Dirección Sol

Desde que el paquete con la Misteriosa llegó a su vida,  lo primero que hace Petronila cada mañana es mirar por la ventana y comprobar, con  disgusto y  desconcierto, que el mundo sigue a su bola.  Si el disgusto y el desconcierto son mayores de lo que puede soportar, me llama para contármelo, como ayer.

-La luna está en su sitio, el sol está en el suyo,  las aceras estiradas, las farolas  tiesas, los perros hacen sus necesidades y marcan territorio,  los niños van al colegio, los adultos con trabajo van a trabajar, los coches van a su atasco, los autobuses a su carril bus, los pájaros  vuelan de árbol en árbol, los árboles tan tranquilos como de costumbre, los viejos van al centro de salud o a marear por las rebajas, los taxistas a la huelga, los…

Ahí la tuve que cortar para que no siguiera con la crónica insulsa de la mañana, ya había entendido que el día estaba en marcha, que el botón nuclear todavía no ha sido pulsado y que los seres de otras galaxias siguen sin hacernos la visita.

-Escúchame, por favor,  te llamo para que sepas que me  siento muy desesperada porque todo está en su lugar menos yo, he sido expulsada de la corriente general y desde la ventana, miro. Es lo único que puedo hacer, mirar ese decorado del que ya no formo parte. Estoy en los márgenes, marginada. Nunca antes le había visto utilidad a una ventana como no fuera la de dejar pasar la luz o la de ventilar pero ahora no podría vivir sin ella aunque al mismo tiempo la odio, quisiera saltar a su través y salir por patas. Hablando de salir por patas,  no desprecies tu nueva misión. Ya sabes lo que decía Eduardo Galeano, “mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas puede cambiar el mundo”¿Ya estás es Sol?

Sí, sí -mentí- , justo al lado de la estatua del oso y el madroño. Qué ambientazo manifestante hay por aquí. Te voy a tener que dejar,  que me arrolla la muchedumbre, hay mucho ruido, me roban la cartera y se me va la cobertura. Todo a la vez. Ciao.

Fue ver mi cara de mentirosa reflejada en la cafetera y al momento llegaron ellos, los animalejos punzantes y rabiosos, para recriminarme,  “¿cómo puedes ser tan falsa y egoísta?”

Ay, vale, remordimientos, que ya salgo a la calle. Son más insistentes que la propia Petronila. Al metro que me fui, pero sin pancartas, por ahí sí que no paso.

En el interior del vagón,  mientras contemplaba las caras de los pasajeros, todos ellos con la testa cabizbaja en dirección sus móviles, (en breve los terráqueos nacerán ya con chepa y papada como modo de adaptación al medio)  pensé que la humanidad de cerca no me gusta demasiado.

Por no ver tan crudamente sus defectos y porque soy parte de ella y no estoy libre de pecado, saqué mi móvil, incliné mi cabeza cual sierva contemporánea y dejé que los  algoritmos me llevaran por donde ellos creen que más me conviene.

Decidieron que me conviene saber que se  casan Rafa Nadal y Xisca, las mejores ofertas de  Lidl para la semana,  la unión de Venus y Júpiter  en el cielo al amanecer y cómo realizar estiramientos de la fascia lata. Con todo ese revoltijo mantuve atontado al cerebro, así no se subleva, hasta llegar a la estación de Sol, donde me bajé, ahora de verdad.

Y como los preliminares  me han quedado un poco largos, tendré que dejar para otro día los tremendos sucesos que allí acontecieron.

Bueno, vale, tampoco tanto.

 

41 comentarios en “Dirección Sol

  1. Ya sé…entraste en La Mallorquina y pediste una napolitana de crema!
    😛

    Muy bueno,he entrado en ambiente,como siempre en esta casa.
    Por cierto no tengo ni idea de que es eso de ña fascia lata…pero no tiene que ser nada bueno jajaajaja

    Besos traviesos.

    1. Cuánto me alegro de que te lo pases bien, Toro :))

      Podría ser un nuevo género literario: el preliminar. Que parece que vas a contar algo pero te quedas dando rodeos. Creo que es el mío.
      Besos

  2. Pues dile de mi parte que si puede observar toda la realidad que la circunda (y esto es un hecho en sí hermoso), ese mundo que va a su bola, en realidad no está al margen de él, sino que sigue integrada. Aunque pueda entender cómo se siente. Tampoco parece que esté totalmente privada de movimientos.
    En cuanto a los móviles… pues podrá sonar extraño lo que diré, pero solo le faltaban esos móviles al ser humano para acabar de hacer su mente extrovertida, dispersa, distraída y como dije hace días, en el fondo absolutamente samsárica y errática. Y a las personas aún más inconscientes de su verdadera naturaleza interior e identidad. Aparte de esto, que ya es mucho, francamente no necesitamos ese bombardeo de información y ni siquiera de interacción y comunicación desde que ponemos los pies en el suelo. Pero como siempre, cada uno es libre de elegir: dónde pone su vista, dónde pone su pensamiento, dónde pone su atención o con qué ocupa su mente.

    1. Se lo diré pero lo mismo me quiere estrangular y luego a ti. Porque la mala salud afecta al ánimo.
      Tienes razón en que ese exceso de información no es bueno para la mente, nada bueno. Pero un rato solo….es que también me gusta como humana que soy.
      Besos

  3. Pues a mí me da penita, ahí en su ventana mirando y echando de menos lo que ya no puede hacer. Qué perra la vida…
    Pues ya nos contarás qué el ambiente de Sol, yo he estado dos veces y una también había manifestación.
    Un besote

  4. No seas cruel Paloma. Es horrible ver que el mundo sigue impasible cuando una se desmorona. Los astros no se apiadan de Petronila y transcurren los horóscopos planeando sobre los meses alejando la fortuna.

    😉

    Los hay tan míseros como ella, pero no más. No me extraña que se atrinchere en su atalaya y desde ella establezca conversación contigo, hay que empatizar Paloma; hoy por ti mañana por mí.

    😉

    Un beso.

    1. No soy cruel, de verdad. Si la entiendo muy bien. Si no la entendiera no podría escribir sobre ella.
      Sé lo que es estar por los márgenes.
      Pero es un poco mandona 😉 eso no se lo quita ni la Misteriosa.

      Un beso, Ilduara.

  5. Mira que me hiciste reír, la nueva misión, esa Petronila y su Misteriosa se pasan, me gusta mucho el enfoque que está agarrando, son muchos movimientos internos en juego, a ver como sigue, ahí las espero. Un abrazo

  6. La frase de Galeano me encanta. Y Petronila debiera saber qué cosas pedirte. Creo que empatizas tú mucho más con ella que ella contigo. Espero con gran expectación lo que sucedió en Sol. Por cierto, pasé por allí hace poco y me volví cuando vi el gentío que había manifestándose… no te digo más. Estaré atenta cuando viaje en el metro por si te encuentro. Muchos besos, Paloma

    1. Es muy bonita, tiene muchas Galeano y a cual mejor, ¿verdad?
      No, las dos nos entendemos y nos desentendemos a ratos. No es tan fácil comprender al que no se parece en nada a ti.
      Me encantaría que nos encontráramos pero mejor en un jardín que en el metro.
      Un beso, Maite.

  7. Jo, lo malo de llevar un tiempo “desatendido” es que he seguido a Petronila marcha atrás, desde las instrucciones telefónicas en el vagón de metro hasta el taller literario. Podría haber quedado demasiado raro, pero no, oye, ¡así también funciona!
    Esperando a ver hacia dónde va la madeja desatada

  8. Antiguamente, cuando se quería ir de un barrio de Madrid al centro, se decía “voy a Madrid”, en realidad los barrios eran como pueblos, y lugares como Sol necesitaban de un viaje tipo “road movie”, una aventura como la que nos acabas de contar por los túneles del metro. Saludos, Evavill.

    1. Otra vez me asomo a tu ventana, y noto como el peso de mi papada y la curvatura de mi espalda se estan pareciendo cada vez más a ese homoencorvadus con un solo digito en una de sus manos y la otra con forma de manopla….
      En breve hare ese camino inverso trasladandome a vivir al único barrio de Zaragoza que tiene casas bajas que lo asemejan a un pueblo… Sigo disfrutando de tu escritura más que muchos libros que dejo a medias… Espero que captes la indirecta

  9. El título contiene una excelente definición. Ignoro lo que se puede hacer en Sol desde cuándo llevar un libro en las manos era suficiente motivo para que te metieran dentro del palacio de la gobernación. Ella frente a su ventana mide la longitud de los pasos ajenos y aguarda que llegue un tiempo en el que pueda caminar en libertad. Creo que a Petronila le quedará bien la profesión de poeta o de letrista de blues. Un abrazo.

    Seguro que así la conciencia te metía en menos líos.

  10. El mundo es injusto, nunca se detiene para darnos un respiro en nuestras pobres vidas…

    será casualidad, pero al leerte me ha salido publicidad de una compañía área con ofertas para ir muy, muy lejos… creo que el mudo quiere decirme algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.