Día: 29 enero, 2020

Red de los días grises

Desde que amanece, muy laboriosos, tejen su red los días grises.

Es tan tupida y pegajosa que atrapa casi todos los sueños.

Hay sueños de árboles, cargados de alas y sueños de niños, lanzados como proyectiles desde la ventana de clase.

Hay sueños viejos, ya muy usados,

caen de bolsos y bolsillos y ruedan lentos, un poco aburridos de su argumento.

Hay sueños voladores, portadores de besos.

Hay sueños tan grandiosos que acaparan el espacio como si fueran los únicos con derecho a soñar.

Molestos, los días grises tratan de sacudírselos con la ayuda del viento.

Prefieren sostener a los pequeños y brillantes como gotas,

a los que son transparentes y en su piel reflejan a otros.

Los mecen con suavidad y ellos tintinean, sin romperse.

20200129_092626

Árbol soñando