Mi prima Petronila (2)

La calle Bremen no le gusta a mi prima ni tampoco el barrio en el que está situada.
No sé por qué no te gusta, le digo cuando se queja, si tienes de todo. En la misma puerta una palmera, chuchurría, pero palmera al fin, un pino, también chuchurrío, para que haga juego con la palmera y un árbol de especie desconocida que da unos frutos amarillos, gordos y raros. No son limones. Es conocido como el árbol de los globos. En esta época del año está todo el suelo lleno de esos frutos despachurrados.
Petronila los odia, “qué asco me dan y el árbol me entristece, es como un artista muy prolífico pero de una obra inmunda, mira dónde ha acabado su producción, tirada por el suelo. La verdad es que se lo merecía”
Como Petronila padece una enfermedad que le impide trabajar y se cansa mucho, raras veces sale de su barrio, algunos días ni siquiera sobrepasa la calle Bremen. Si alguien la acompaña puede que llegue, impulsada por la conversación, hasta la calle Boston. Cuando voy a verla casi siempre llegamos a Boston y, después, para que descanse, entramos a tomar algo en un bar que se llama “El Mirador” y desde el cual no se ve nada excepto una pantalla enorme de televisión. Anteayer vimos mucho rato la cara de Emanuel Macron.

Sin embargo, por detrás de esas dos calles, sí hay panorama, un terreno baldío al que Petronila llama “el desmochao”, feo como él solo, pero donde viven algunos mirlos bastante agradables que siempre tienen algo que decirnos. Son mensajes cifrados y lanzados a tal velocidad que hemos sido incapaces de traducirlos. Yo creo que son mensajes importantes que nos pueden servir de guías en este momento de nuestras vidas en los que estamos un poco perdidas

¿Y cuándo no hemos estado tú y yo perdidas?, reflexiona ella apartándose el flequillo del ojo izquierdo. Detrás del desmochao se ve un edificio alto y moderno con una señal roja luminosa en su cima en la que se informa de la hora y la temperatura. Nos gusta que marque algo extremo, para poderlo comentar.

La enfermedad de Petronila es misteriosa, se diagnostica por descarte de otras enfermedades que no lo son. Si después de mucho analizar y estudiar comprueban que no tienes ninguna de las dolencias conocidas, pero los síntomas persisten, es que tienes la misteriosa. Me ha pedido que no precise para no ser conocida mundialmente como Petronila la de la “…”, eso que tiene.

La suerte es que de la “…” no te mueres, pero la desgracia es que te da mala calidad de vida y también te provoca ganas de estrangular a otros, a muchos otros, y sobre todo a aquellos que no comprenden qué te pasa porque los síntomas, como la procesión, van por dentro, y sospechan que te lo estás inventando ya que tienes mejor cara que todos ellos juntos.

Es verdad, Petronila tiene un rostro rozagante como pocos.No conozco a ninguna persona de rostro tan rozagante como el de mi prima Petronila.

Y aquí me he detenido para no superar la extensión requerida por el taller literario. He puesto rozagante al final para que el profesor vea que mi vocabulario es rico y tal. Me estaba imaginando que me iba a hacer una crítica demoledora del texto pero que al final me diría, “menos mal que has elegido la palabra rozagante para terminar, eso salva esta porquería de retrato donde apenas se ve al retratado”. Nada de eso ha sucedido porque no he tenido ocasión de leerlo. Ni yo ni nadie. Luis Buñuel nos ha leído un texto suyo y luego otro y otro más. Quería jugar al juego, ¿de qué está hablando el autor?, pero en en vez de elegir a un autor cualquiera, se ha elegido a él mismo, ¡qué salao!

Por seguirle el rollo y porque todavía no nos atrevemos a montarle una rebelión en el aula, hemos dicho unas cuantas cosas, “habla del paso del tiempo, habla de la poesía, habla de la muerte, habla del amor, habla de su planta sansiveria”. Estaba disfrutando mucho con esa disección de sus propios escritos, mucho me temo que de eso va a ir el taller, pero todavía no me atrevo a asegurarlo, solo a temerlo.
Nos hemos vuelto a casa sin saber a qué se refería, (ni ganas).

Petronila está muy decepcionada y dice que siente deseos irrefrenables de estrangular a Luis Buñuel por robarle su momento de protagonismo. Le he dicho que no se preocupe porque pienso seguir escribiendo sobre ella. LB nos ha dicho que vayamos haciendo una segunda parte.

Todo llega, Petronila.

¡Y un cuerno va a llegar todo!, me ha contestado.

Anuncios

46 comentarios en “Mi prima Petronila (2)

  1. Eva, querida, no necesitas ir a ningún taller. Pa lo que hay que oír… Tu ya lo haces de maravilla y además, acerca de cosas reales y verdaderas, con gracia, salero y mucho talento. A ver si se te van a quitar las ganas con tanto análisis y desguace ajeno!!! Besos y sigue siendo tu misma

  2. En los países anglosajones sí que funcionan este tipo de talleres o escuelas. Son gente muy disciplinada. Incluso los aspirantes a escritores. Pero en países tan celtíberos como el nuestro, tengo mis serias dudas. Aquí tendría más sentido que en lugar de Escuelas de Escritura Creativa, fueran Escuelas de Escritura Destructiva. No sé si tendrían más éxito, pero sí, más sentido.
    (Me gustan estas variaciones de esta nueva voz)

  3. A ti no te hace falta utilizar palabras efectistas,y ahí creo que reside tu talento…puedes contar cualquier historia con tu estilo sencillo haciendo literatura de primer nivel.
    Esa es mi opinión sincera,sin peloteo ninguno.
    Sin utilizar alambiques,ni prosa ni versos grandilocuentes,haces llegar tus relatos.

    Sospecho del profesor del taller…espero que no estés yendo.
    A ti no te hace falta eso!

    Besos mandones,jajajaja
    ; )

    1. No me hará falta pero no me digas que rozagante no queda bien ahí 😉
      Yo también sospecho y, lo que es peor, tengo miedo de que pueda caer por aquí.
      De momento voy a desobedecerte, jajaja.
      Es por hacer algo.

      Besos y muchas gracias, Carmen.

  4. El tal Luis Buñuel tiene un ego de las dimensiones de un globo aerostático. Da pena pensar que los escritores están movidos por la vanidad. En el caso de mi amiga Petronila, que es sólo una aspirante, puedo afirmar que así es. Si no es el centro, no está contenta. Cuando no puede serlo, se las arregla para incomodar a los presentes.

    1. Sí, no lo quería decir tan claro pero es lo que pienso. Que nos sirva como ejemplo inverso para no caer en eso.
      Pues vaya con tu Petronila, ¡qué afán de protagonismo!

  5. Si el profesor tuviera un mínimo de dignidad intercambiaría su puesto con el tuyo.
    Tú les das mil vueltas a la mayoría de autores que he leído.
    Si vivo otra vida quiero volver a leerte.
    De corazón.

    Besos.

    1. Bueno, Toro, si no quieres que acabe como LB no me alabes así.
      Aún suponiendo que fuera tan buena como dices no sabría enseñar nada. Es pura intuición.
      Te agradezco yo también de corazón tus palabras 🙂

      Besos

  6. Rozagante, una palabra que da gana investigar. Ves como algo bueno ha tenido ese taller, no es que te anime a perseverar en el sacrifico porque adivino una serie de divertidas escenas relatadas y entrelazadas, no. ¿Y los demás aprendices sobre que escriben? Un abrazo.

    1. Algo bueno se puede sacar siempre hasta de lo malo, que diría un libro de auto ayuda.
      Todavía no sé mucho de la escritura de los otros, sólo de la de LB.
      Esperemos que nos deje mostrar nuestras rozagancias.
      Abrazo, Carlos.

  7. A mí lo de rozagante me ha gustado, y lo del taller creo que está funcionando, al menos sirve para inspirar historias tan divertidas como ésta, que no es poco. El personaje de Luis Buñuel es buenísimo, merece un “spin-off” … Saludos.

    1. Salir de tu entorno habitual sirve para activar la imaginación, así que en ese sentido el taller es bueno.
      Tengo pesadillas con LB. Es broma, pero casi, casi.
      Saludos, Raúl.

  8. Por más que me reencarne cien millones de veces jamás conseguiré ser breve en mis comentarios, jajaja… ¿o sí? Si cambio de personalidad y de cáscara… Oye, en nuestras próximas vidas yo te comentaré y te diré “oye, yo era what en otra vida y comentaba en tus entradas como evavill, y tú me dirás que ah, si, y seguramente te pondrás contenta y gozaremos de un momento de nostalgia trascendental”. Jajaja, cada día estoy peor.
    Digo todo esto porque como siempre podría decir muchas cosas. Ya sabes, mi tendencia a enrollarme y que me gusta desmenuzar un poco las cosas. Pues muy bien escrito, entretenido y divertido. Me ha hecho mucha gracia lo del desmochao, aunque bien por esos mirlos. Los frutos amarillos del árbol me dejan muy intrigado… ¿sabes lo que son? La enfermedad misteriosa me ha hecho pensar en la fibromialgia… fatiga crónica y que te duele todo, si no ando errado. Pero vamos, habrá muchas otras raras. La fibromialgia empieza a ser más conocida y supongo que diagnosticada, aunque no debe ser fácil.
    Estoy de acuerdo con Eva, no te vayan a estropear en ese taller y sobre todo no dejes de ser tú misma. En cierto sentido no te hace ninguna falta, estoy de acuerdo con otros comentarios. Si te has apuntado me parece muy bien, supongo que todo esto de escribir es una combinación de muchas cosas, y dos de las más importantes son el talento por un lado y la técnica por otro. Talento hay que tener, si no… También tenemos la práctica, claro. Yo pienso como tú, de todo se puede aprender y seguro que se aprende en estos talleres. Quizá más cuestiones formales que otra cosa. Nunca he ido a uno, pero por ejemplo la web de literautas está muy bien porque explica cuestiones formales como cómo escribir diálogos, la cuestión del narrador y mucho más. Quiero decir, que cuestiones formales a aprender o pulir hay muchas. Y hay mucho más: el estilo, el lenguaje… O sea, que un profesor puede aportar mucho en teoría. Este Buñuel sí que parece muy egocéntrico, cierto.
    A ver lo que aguantas, o montadle una rebelión, como dices. Bueno, corto el rollo…

    1. Pero vuelvo a la carga e insisto: verdaderamente a ti te hacen bastante poca falta talleres de ese tipo. A la gente verdaderamente inteligente o muy dotada para algo se les suelen quedar pequeños o saber a poco cursos y cursillos de este tipo, iniciativas, profesores o formadores del montón, etc., etc…

      1. Es que no conozco como son otros, los habrá buenos. En otros países son muy comunes, incluso dentro de las universidades.
        También hay mucho timo. Este es gratis pero…
        (Se han cambiado de orden los comentarios)

    2. Si hicieras un comentario corto pensaría que otro te está suplantando. Tu estilo es largo y está muy bien.
      No sé qué árbol es y lo he mirado en internet. A mí también me intriga.
      Con la enfermedad vas bien encaminado pero no puedo desvelar el nombre, Petronila no quiere.
      Y en cuanto a los talleres, sí creo que las cuestiones técnicas se pueden aprender aunque también es verdad que antes no existían los cursos de ese estilo y de escritores buenos está la historia de la literatura llena.
      De todas formas creo que, de entre todos los talleres posibles, no he caído en el mejor.

  9. Vaya prima la Petronila y ni que hablar de LB, como que se hubieran juntado para ser personajes de una historia que causa mucha risa, más allá que se asemeja en un buen a muchos en la realidad. Un abrazo

  10. Los talleres literarios se caracterizan por tener un profesor con un ego muy grande. Éste cree que tiene mucho que aportar desde el punto de vista creativo, de estilo, imaginativo, renovador y literario, se creen tocados por los dioses. Un taller de este tipo puede resultar interesante para conocer gente con inquietudes semejantes y rostro rozagante.

    😉

    Coincido con Toro, poco o nada te tiene que enseñar ese profesor. Eres genial.

    Un beso.

    1. No sé si todos los profesores serán así, seguro que los hay de otros estilos, espero.
      Jajaja, me han hecho gracia los “rozagantes compañeros”.
      Me queda mucho por aprender, creéme.

      Un beso, Ilduara

  11. Las librerias estan llenos de los libros editados en decenas de mil exemplares y la mitad de esos libros es una gilipollez absoluta tanto en plan de las ideas como en maestría de escribir. Lo que me fascina es..¿ como llegan ellos a editar sus textos insulsos? Aqui en WordPress hay auténticas joyas escritas por la gente la que ni siquiera pretende llamarse un escritor/a . Lo que escribes tu y como lo escribes es la literatura de alta categoría, es mi opinión desde el primer texto tuyo que yo he leido y sigo leendote disfrutando ya más de 3 años. Un abrazo muy afectuoso.

    1. Entre lo que se publica en papel hay de todo, algunos son muy buenos, otros mediocres y otros malos. Y aquí, como es gratis y está abierto a cualquiera, también se ve de todo. La diferencia es que se supone que un editor tiene que hacer una criba y no publicar lo que no tiene calidad.
      Pero yo en esta entrada solo quería hablar de Petronila, ella es la importante, y del taller porque me está resultando un tanto curioso.
      Gracias por acompañarme durante todo este tiempo, Tatiana.
      Besos.

      1. No hablé precisamente de tu Petronia, ni del taller y ni de los editores. Lo que quisiera decir es que tus relatos valen mucho y se merecen estar editados..para que te conozca el público más amplió posible.😄

  12. El profesor parece de esas personas que sólo te preguntan cómo estás para, enseguida, ante tu respuesta de bien, poder empezar a estar horas contando su apasionante existencia. Existencia que, obviamente, nunca dan para rellenar más allá de un posit…

    No sé, lo mismo haría buena pareja con tu prima, deberías presentarlos un día (y salir corriendo)

  13. Un tanto egocéntrico el LB. Creo que pronto tendréis que ponerle las pilas. La historia promete y contada por tí, aun más. Lo de rozagante, me ha llegado al alma, ¿sabes por que?, pues porque no lo había escuchado nunca. Así que en este blog, no solo disfruto, sino que además aprendo. Un abrazo Paloma.

    1. A ver quién se atreve a pararle los pies. Si sigue así preveo deserciones y se quedará solo o casi.
      Me gustan las palabras de uso poco frecuente, sin abusar, solo de vez en cuando.
      Me alegra lo que me dices 🙂
      Abrazo, Carlos.

  14. Me alegra haberme atrasado un poco en venir para leer ambas partes juntas y así no perder el hilo (con lo despistada que puedo llegar a ser).
    También me decepcionó el que Petronila (me sigue haciendo gracia el nombre) no haya podido brillar en la clase a causa de un profesor narcisista, aunque no lo culpa, es muy fácil encontrarse con escritores así (apasionados o consagrados). Sí, puede que moleste un poco, porque seguro todos los compañeros quería recibir alguna clase de retroalimentación por sus trabajos. En fin, Veamos si la cosa mejora la otra clase.
    Ya quiero saber qué pasa en la segunda parte… y si es que podrá ver la luz en la clase o no.

    1. Tengo la sensación de que es poco lo que vamos a poder leer en clase. El profesor va de mal en peor, cada vez ocupa él más espacio.
      Pero Petronila tendrá su historia igual, para eso está el blog 😉
      Besos

  15. Pues a mí me da envidia tu taller, alguien que me obligase a escribir. Qué habría sido de Petronila! Eso, tu profe…. Se vale de la docilidad. A mí mis alumnos no me dejarían jamás no leer sus trabajos.

  16. Tu prima me cae muy bien. El profe del taller me parece un egocéntrico, hay que corregir los textos de los alumnos. Y estoy segura que conoces y utilizas muchos más vocablos, nuestra lengua es muy rica en palabras.
    Muchos besos, Paloma

  17. “Nos gusta que marque algo extremo, para poderlo comentar”, me hace mucha gracia tu sentido del humor.
    Y sí, me sumo, ese profesor me parece muy egoísta, siempre se puede aprender, pero no os deja expresaros, no sé para qué imparte el taller, para lucirse …
    ¿Escribe bien? Su estilo tiene que ser “pomposo”, seguro …
    No tiene pinta de mejorar, veremos …

    Un beso 🙂

Responder a whatgoesaround Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.