática, me alegro mucho si te has reído, eso es lo que más me gusta.
      Un beso. Y muchos!!!!

  9. Somos celosos con nuestro tiempo y no nos gusta “perderlo” en cosas que no aportan nada sin embargo, por experiencia propia, siempre se aprenden cosas con tan sólo salir de casa. Quizás sea sólo yo, que siempre creo estar aprendiendo cosas y no hago más que tropezar con ellas. Pero el ver otros puntos de vista y hablar con otras personas ya te aporta algo…

    De momento ya te ha salido una historia entretenida y que apetece seguir leyendo, ya ves, y acabas de empezar 😉

  10. ¡Qué divertido! Te diré que lo de ir a Arganda en metro no es tan sencillo como parece; en Puerta de Arganda (Vicálvaro Renfe) normalmente hay que bajarse y coger otro en el mismo andén, al menos así era cuando iba a jugar al fútbol a Valdebernardo. O sea, casi tan apasionante como imagino deben ser algunos talleres de lectura (que conste que nunca he ido a uno …) Saludos, Evavill.

    1. Sospechaba que no era tan fácil llegar a Arganda.
      Con transbordo la cosa se pone más interesante. Y más incómoda también.
      ¡Qué ganas de ir y de no ir!
      El fútbol claro que es apasionante y da felicidad, no a mí en concreto, pero sí a muchas personas, verlo y jugarlo.
      Saludos, Raúl.

  11. Es un relato irónico y divertido. Pero sobre todo veraz. Este oficio es más o menos como tú lo presentas. Tengo, por cierto, no una prima sino una amiga que va a asistir a un taller literario gratuito a la que me gustaría hacerle un retrato al natural. Te digo esto porque me parece buena idea bautizarla Petronila.

    1. Podemos compartir el Petronila con tranquilidad. Y me encantará leer el retrato de tu amiga si es que te animas a ponerlo en tu blog. Yo estoy atascada con el mío.
      Buena semana, Antonio.

  12. Petronila, puede ser un encanto de persona, pero ese nombre me hace pensar en una anciana del siglo pasado ajjajaja.
    No recuerdo la última vez que asistí a algún evento gratuito, sé que a veces no superan las expectativas porque la calidad a veces es algo que podemos encontrar en internet o incluso, siendo más hábiles, deducir por cuenta propia. Pero también pienso que la prueba, la clave, el golpe de suerte, el verdadero aprendizaje, puede estar en la experiencia en sí misma, más allá del taller. Sumar vivencias siempre aporta o al menos nos saca de la rutina.
    Ya quiero saber cómo continúa la historia. Me alegra que la prima haya aceptado así de contenta,

    Buen inicio de año.

    1. Hola, Kadannek.
      Me alegra ver un comentario tuyo.
      Sí, creo que es verdad. El aprendizaje no está tanto en lo que se enseña en el curso, más bien poco me estoy temiendo, como en la experiencia en sí.
      Igualmente para ti 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.