Una bolsa naranja da vueltas

Ramas de la acacia que veo desde la ventana.

En el patio del colegio, a las cuatro de la tarde, había un obrero en completa soledad. Llevaba unos guantes naranjas y ha hecho las siguientes operaciones. Primero ha medido con los pies el largo de una furgoneta blanca, la suya. No le ha debido de convencer mucho esa medición por pasos porque se ha metido por una de las puertas laterales del edificio y ha reaparecido al rato con un metro.  Ha medido, ha abierto la puerta trasera del vehículo, (vehículo es una palabra que me parece que solo utiliza la Dirección General de Tráfico), y se ha puesto a  sacar muchas cosas, todas muy semejantes, eran como la misma cosa multiplicada. Tenían apariencia de cepos o de lámparas con candelabros o serían  cepos  lámpara. Ha sacado muchísimos de esos objetos incomprensibles, por lo menos para mí, para él seguro que tenían pleno sentido,  y luego como unos toneles del mismo color metálico que los cepos lámpara.

A continuación ha metido la cabeza en la furgoneta y después el resto del cuerpo para extraer del fondo lo que estaba buscando. ¿Qué estaría buscando y por qué si lo iba a necesitar lo tenía tan alejado y difícil de alcanzar? Puede que no supiera de antemano que lo iba a necesitar o que no se pare a pensar cuando mete a toda prisa las cosas en la furgoneta  a o vehículo, que diría la DGT.

Después de tanto esfuerzo, me esperaba algo más espectacular, pero no, era un objeto pequeño y naranja. Lo ha dejado en el suelo, se ha secado el sudor de la frente con el antebrazo y ha vuelto a desaparecer por la puerta lateral.

El patio se ha quedado vacío, hoy sí se mecían de verdad las hierbas del campito en miniatura, no era imaginación mía, las he visto moverse todas juntas hacia un lado y hacia otro, también las ramas de los árboles que ya están llenas de hojas verdes. Estaba mirando ese movimiento, que me gusta mucho, cuando ha aparecido una monja caminadora, no era la del poncho, era otra. Iba vestida con una falda gris por debajo de la rodilla y una chaqueta también gris pero de un tono más claro que la falda, el pelo corto y blanco. Llevaba la manos en la espalda y un buen ritmo caminador, un poco inclinada hacia delante, venga y dale por la pista de atletismo.

Ha vuelto a salir el obrero acompañado de otro, entre los dos llevaban una barra metálica y del objeto naranja, que ha resultado ser una bolsa de tela, han sacado  unas gomas también naranjas, (se ve que es su color preferido), para atar la viga a la baca de la furgoneta. La monja de gris se ha parado a saludarles desde lejos y les ha hecho una demostración de lo en forma que está moviendo las piernas como si corriera y por si no hubiera quedado claro, ha hecho un par de flexiones de rodillas. Los obreros no  hacían caso pero ella ha insistido , es posible que no se lleve bien con la del poncho ni con ninguna otra y desee nuevas amistades,  o no se lleva mal pero está aburrida y harta de ver las mismas caras y las de los obreros, por nuevas y por masculinas, le estaban alegrando.

Como con la expresión corporal no obtenía atención se ha pasado al lenguaje hablado y les ha preguntado que qué tal estaban, ellos han dicho que bien, sin más detalles y ella que eso era lo más importante, estar bien, estar sano.  Después ha seguido por la pista de atletismo con ese caminar suyo tan marchoso. Por encima de su cabeza ha planeado el halcón cernícalo que, definitivamente, se ha hecho con el control de la zona central, al menos a esa hora del día. Las urracas se quedan por las esquinas. Es lo mismo que cuando hay niños, los dominantes ocupan el centro, los tímidos o no integrados, relegados a los rincones.

Los obreros han seguido atando la viga con la cinta naranja y, mientras tanto, la bolsa de tela ha rodado por todo el patio, daba vueltas, iba hacia delante y hacia atrás, como si fuera un  animal extraño de absurdo comportamiento, un animal de tierra que quisiera ser de aire sin conseguirlo. Un animal desesperado, deseoso de escapar.

En realidad, no, parecía lo que era,  una bolsa de tela naranja movida por el viento.

IMG-20200503-WA0002
Dibujo de Olga Álvarez

31 comentarios en “Una bolsa naranja da vueltas

  1. Hermosas las ramas de los árboles que tienes de vista, un patio con cierto encanto, donde suceden situaciones alejadas de la comprensión, sin embargo lanzan historias imaginadas o preguntas sin contestación. Ya te falta poco para salir a la calle, unos días más y a ver que sucede, un abrazo grande

    1. No es un árbol muy bonito pero está muy verde y alegra la mirada. Igual que el patio.
      Falta poco, a ver qué pasa, estoy un poco desconfiada.
      Otro abrazo para ti, Themis

  2. Me pareció un bonito mini documental. Incluso lo de ‘monja caminadora’ me sonó como a un insecto, de la familia de los coleópteros. La del poncho debe ser de una familia parecida 😀

  3. ¡Qué buenos tus relatos, Paloma! Nunca imaginaste cuántos detalles guarda el patio del colegio y todo lo que abarca tu mirada desde la ventana. Es un encanto ir leyéndote; voy viendo todo lo que narras y disfruto mucho cómo aventuras posibles causas sobre el actuar de los personajes. El verdor de las acacias es precioso, ¡pura primavera!
    ¡Un gran abrazo!

    1. Muchísimas gracias por tus palabras.
      No es mucho lo que puedo ver y contar, por eso me ilusiona aún más que te guste.
      Tú verás ahora los colores del otoño.
      Otro abrazo grande, Sari

  4. “Llevaba la manos en la espalda y un buen ritmo caminador, un poco inclinada hacia delante, venga y dale por la pista de atletismo.”

    Hay que buscar un exorcista ya!!!
    Está poseída!!!

  5. Me estas mareando con tus observaciones meticulosas, es que soy muy facil de convencer y tengo la peculiaridad hacer intensivamente todo lo que me toca. Al leer lo de tus vencejos he hecho una investigación al nivel de doctorado , además estaba dos horas en el parque -paseando mi perro – con la cabeza levantada observando intensivamente, claro esta, esos pajaros hasta que una patrulla de los policias me llevó a casa amanazando multarme por alterar el orden público. Al leer este texto no pude contener esa tentación de asomarme a la ventana y resulta que es fascinante lo que pasa en el aparcamiento que esta justo abajo. Tengo el material para dos entradas y todo eso con la escacez de sujetos sueltos en la calle y ni lo imagino cuando saldremos de la cuarentena. Gracias, Paloma.

    1. Gracias a ti.
      Me alegro si te ha servido para entretenerte observando.
      Siempre hay algo que mirar, que sea o no fascinante depende de las ganas y la fantasía que le pongamos.
      Abrazo, Tatiana.

  6. Creo que la bolsa naranja acierta cuando decide que será más seguro dar vueltas al patio y jugar a corre que te pillo con la monja atlética si se aviene a colaborar. Tampoco tengo nada claro esto de salir a explorar ese mundo nuevo que prometen los del gobierno, no sea que sea una trampa, hasta que los alemanes inventen una vacuna de verdad. Un besazo.

    1. Va a ser complicado ese mundo nuevo. Complicado y poco apetecible. Pero habrá que ir asomando la cara, eso sí, con cuidado.
      Me ha hecho gracia tu imagen de la bolsa jugando con la monja :))
      Besos, Carlos

  7. Las ventanas, los balcones y las terrazas se han convertido en auténticos observatorios en los que instalamos nuestros pupitres y escribimos nuestros diarios, emborronados de tinta entre la realidad y la imaginación.
    Como siempre, muchas gracias Paloma. Que sigas teniendo un buen confinamiento y mucha salud.
    Abrazos!!

  8. Me recordó aquella escena de la película “Belleza Americana” donde graban una bolsa plástica blanca moviéndose y arremolinándose con el viento.

    Y hace casi un año que hice un pequeño homenaje con el siguiente post de instagram.

  9. A mí me gusta tu mirada, de todo haces un relato. Ese detalle que me encanta.

    Un beso ¡y muchos!, querida Paloma.
    Que pases buen día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .