Zapatos azules

Cada vez que los zapatos azules salen de casa, el campito se echa a temblar.

Ya vienen, ya llegan los zapatos azules, se gritan con alarma las espigas, ya se oye el arrastrar azul que pronto nos pisará.

Las alcantarillas inician su canción fétida acompañando los pasos azules, huyen las urracas hacia los tejados vecinos,  huyen los verderones, los gorriones y los mirlos. Abandonan las copas de los sauces y de los  chopos, abandonan los matorrales y los matojos.

Ya se acercan los zapatos azules desde el fondo de la calle, desganados y polvorientos, a pisar con desidia el campito, sisean las culebras, revolotean con inquietud mariposas grandes y pequeñas,  blancas, amarillas,  negras, marrones mariposas, sin atreverse a quedar posadas. El jazmín de la valla retiene sus dulces efluvios.

Los zapatos azules bajan por el sendero sembrando el agreste campito de desesperadas semillas, de desesperanzados  brotes. Las hormigas paran su afanosa hilera, las flores salvajes inclinan sus corolas, escondiendo su  belleza, derrumbándose.

Un llanto blando de luna, un llanto pétreo de monte.

Y ya  suben de vuelta los zapatos azules con sus suelas gastadas y sus costuras a punto de reventar. Ya se  van, ya se van, se dicen  las espigas, rozándose, aliviadas. Regresan los pájaros, regresa la voz  risueña del secreto arroyo.

Si hubiéramos sido zapatos rojos…o verdes o blancos,  pero somos azules , de un azul desvaído, de un azul mortecino que no es el del cielo ni el de las flores que crecen en los  bordes.

Tirados en la entrada, tras la puerta de la casa, sollozan abrazados a sus cordones.

29 comentarios en “Zapatos azules

  1. Como el caballo de Atila que hollaba donde quedaba muerta la tierra. Ignorante de que las hierbas destilan poderosas ponzoñas que adhieren sobre aquellos que actúan como enemigos. Un besazo.
    Camina con cuidado,
    posa tus pies ligeros
    sobre los senderos
    que desean escuchar
    el sonido de tus pasos.

  2. En otra vida igual son caballos en vez de zapatos y mira qué bien les irá:

    CABALLOS AZULES

    Cabalgan azules
    los caballos del mar.
    Caballos de sol y agua.
    Caballos de luna y sal.
    Caballos azules
    de día y de noche
    cabalgando hermosos
    por los caminos del mar.

  3. ¡A descalzarnos , a deshacernos de todos los zapatos sean, cual sean sus colores ! Para sentir la tierra, la hierba ,el rocío, el mar y arena para poder conectarnos de una puta vez con la Naturaleza que nos grita “socorro”. Un beso, el texto es precioso.

    1. A ver si corren un poco más rápido y se van de una vez.
      Estos no eran de gamuza, palabra que siempre me ha hecho gracia, me recuerda a trapo del polvo. Es mejor ante.

      Besos, Carmen

  4. Caramba, zapatos malditos o de alguien que está maldito y no es querido, o bien recibido. Hermoso texto, imaginativo y sugerente.
    La naturaleza les hace el vacío, huye, se aparta.
    Me ha gustado ese arrastrar azul y las conversaciones de las espigas, susurrándose y rozándose.
    🎵🎵🎵 El zapato que está triste y azul… 🎵🎵🎵
    Besos.

  5. ¡Cómo quisiera la buena tierra sentirse libre de pisadas, pero cuán ansiosos han de haber estado también esos zapatos azules de correr en libertad! Creo que el aire puro les habrá sentado bien, aún cuando no pudo quitarles la tristeza por su opacidad y nadie les sopló al oído que lo valioso no pasa por ningún color.
    ¡Muy bonito texto, Paloma! Poético.
    ¡Un abrazo grande!

    1. Seguro que a base de paseos y libertad se van recuperando esos zapatos de su pena.
      “Lo valioso no pasa por ningún color”, muy cierta y acertada la frase, Sari.
      Muchas gracias por leer y comentar.
      Otro abrazo para ti 🙂

  6. Hermosa poesía en prosa para esos zapatos azules tan tristes los pobres con tanto rechazo a su alrededor. Me dejó con mucha melancolía o mejor dicho se sumo a la mía propia, me dio muchas ganas de abrazarlos. Me gustó mucho, un abrazo Eva

      1. Junto con un delicioso vaso de vino y no dudo que se nos “pianta un lagrimón”. Gracias Eva, me encantaría escucharlo contigo. Otro abrazo

  7. Me ha venido a la cabeza y lo he buscado para volver a leerlo. Este texto es impresionante, Paloma. Tiene una calidad y sensibilidad tremenda. Aunque no sepa su fondo real, ya sabes que la magia de la lectura es aplicársela cada uno como la siente.
    Besos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .