El libro sin

Buenos días, seres invisibles de la blogosfera, soy Esme, una que…eso, esa misma. Ayer leí una noticia que me puso muy contenta, es esta: los libros cada vez tienen menos páginas, del 2009 al 2017 las editoriales han ido recortando una media de 20 páginas y esa será la tendencia, muchos libros nuevos con muy poco dentro. Pronto llegaremos a lo que a mí me ilusiona, el libro vacío, el libro sin letras, el libro nada. Y si me ilusiona es porque yo ya tengo con mi nombre en la portada y unas críticas buenísimas escritas por mí misma un libro así. Anda que… soy una visionaria, lo sé. Lo presenté hace dos años en la Feria del Libro, nadie me hizo ni caso pero es porque, como de costumbre, me adelanté, fui vanguardista a más no poder.

Muchas ventajas  veo yo a estos libros huecos. Por ejemplo, te vas a la cama con sueño y cansancio, en todo el día no has leído nada porque has perdido mucho tiempo trasteando por las pantallitas, tienes tu libro en la mesilla, te acuestas, lo abres y te dices, venga, que voy a leer un rato, mi cerebro algún día me lo agradecerá. Lo abres, lees lo que allí hay (nada) y caes plácidamente en el sueño. Ale, fin de la mala conciencia. Leer has leído, si el libro no tenía letras ni por tanto palabras ni por tanto frases ni por tanto mensaje alguno, tú qué culpa tienes. Ninguna.

También te puede servir como objeto de meditación sobre el silencio, sobre el vacío, sobre la futilidad de todas las cosas, eso ya como tú quieras o incluso puedes escribir dentro tu propio libro, en la tapa llevará el nombre de otro pero tampoco es cuestión de ser tan protagonista. Fuera egos, causante de todos nuestros males.

¿Os imagináis a Tolstoi intentando publicar hoy Guerra y Paz? O guerra o paz, elige León, le contestarían al hombre,  pero las dos cosas juntas no puede ser, demasiado largo. Con suerte se quedaría en Guerra, la paz es muy poco interesante para una novela.

Por no hablar del pobre Proust y sus siete tomos de ” En busca del tiempo perdido”. Para tiempo perdido el nuestro leyéndote, chato, le dirían, anda para casa que tienes asma y te pones muy pesado con las marquesas.

Otro que sufriría de rechazo editorial casi seguro sería Joyce y las mil páginas de su Ulises, “pero si transcurre solo en un día”, pienso que podría decir él para justificarse. “Pues o lo haces transcurrir en solo una hora o, mejor, en un solo minuto o, todavía mejor, sin que transcurra o no hay libro, habráse visto…”

Adiós (posible contenido para un libro del futuro ya demasiado largo) Y es que cuánto puede querer decir la palabra adiós. Mucho, todo. Me vuelvo al armario a ver que más noticias del mundo horrible que os espera encuentro. Le preguntaré al Toni que él también las atesora  en un cuadernillo del terror, solo que como es muy antipático no quiere venir a contarlas.

“Magnífica, sutil, original”, eso dijeron las críticas de mi novela sin letras. Ja.

 

 

Anuncios

62 comentarios en “El libro sin

  1. Estupendo, Paloma, información con humor, y reflexión de calado, aunque más bien es una constatación de calado. Ya sabes que incluso este post tuyo es para muchos demasiado largo. Pero si dices adiós sòlo tampoco te leeran, aunque eso sí, te seguiran millones. Un abrazo.

  2. 😂😂😂😂
    ¡Genial!
    ¿Dónde puedo contar tu libro sin letras? Jaja
    Con lo que me han gustado a mí toda la vida los libros “gordos” ,
    pero por favor, si en lo único que no importa la gordura es en un libro.
    Quiero que se se me entienda, me gustan los libros “gordos” entendiéndose como sinónimo de un libro donde aprecias y disfrutas de una narrativa cuidada, sin prisas, donde casi eres capaz de imaginar al escritor disfrutando de su escritura y transmitiendo esa pasión sin prisas.
    Y bueno, la vida y las modas 😐

    1. ¡Vivan los tochacos que pesan y duele la espalda de sujetarlos y los ojos de leerlos!
      En realidad puede haber libros cortos y geniales y largos y bodrios pero es sospechoso ese adelgazamiento.
      La novela en blanco no es mía, es de la Esme, una que se aparece de vez en cuando por aquí y suelta sus cosillas 😉
      Besos y gracias!!

  3. Al leer tu entrada me ha pasado como cuando veo “El intermedio”. La noticia es deprimente, pero tú me has hecho reir. Me parto con lo de: “elige, León, o Guerra o Paz”… En serio, el Wyoming se está perdiendo un guionista genial.

      1. Jajaja, pobre Tolstoi si viviera hoy.
        Ya me gustaría a mí que me pagaran por escribir chorradas, pero no.

        Gracias, Mayte!!

  4. Magnifica, sutil, extraordinaria Esme. Habrá que opositar a cuentista en las orillas del Amazonas para inventar mentiras de la longitud que nos salga del magín. Eso sí, sobre los cuentos del niño Marcelino Proust, no puedo evitar concordar con ella cierta complicidad malsana. Un beso.
    Mala leche tiene un montón la jodia. Sí.

    1. Y no sé yo si al Amazonas le daría por ahogarnos si nos pasamos de largos.

      A mí el niño Marcelino ( qué gracia me ha hecho) me gustó mucho en su día. Eso sí, cuando se ponía muy cansino abreviava yo misma saltándome alguna que otra parrafada. Me perdone.
      De la Esme mejor no opino 🙂
      Otro beso

  5. Me hizo reír mucho Esme, la verdad que es una vanguardista, muy sutil su forma de plasmar la disminución de las páginas y de dar esos ejemplos de viejos escritores si les hubiera tocado vivir en esta época. Muy bueno. Un abrazo

  6. No sólo pasa con los libros Paloma, pasa también con las noticias.
    La gente no lee noticias largas.
    Se quedan con el titular y si acaso una pequeña extensión… nada más.
    Incluso con los posts. Lo tengo comprobado si el post es corto me comentan más que si es largo.
    Vamos hacia la tontez globalizada.

    Yo a ti te leería posts de un millón de páginas, y al acabar te daría las gracias.

    Besos.

    1. Es verdad. Yo reconozco que con las noticias muchas veces tengo que hacer el esfuerzo de leerlas hasta el final. Porque la tentación de pasar de una a otra picando en los titulares es grande.
      El cerebro se nos está acostumbrando a ese tipo de lectura rápida y superficial.

      Muchas gracias, Toro 🙂 🙂
      Besos

  7. Muy intreresante y muy divertido, el post! De hecho, la mitad del mundo que no lee se asusta de ver libros llenos de páginas. El problema radica en que en lugar de incitar a la lectura con obras de calidad, lo hacen con libritos que el día de la cultura solo serán leídos por los niños de menos de diez años. Gracias por el post!

  8. No me sorprende que limiten las páginas, cada día se lee menos. Los jóvenes gruñen y apenas pronuncian más que cuatro tacos y sus derivaciones.Les recomiendas un libro y preguntan si es muy gordo. No me extraña que las editoriales, negocios puros, pongan a dieta su producto.

    Me asusta una sociedad que no lee.

    Un beso.

    1. Es que los libros tienen que competir con las series, los videojuegos, los canales de YouTube, las redes sociales…
      Lo raro es que existan jóvenes lectores. Los hay también.
      Una sociedad inculta es más fácil de manipular, eso es clarísimo.
      Otro beso, Ilduara.

  9. En garan parte tiene toda la razón Esme . Además de tener muchas páginas no llevan nada más un montón de libros de hoy en día.
    Nos quejamos de que la juventud no lee , quiza porque con las nuevas tecnologías y tendencias de hoy cada segundo es el mismo escritor jejeje
    Con todo ello lo dudo mucho que algún día acabamos con libros y lectura. Un abrazo.

    1. Seguro que no se acaba y además también creo que la lectura siempre ha sido minoritaria.
      Pero es cierto que ahora hay muchas distracciones que además requieren de poco esfuerzo y están muy a mano. A un clic, como se suele decir.
      Todos picamos.
      Besos, Tatiana

  10. Muy divertido e interesante. Entonces todos los grandes escritores lo llevarían clarísimo, como bien se razona. Muy bueno lo de Guerra… o Paz, elige. Otro que no tendría mucho futuro sería… El Libro Gordo de Petete. ¡Pobre, tendría que hacer un lifting forzoso!
    Esto… me ha contado un amigo mío, editor, que van a editar una versión actualizada de un clásico. Se titulará… La Mancha. Claro, igual lo has adivinado. Es la puesta al día de El Quijote. Al señor Cervantes le dirían eso mismo: “Don Quijote de la Mancha” ni hablar, que ocupa mucho. Lo dejaremos simplemente en mancha. Una página con un manchurrón, como cuando se te cae el café o la salsa de ketchup. Libro de mesilla de noche, como en el ejemplo. Además meditas en la mancha durante 3 segundos y hala, purificas el espíritu y a dormir. Y así tantos ejemplos… las macronovelas Juego de Tronos o El Señor de los Anillos no sabemos en qué quedarían.
    Pues qué voy a decir… como en el caso del uso de tantos dispositivos móviles… a muchísima gente se le adelgaza de forma preocupante la inteligencia y se tiende hacia la brevedad, la superficialidad y la rapidez. Todo en píldoras.
    ¿Y tú? ¿Para cuándo te atreves con “La entrada sin”? Una entrada en blanco. Venga, lánzate, sé vanguardista.
    Hablando de nadas, desaparece el que no puede desaparecer.

    1. El libro gordo de Petete, jajaja.
      Queda demostrado con tal libro que la cantidad no es sinónimo de calidad.
      Eso me recuerda a las redacciones del colegio, nos preguntábamos unos a otros con ansia, “¿cuánto te ha ocupado?” Muchas hojas siempre era mejor que pocas.
      Me voy a meditar sobre la mancha antes de que se me atrofie del todo el cerebro.

      Besos

      1. Pues obviamente lo he dicho de cachondeo, pero El Libro Gordo de Petete no sé exactamente qué es. O eso o bien se me ha olvidado por completo. ¿No tenía algo que ver con la televisión? Tendría que ponerme a buscar ahora. Yo creo que después se generalizó la expresión, en el sentido de “el libro que contiene todas las respuestas, o la información”. Me parece. Como decir “la biblia de… “.

      2. Hombre, ya sé que era broma.
        Salía una chica muy mona al lado de un libro muy gordo y cada día leía algo. De Petete, por suerte, no me acuerdo

  11. Ya, pues lo acabo de buscar, la curiosidad me ha podido, obvio.
    “El nombre de la serie de cortos para TV El Libro Gordo de Petete se refería a una gran enciclopedia de 8 tomos de 400 páginas cada uno, que se publicaba semanalmente en fascículos coleccionables y tapas duras para encuadernarlos; fue publicado inicialmente en Argentina y luego en otros países de habla hispana”.
    Todo nace de un personaje infantil, Petete, que era un pingüino rojo y amarillo. De ahí salió el programa en Argentina. Como dices, con una chica. Me suena todo muy vagamente.
    Pues nada, Petete y su libro al gimnasio, a perder kilos, jajaja.
    El libro gordo te enseña,
    el libro gordo entretiene,
    y yo te digo contenta,
    hasta la clase que viene.

  12. Al igual que ocurre con las alergias, cada vez más frecuentes en la sociedad actual, también estamos desarrollando intolerancia a la lectura. Cuando empezó la era digital triunfaron las páginas web y los blogs, en estos medios todavía se podía leer, luego se fueron pasando de moda y llegó facebook, donde aún se escribía aunque fueran cotilleos y tonterías; de ahí pasamos a twitter, canal donde lo importante es la brevedad, incluso limitan hasta un máximo el número de caracteres; y ahora estamos en tiempos de youtubers e instagramers, sólo vídeo e imágenes, por fin ya no hay que leer. Lo que está claro es que la Esme es tendencia y acabará triunfando. Saludos, Evavill.

    1. Has señalado muy bien el camino que estamos siguiendo. Nos veo de nuevo en la cueva pintando bisontes, eso sí, será una cueva virtual.
      Exagerando un poco.
      Saludos, Raúl.

  13. Pues ahora que lo dice Es me, caigo en la cuenta…
    Creo que se está adelgazado en muchos aspectos de la vida, también en valores. Y es que el esfuerzo, el estudio, la lectura, la educación en conocimientos (la otra Ya sabemos que está raquítica) no están de moda.
    A los niños no podemos ponerles deberes, tenemos que digerirles todo, los libros, cuanto más delgados y llenos de dibujos, mejor. ” ¿¿¿De verdad que tengo que leerme ese libro???? Pero si tiene 100 páginas “.
    En fin, llegará un día en que los libros de texto también estén vacíos.
    Esme, eres grande!!!
    Besos, Paloma

    1. En los huesecitos nos estamos quedando con tantos adelgazamientos .

      Es curioso que hace siglos se usaran las imágenes para contar historias a la gran mayoría que no sabía leer y que ahora que todo el mundo sabe, las imágenes estén sustituyendo a las letras. No somos analfabetos pero nos acercamos.

      Un beso, Maite

  14. O sea que hasta los libros están a dieta…
    Vamos hacia el abismo de la tontuna sin frenos…
    Estamos rodeados de banalidad por todas partes.
    Y gran parte de la juventud está atontada con las redes sociales,las pelis malas,la música chunga…
    Ufffff

    Un beso,Paloma.

    1. No es invención de la Esme ni mía, es un dato de la industria editorial.

      Abismo de la tontuna, sí. Qué bien dicho.

      Reconozco que si de adolescente y de joven hubiera tenido un telefonito con acceso a Internet hubiera leído mucho menos de lo que leí. O hasta puede que nada, quién sabe.

      Pero bueno, estoy generalizando aunque sí creo que es una tendencia y no sólo afecta a los jóvenes.

      Besos, Carmen

      1. Pues también es verdad…quién sabe lo q hubiéramos hecho de tener acceso a un móvil con internet…

  15. Siempre entretenidos los razonamientos de la Esme; además de vanguardista. Al igual que tú lo haces, Paloma, creo que si fuera joven ahora, hubiese deseado que los libros solo contuvieran micros. Pero hay libros largos que los volvería a leer muchas veces, como los de Ken Follet, por ejemplo.
    ¡Abrazos!

    1. La vida sin leer me parecería triste y mucho menos interesante, pero supongo que al que no le guste hacerlo y no tenga costumbre estará tan tranquilo.
      Lo malo de las máquinas es que enganchan y roban mucho tiempo.
      Abrazos, Sari.

  16. ¿Ese es el futuro que nos espera? Libros sin letras, café descafeinado, cerveza sin alcohol, cigarrillos de vapor…Vamos derecho a la nada. Que Atreyu nos salve. En Esme no confío demasiado, está muy agorera.

    1. A Esme le gusta exagerar pero los datos no son de su invención. Se lee menos y se publican muchos libros pero con pocas páginas a ser posible.

      Eso, que nos salve Atreyu.

  17. Lo que para algunos fue y sigue siendo una válvula de escape, ahora ya no lo es. Cuesta que los más jóvenes lean, con tanto cachivache tecnológico con los que en muchos casos no es preciso ni pensar. Yo llevo este año seis libros y dos de ellos superan las 900 páginas, ambos novela histórica o historia novelada, que tanto da. Un libro no se elige al peso. Habrá tochos de mil páginas y tochazos de apenas trescientas. Para mi leer es parte de mi vida, porque entre otras cosas, he aprendido mucho de la lectura. Esme tiene razón, cosas más raras se han visto, pero un libro vacío, carece de alma, de historia, de emoción, de sentimientos y para aquellos que como yo nos gusta sentir mientras leemos, nos quedaríamos como si nos faltara algo, en realidad, como si nos faltara la historia que alguien se atrevió a contar. Porque para contar una historia hay que ser valiente, creo yo. Un abrazote Paloma.

    1. Eres un buen lector, Carlos, queda más que claro.
      Leer ayuda a entender la vida y además la amplía y enriquece. Pero no te lo tengo que decir a ti, que ya lo sabes muy bien.
      Esme está de broma, un libro vacío es un absurdo aunque ,dado lo absurdo que se está volviendo todo, ya no me sorprendería que existiera.
      Pues sí que creo que hay que tener cierta valentía para contar una historia sobre todo si te concierne, o a lo mejor es una especie de inconsciencia o una necesidad. Luego vienen las consecuencias, algunas buenas y otras no tanto. Y no digo más 😉

      Otro abrazo grande para ti.

      1. Si a un tal Manzoni de le ocurrió llenar latas de mierda con perdón 😉 y las ha vendido a miles de euros, creo que lo del libro en blanco, puede ser cuestión de tiempo 🙄 igual hasta es negocio…

  18. me caído de la silla con lo de guerra y paz… una idea perfecta para estos tiempos, leche que no sabe nada, yogures de plástico y libros sin contenido… pero con grandes portadas, que no se te olvide la portada, que así la gente, cuando te vea con el libro en alto, sabrán que eres un persona profunda e interesante… ¿y por dentro?, nada, como el libro.

    1. Jajaja, guerra, solo guerra, la paz no cabe ya y vende poco.
      Es cierto lo que dices de las portadas, son como un anzuelo, igual que los titulares. Algunas son muy bonitas, he de reconocer.
      Pero en general, ¡Cuánto postureo!
      Palabra de moda y con razón.

  19. Me he encariñado mucho con esta magnífica, sutil y original y sin duda hiperbólica Esme. Una voz demasiado cercana y alerta!!

    Y gracias por avivar mi recuerdo para el entrañable Manuel García Ferré, que llegó a Argentina cuando tenía 17 años y que acompañó a más de una generación con su maravillosa creación de “El libro gordo de Petete”, “La enciclopedia de Petete” y su programa de t.v. , que finalizaba con:

    “El libro gordo te enseña,
    el libro gordo entretiene,
    y yo te digo contento:
    “hasta la clase que viene”.

    1. Hola, Marta.
      Me alegra mucho que aprecies a Esme 🙂
      No sabía que ese programa también se vio en Argentina.
      Recuerdo perfectamente esa frase final!!
      Muchos besos

  20. Esme: Creo que los libros tienen cada vez menos páginas porque es tan brutal el bombardeo de información y estímulos que no alcanza el tiempo para decidirse por un tema cuando ya envejeció y surgió otro nuevo. Todo nace y caduca tan rápido que no hay tiempo a saborearlo, como el algodón de azúcar. Saludos.

  21. Hace poco que me he unido a WordPress y he encontrado por casualidad tu articulo, toda una maravilla. Adoro también escribir y tu forma de explicarlo y narrarlo todo te envuelve, como un buen sueño. Espero poder leer mucho más de ti. Aquí tienes a otro seguidor 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.