Enigmático

Por la acera de los perros va dando tumbos Rafael. Los tumbos  se deben a una lesión en la espalda que lo dejó medio encorvado y que le hace perder el equilibrio. No lo pierde del todo, ha aprendido a vadearse en la inseguridad y con tumbos y todo no deja de salir todos los días, de hacer sus compras y de completar los pasos que le marca la pulsera cacharro.

Lleva un polo de rayas verdes y blancas y un pantalón gris que fue de un traje, la americana no la conserva pero el pantalón sí, en los pies se ha puesto unas deportivas, no le gustan, preferiría unos zapatos bien lustrados pero esas suelas tan finas no le convienen, así que va a la moda sin querer ir.

En su media vuelta por la acera de los perros se ha cruzado con el  hombre del galgo, uno que tiene una tienda de elegancias donde los hombres se pueden hacer trajes a medida. En el escaparate hay libros que nadie leerá, porque son de adorno, esos libros llevan títulos como “el gentleman inglés” o “moda italiana para hombres” o “le parisien”,  todos son libros grandes, de los que no caben en ninguna parte, libros que cuesta llevar de un lado a otro, casi como puertas, de tapas durísimas, con un forro de papel por encima y páginas satinadas con muchas fotos. No es que los haya ojeado pero sabe de qué habla porque él tiene un libro así, es sobre el antiguo Egipto y sus pirámides, se lo regaló uno de sus nietos y la verdad sea dicha, solo lo ha mirado por encima, porque ni fu ni fa las pirámides a él.

Como en la  estantería no le cabía, lo colocó en la mesa baja con la intención de hacer el esfuerzo de leerlo, pero nunca se da el momento propicio. Cuando va a cenar y antes de  empujar las pirámides hasta la esquina, que vaya lo que pesan, lo abre al azar y lee un par de líneas. Al terminar, las coloca de nuevo en el centro de la mesa ¿Por qué no le interesarán  las pirámides con lo colosales que son, por qué no le interesará el Antiguo Egipto? No lo sabe.

El elegante del galgo se ha comportado bien, ha recogido las cacas de su perro y además con  mano salerosa, que no la tiene cualquiera, con garbo propio de monsieur parisien. Rafael lo estaba vigilando para ver si es de esos desalmados que dejan el suelo perdido. Como lo ha hecho bien,- nada que objetar-, ha seguido su recorrido a tumbos hasta situarse bajo la terraza de su amigo Alfon. Tiene suerte el tío, come y cena ahí, al pairo. Desde abajo lo saluda, qué pasa, hombre ¿cómo te va la vida?, está el mundo que da pena, nada más que guerras, que enfermedades, que desastres, pero nosotros no estamos tan mal, yo aquí dando la media vuelta y tú en tu terraza como el  Amenofis.

¿Cómo quién?

Como el Amenofis, un faraón,  ¿no te los conoces? No le interesa el mundo egipcio pero para dejarlo caer  en las conversaciones,  mal no le viene algún dato.  Le llega un olor apestoso a orines de perro recalentados por el sol.

-Esta esquina tiene unos aromas…

A mí me lo vas a decir, si suben hasta la terraza, ¿por qué no subes tú también? Te lo he dicho muchas veces pero nunca quieres, te me resistes, te me resistes.

No quiere, no, es que tiene que dar su media vuelta y si se para pierde la línea. Además, Alfon es pesado, le gusta más ser su amigo desde abajo que al mismo nivel donde la escapada se dificulta. A él le gusta tener vía libre. Ale, que me voy ya, este cacharro me cuenta los pasos, en cuanto cumpla los que tengo que cumplir me voy para casa.

 Ya va a cenar pero antes abre el libro y lee, “es este uno de los lugares más enigmáticos del mundo”. Un poco perplejo mira a su alrededor porque le parece que lo que ha leído se refiere a algo suyo, pero su casa no tiene nada de enigmática, tan bien se la conoce que ni la ve. Empuja las pirámides hasta la esquina, un poco disgustado con ellas y esos mensajes inquietantes que le mandan. Se levanta  y abre la ventana. Que entre el aire, dice.

 Los vencejos vuelan tan deprisa que parece que quisieran rasgar la tela del cielo.

34 comentarios en “Enigmático

  1. Historia que queda dando vueltas, que es y no es, que parece que va a tomar hacia y va para otro lado, que no se atreve, enigmático el cauce por donde fluye……..me dio gusto leerte, un abrazo grande y hermoso domingo

      1. Ya he leído algunos relatos suyos en internet.
        Me ha gustado mucho, pese a lo desolador que es.
        Tal vez te ha dado un aire por la edad del protagonista, he visto que es especialista en hombres mayores y solitarios.
        Gracias por el descubrimiento

  2. Estoy de acuerdo con Isabel, la última frase es preciosa. Con los problemas de equilibrio que tiene el protagonista, me ha venido a la cabeza un tema de Franco Battiato, por cierto, fallecido hace tan sólo unos días. Besos.

    1. Pensé en Battiato, por supuesto, y en la sentida entrada que le dediqué un día. Dicen que estaba aquejado de una enfermedad. Lo que me “sorprendió” fue que creí que tenía mucha más edad, no “solamente” 76 años.
      Pensé aquella noche en dedicarle una rápida y corta entrada, como homenaje. Por ejemplo con el “Yo quiero verte danzar”. Pero no. Mucho esfuerzo, y no lo digo irónicamente.
      En fin, sentí su muerte. Ciao.

      1. No sabía nada de su enfermedad. Tenía mucha personalidad, y se movía en el pop igual que en el rock progresivo, con mucha clase. Saludos, What.

  3. Se te dan muy bien las pequeñas historias sobre gente corriente. Haces que nos traslademos fácilmente a esas calles y a la casa de ese pobre hombre que todas las noches tiene que empujar “las pirámides”. Un abrazo

  4. -Lo de “aprender a vadearse en la inseguridad” tiene un fuerte simbolismo a nivel vital. Muy metafórico.
    -Lo de “empujar las pirámides, con lo que pesan” me ha parecido genial y muy gracioso. Vaya, pues tengo algo en común con tu prota. Hace unos años, cuando vivía en el otro piso, me compré un ejemplar del National Geographic sobre Egipto. Juraría que fue en la Abacus. Ni que decir tiene, las fotos son maravillosas, alucinantes. En común también tengo que no tengo intenciones de leerlo. No estoy yo para atracones intelectuales ni culturales sobre los egipcios. Lo siento por ellos. Pero tengo el libro en un estante, no lo ando mareando.
    -Al hilo de esto, abrir un libro (anárquicamente) y leer un par de líneas (también anárquicamente)… no es por nada, pero me parece uno de los grandes placeres de esta vida.
    -Amigos en la distancia. Eso es fundamental. Distancia e independencia me parecen indispensables, sobre todo frente a pesados, empalagosos y gente demasiado intrusiva.
    -Muy buen relato y descripción, as usual. Galgos, cacas, finos gentlemen y peste a orines recalentados. Y señores con cierta edad sobreviviendo.
    Besos.

    1. Hola, What!!
      Qué alegría leerte por aquí
      Tienes razón en lo primero que comentas, pues nunca estamos seguros en la vida, ni siquiera cuando nos parece que lo estamos.
      Lo de abrir libros al azar también lo hago yo, leo un trocito y lo cierro. Me gustan sus mensajes.
      Gracias por todo el comentario 🙂
      Besos

    2. Coincido con todas las observaciones de What… “aprender a vadearse en la inseguridad…”iene un fuerte simbolismo a nivel vital. En lo general tiene mucho simbolismo tu relato , aunque no lo parezca. Siempre pienso si la autora del texto escribe las frases a proposito, teniendo sus propias ideas en plan de interpretación del texto o lo inventamos cada uno a su manera. Paloma, me siento emocionalmente y incluso fisicamente muy bien, leendo tus relatos. Un abrazo.

      1. ¡Gracias! Pues creo que lo que dices, o preguntas, tiene su verdad a medio camino entre ambas posibilidades. Es que muchas frases y pasajes de Paloma son como metáforas más generales o profundas. A veces lo hará un poco a propósito y muchas veces inconscientemente. Es el lector el que en buena medida (re)interpreta. Lo de “incluso físicamente bien” me ha hecho gracia. Entonces los relatos de Paloma son como una droga de las buenas. Deben generarnos endorfinas, serotonina y sustancias de ese tipo. Por cierto… ¿sabías que hay una colega tuya (una mujer rusa), afincada en Perú y que tiene un blog muy interesante? “Neurociencias divertidas” o algo parecido, se llama. Seguro que si lo buscas lo encuentras rápido. En WP, quiero decir. Debe haber estudiado esa especialidad. Habla sobre el cerebro, la mente, e incluso cosas interesantes como la espiritualidad o “Dios”, el placer,el miedo… siempre desde un punto de vista de las neuronas, la mente física, etc.
        Besos.
        (Ella a mí no me conoce ni sabe que la conozco).

      2. Me alegra mucho saber que esto que has leído te ha sentado bien. Es el mejor halago que puede recibir cualquiera que escriba. Imagina que te dicen, “tus relatos me dan sueño, dolor de cabeza y ganas de tirarme por un puente”, ¡¡ qué terrible!!
        No escribo con premeditación, en general.
        Muchas gracias, Tatiana

  5. Las pirámides pesan, la vida pesa, todo parece intentar arrastrarnos hacia alguna parte…

    Me ha parecido un buen inicio para una novela de misterios. El sobrino aparecerá muerto en extrañas circunstancias y entonces sabremos el motivo del regalo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .