Esto ha sido Faetón

Había una vez un muchacho llamado Faetón, nombre horroroso donde los haya, aunque de eso él no tenía la culpa. Le gustaba bastante hacerse el chulito entre sus colegas ¿A qué no sabéis de quién soy hijo?, se pasaba el día diciendo.  Los otros hacían como si no le hubieran oído pero él insistía, “cuidadín conmigo que soy hijo del Sol, mi padre es Helios y tiene  un Jaguar”. No era un Jaguar, era un carro tirado por cuatro caballos blancos, pero por actualizar un poco la historia.

Y así a diario, era muy machaca, “yo primero que soy hijo del Sol, apartad que soy hijo del Sol, me pagáis las cañas que soy hijo del Sol”.  Los otros estaban empezando a hartarse, “anda tira, qué vas a ser tú hijo de Helios, pringao”.  Pero él insistía e insistía y tan inaguantable se puso que uno le contestó, “pues si tu padre es Helios el mío es Zeus, no te digo…” Menudo se puso Faetón que no soportaba que nadie lo superase. Se fue a buscar a su padre y poniendo  cara de mucha pena honda se lo chivó, “que los otros no se creen que tú eres el Sol, que no se creen que yo soy tu hijo, déjame el Jaguar (carro) y así se lo demuestro”.

No sabía nada Faetón, ya le tenía echado el ojo al carro desde hacía tiempo. Helios se resistió ya que era su instrumento de trabajo. Todos los días hacía el mismo recorrido viajando por el cielo de este a oeste. Según salia por el este se formaba el día y  al atardecer descendía por el Oceáno y apagaba las luces.  El carro iba tirado por cuatro caballos que escupían fuego, se llamaban Flegonte (ardiente), Aetón (resplandeciente), Pirois (ígneo) y Éoo (amanecer). Mientras manejaba las riendas para mantener a los cuatro caballos fogosos en el punto exacto, ni muy arriba ni muy abajo, iba muy contento cantando, “precaución amigo conductor, la senda es peligrosa y te espera tu madre o esposa. Acuérdate de tus niños que te dicen con cariño; no corras mucho papá”.  Cancioncillas típicas  de dioses del Olimpo.

El caso es que al final cedió porque era un padre un poco permisivo y porque el nene Faetón era de los insistentes, “que me dejes el coche, que me lo dejes, que me lo dejes, que me lo dejes”.  Así por la mañana, a mediodía y por la noche. Por no oírle más, se lo dejó.

Fue subirse al carro y empezó a ponerse todo loco y a acelerar, como era inexperto enseguida perdió el control de los caballos que primero empezaron a subir demasiado arriba y después, por completo desbocados, bajaron escupiendo sus fuegos hasta casi tocar la tierra ¡ Una calorina ,un resecarse los campos, una de incendios forestales,  unas temperaturas máximas de 42 grados y mínimas de 25, unas noches tropicales y unos días infernales! Aquello no  se podía soportar ni yendo por la sombra ni bebiendo agua hasta encharcarse. La Tierra, agonizante, pidió ayuda a Zeus y éste lo solucionó lanzando un rayo al chaval que cayó al río Po y  murió.

Digo yo si Faetón  no habrá resucitado y le habrá vuelto a quitar, esta vez sin permiso, el coche al papi Helios.

(Leyenda interpretada libremente por Esme)

 

Anuncios

29 comentarios en “Esto ha sido Faetón

  1. Columnas son de llamas los collados
    que sustentan las nubes encendidas,
    pavimentos de montes levantados
    cubiertos con cenizas doloridas.
    Templos son de la muerte dedicados
    a tanto horror, al fin de tantas vidas,
    y tremendo holocausto extraordinario,
    que hace del mundo un joven temerario.

    Pedro Soto de Rojas. Los Rayos del Faetón.1639

  2. Por ahí más o menos debe ir la cosa esta del cambio climático. ¡Faetón al paredón! O al pilón para que se le pasen las flamas y soflamas. Esme ahora es revisora mitológica. Un beso.

    1. Jajaja, eso, al pilón y que se apague!

      Me temo que en el cambio climático ha habido y sigue habiendo muchos faetones culpables.
      A Esme le gustan mucho los mitos, no es el primero que destroza alegremente.

      Besos, Carlos

  3. Resucitó, o tenía algún hermano que ha llegado a la adolescencia, o a Helios le ha dado por el alcohol… Muy buena la interpretación de la Esme, que pruebe también con la Historia, a ver si así se entiende mejor. 🙂
    Un besote

    1. Algo de eso ha tenido que pasar.
      Deja, deja, que no se meta también a historiadora. Con los mitos y leyendas va que arde (nunca mejor dicho en este caso)

      Un beso, Luna

  4. Mira por donde andaba Faetón, pues de estos lares que nos estaba carbonizando a todos se ha retirado, por lo menos por el momento. Muy buena Esme con su interpretación, la verdad que tiene una magia especial para transmitir lo esencial. Un abrazo

  5. La que ha liado Esme, acaba de dar nuevos argumentos a los negacionistas del cambio climático. La culpa de todo la tienen Zeus y Faetón. Me ha hecho mucha gracia leer la letra de “Amigo Conductor”, que popularizara Perlita de Huelva, durante una época fue todo un himno para los profesionales del sector. Saludos, Evavill.

    1. Es verdad, qué horror. Pero es lo que tienen los mitos, dan explicaciones nada científicas y sí muy imaginativas.
      Sería más fácil combatir a Faetón que solucionar el cambio climático y sus efectos.
      Un saludo, Raúl.

  6. Si es que no falla, cuantos más caballos tiene el coche menos neuronas tiene el tío que lo conduce.

    😉

    Un beso.

    P.D:
    Te envidiaría Ovidio.

  7. Me ha gustado el contrapunto que ha puesto Madera de Bloj 🙂

    Cada vez que leo estas historias, las clásicas y las re interpretaciones, me pregunto cómo pudimos llegar a una religión tan sosa como la católica… jopé, es que no tienen nada de gancho, ni buenas historias paralelas ni na…

    Puto Faeton, eso sí 🙂

    1. A mí también me ha gustado ese contrapunto 🙂

      La religión católica no sé pero la Biblia está llena de historias de lo más imaginativas.

      Y que no se cansa de dar vueltas con el carro el muy pesao!!

  8. Habrá padres permisivos de nacimiento, pero otros, me parece que la mayoría, acaban siéndolo a la fuerza, a pesar suyo, para no cometer un infanticidio. Faetón era un machaca. E incluso la paciencia de Helios tiene un límite. Si te pillan en un momento de cansancio o de debilidad, es probable que masculles: Vale, haz lo que quieras. Que los dioses nos libren de los faetones.

  9. Ahora lo entiendo todo… Por Zeus, que eduquen un poquito a este Faetón que creo que va a volver a las andadas este fin de semana.
    Ingenioso, Paloma.
    Mil besos

Responder a Carmen Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.