Era un bosque

Hemos ido en un autobús, no me he podido sentar con Nidia y me he enfadado, luego se me ha pasado. Nos hemos parado en un sitio donde había un hombre barriendo hojas con una escoba, hacía un montón y lo dejaba limpio, le caían hojas nuevas, se le ensuciaba el trozo, volvía a barrerlas. Cristóbal ha dicho, jaaaaaaaaaa, jaaaaaaaa, señalándolo con un dedo. El autobús ha seguido y el hombre se ha hecho pequeño, un punto y ya. Había un río con piedras y espuma.

El castañar se llama así porque tiene castañas que se caen de los árboles. No se pueden coger. Las setas tampoco. Las castañas tienen pelos por encima. Había muchos de esos pelos tirados por el suelo, Martín los iba apartando con un palo, todo el camino con el palo hasta que se lo ha quitado el profe Rubén porque le ha dado en una pierna, pero eso ha sido al final.

Era oscuro, era un bosque.

Es porque los árboles tapan la luz y porque no había luz, había nubes. Los árboles se pelean por la luz, es una de sus comidas, y por eso se estiran tanto, porque la luz está arriba y quieren ser los primeros en tenerla, también comen por abajo, de dentro del suelo. Lo que encuentran. Pero otros días sí hay luz, nos lo ha dicho la monitora, Olivia. Somos un grupo muy bueno, nos lo ha dicho, pero gritamos. Es lo malo. Para oír a los pájaros y ver a los animales hay que estar callados o no salen.

En la entrada había un cartel con todos los pájaros que viven ahí, pintados, y con todos los animales pintados y sus nombres. No hemos visto ninguno, no han salido. Solo que Abel a cada rato decía, “¡una vaca, un jabalí, un buitre!” y luego se reía. No tiene gracia. Ninguno nos lo hemos creído, solo la primera vez, la de la vaca, luego ya no.

Hemos ido a ver el árbol más viejo de todos, se llama el abuelo, en verdad está muerto y no se puede tocar, se rompe. Era muy grande solo que tenía dos agujeros, le faltaba lo de dentro y lo de arriba. Rubén nos ha hecho una foto delante del abuelo muerto para colgarla en el aula virtual. Un hombre muy viejo con dos bastones se ha acercado a hablarnos, decía que ese árbol y él habían nacido el mismo día y que qué nos parecía. Otro hombre que iba con él ha dicho que el árbol tenía quinientos años o hasta más.

Algunas veces había que subir y otras que bajar, prefiero bajar, cuando tocaba bajar corríamos. Y Olivia: sin correr, sin correr. Las primeras veces, luego ya no. Domi llevaba la gorra puesta del revés, Omar iba el último y se sentaba en todas las piedras. Está gordo.

Las hojas que había por el suelo no sirven, los árboles las tiran, había muchas, mezcladas con los pelos de las castañas. Castañas no hemos visto en el castañar. Unas mujeres que iban juntas nos tenían miedo, ¡que vienen los niños!, ya están aquí otra vez, vamos por el otro lado, ¡los niños, los niños! Olivia nos ha vuelto a decir que éramos buenos pero shhhh, shhhhh, sin gritar, sin gritar.

 A la vuelta sí me he sentado con Nidia en el autobús, solo que se ha quedado dormida, el pelo le olía a frío.

Hemos vuelto a pasar por el río y por delante del señor que barría hojas, seguía haciendo lo mismo, el montón estaba más alto. Ha parado y nos ha dicho adiós con la mano. Dos hojas se le han puesto en la cabeza.

Jaaaaaa, jaaaaaa, ha dicho Cristóbal.

27 comentarios en “Era un bosque

  1. No sé si es un lugar real, recuerdo un árbol con ese nombre entre un bosque de castaños a las afueras de Madrid, el tiemblo (a las afueras de Madrid que lo mismo estaba en la otra punta de España)

    Hace falta la edad, el sentir cercana la muerte, para apreciar el valor de un árbol así. Los niños no pueden, son inmortales, qué sabrán ellos…Cuando sepan ya será tarde para todo.

  2. Un paseo infantil que hace que todo se cimbre, visto por lo ojos de una niña que con los detalles que narra le va dando colorido y va mostrando lo que le llama su atención, muy lindo descrito, se siente esa ingenuidad e inocencia de la edad, por el lenguaje que empleas, me gustó. Gracias, un abrazo grande

    1. Es un relato lleno de sensibilidad. Un retrato propio de una persona con vocación de escritora que sabe descubrir y describir el frío en el aroma del cabello de su compañera de asiento. Un besazo.

      1. Gracias, Carlos
        Vocación tengo, si se entiende por vocación el disfrutar haciendo algo. Luego sale mejor o peor, dependiendo de los días y los ánimos.
        Otro beso para ti.

      1. De nada. Me ha encantado esa óptica infantil. Para serte sincero, hasta pensé que deberías escribir relatos «así» mucho más a menudo. Y que conste también que me hizo mucha gracia lo de los árboles: la luz es una de sus comidas (qué risa) y por abajo comen lo que encuentran. Jajaja.
        Besos.

      2. Jajajaja, se comen lo que pillan estos árboles.
        Podría hacer más de este estilo porque me sale muy fácil esa voz de niño, pero no quiero repetirme tanto. Siempre vuelvo a lo mismo.
        Besos

  3. Qué bonito. Tan inocente, desde el primer momento se aprecia el punto de vista infantil, pero a la vez tiene tu estilo.
    (No estoy diciendo que seas infantil, que te veo venir, ja, ja, aunque tampoco sería algo negativo).
    ¡Un besote!

    1. La verdad es que la voz infantil me sale con mucha facilidad, no sé si demasiada. Pero peor sería que me saliera la de un político, por ejemplo.
      No, no es negativo. Al menos no para mí, al contrario.
      Gracias, Luna
      Besos

  4. Qué bueno Paloma. Qué bien cambias de registro. Me recuerda al Retrato de un artista adolescente de Joyce. Y no solo a nivel sintáctico y gramático. Sino psicológico. Y esto es lo verdaderamente difícil… hace tanto ya que dejamos de ser niños…
    Otra cosa que me ha encantado es el olor a frío en el pelo. Me flipan esos pequeños detalles.
    Un abrazo

    1. Te lo habré recordado salvando la distancia, que es mucha. Pobre Joyce.
      Hace mucho que dejamos de ser niños pero basta observarlos para volver a ese interior.
      En los detalles está la gracia de la escritura, me parece a mí.
      Muchas gracias, Manuel
      Otro!!

  5. Qué enfoque más bonito, Evavill, con esas frases cortas, y contando tantas cosas. Yo también conocí un árbol como el abuelo, por cierto, en un pueblo del Valle del Tiétar, no muy lejos de El Tiemblo, mencionado en un comentario anterior. Me acuerdo que lo utilizábamos para jugar al baloncesto, tenía un agujero arriba que utilizábamos como canasta, el balón entraba y salía por otro agujero que había abajo. Besos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.