Día: 13 junio, 2019

El sueño amarillo (tercer poema de Petronila)

Bajo la sombra de un tilo me senté a descansar

sus dulces efluvios me hicieron soñar.

Soñé con luciérnagas y estrellas de mar.

Soñé con un ciervo y con un trigal.

Santi el carnicero me vino a buscar,

del cielo bebimos en fino cristal,

golondrinas fuimos surcando el trigal.

La tarde era bella y yo estaba en paz

pero un perro oscuro se puso a ladrar.

Despierta, Petronila, aulló el animal:

no hay ciervo,

no hay luciérnagas,

no hay estrellas de mar,

no existe el trigal

ni azul que se beba en fino cristal,

no eres golondrina y Santi no está.

Rieron las flores del tilo, rieron sin parar,

polvillo de burlas me ensuciaba el chal,

su amarilla risa me hizo estornudar.

Ladraba,

siniestro ladraba el muy negro can.

Bajo la sombra del tilo me puse a llorar.

 

Anuncios