Día: 5 julio, 2019

La mariposa migratoria

20190705_092311.jpg

Esta mariposa posada en el suelo se llama Vanessa  Cardui, nombre que  suena muy elegante y distinguido pero cuya traducción,  Vanessa de los Cardos, ya es un poco menos fino. El apellido le viene porque de entre todos los alimentos posibles, son los cardos lo que más le gusta comer. Cosas suyas.

Es una mariposa muy viajera o más que viajera, migratoria. Es capaz de hacerse anualmente 12.000 kilómetros y atraviesa dos veces, una de ida  y otra de vuelta , el desierto del Sáhara.

La altura de su vuelo y la distancia que recorre es igual o mayor a la que hacen muchas aves, ha salido un poco pájaro esta lepidóptera.

Con tanto trajín,  no me extraña que acabe tirada por los suelos y con un ala desgastada. Por lo menos a ella no le ponen muros ni vallas ni la detienen por buscar mejores condiciones de vida. Para hacer su ruta solo tiene que salvar los obstáculos naturales y protegerse de unos cuántos depredadores, lo que ya es bastante.

(La información  sobre Vanessa de los Cardos, a quién he tenido el placer de encontrarme esta mañana, la he sacado de internet)

Anuncios