Lluvia de estrellas

Me voy a pilates, hasta luego.

Su mujer se había pintado los ojos con sombra azul y llevaba una mochila pequeña colgada por delante.

Hasta luego, que te diviertas.

Ella se giró y le contestó que no se trataba de divertirse, que iba a pilates porque lo necesitaba, se señaló la espalda.

Claro, mujer, bien que haces, ve y te estiras, yo me voy ahora donde el Sandu.

¿Otra vez? Pues si que te ha dado fuerte, ni que te pagara.

A Ernesto le molestaba ese mercantilismo, no todo tenía que hacerse por dinero, un trabajo no era menos importante porque no se cobrara. En realidad sí lo era, si no te pagaban no era trabajo, era otra cosa que no sabía cómo llamar.

No es un pasatiempo, es un servicio que yo hago de forma voluntaria, se decía a sí mismo para convencerse mientras esperaba al autobús. Las primeras lilas habían brotado detrás de una verja, pasó una pareja y se paró a arrancarlas, lo hacían con determinación, como si lo tuvieran planeado desde el día anterior.

No se arrancan las flores, no se roban las flores, dijo una señora.

La pareja la ignoró y siguió arrancando lilas con ansia, más deprisa, el autobús llegó antes de que terminaran y Ernesto los perdió de vista. Ahora habían colocado esas pantallas, en un lado aparecía en azul el recorrido, la parada en la que estabas y a la que ibas a llegar, en el otro daban informaciones o mensajes de entretenimiento.

No le gustaba la pantalla esa, imantaba sus ojos, la miraba sin querer, era molesto, tampoco le resultaba agradable que le fueran introduciendo en su cerebro cosas que no quería saber.

“El jabón de Marsella es respetuoso con el medioambiente, puro y natural”, la imagen de una pastilla de jabón.

 «Jan el Jalili es uno de los bazares más interesantes de todo el oriente medio, se encuentra en la ciudad del Cairo». En la foto se veía una puerta en forma de arco ojival y a los lados un lío de cacharros que él no querría ni regalados.

“El mundo está lleno de pequeñas alegrías, el arte consiste en saber distinguirlas, Li Tai-Po». Eso lo había dicho ese hombre que no sabía quién era. Ya ves tú…

«La epicondilitis es una lesión del codo consistente en»…

Una conversación en voz muy alta le distrajo de la lesión, era una chica muy enfadada hablando por su móvil, ¿”tú te crees que me meto a ver al Rubi y me había bloqueado las historias?, me entraron los mil demonios, me enrabieté, me puse toda loca, ya le he dicho al Chicho que eso a mí no me lo hace, que eso a mí…”

La chica se bajó con su ira a cuestas por algo que él no entendía, le empezaba a pasar bastante lo de no entender.

El lado izquierdo de la pantalla le indicó que la siguiente parada era la suya, aunque no le hacía falta mirarlo porque se sabía el recorrido de memoria, ese había sido su antiguo barrio y desde que se mudaron tenía querencia, volvía y volvía y no solo porque le hubiera salido ese trabajo. O lo que fuera.

El barrio era feo, había que reconocerlo, y siempre había obras que más que arreglar parecía que destrozaban con ensañamiento lo ya viejo, como si odiaran el territorio. Subió por una calle estrecha evitándolas y después hizo su recorrido por las fruterías antes de llegar a la de Sandu. Ahí estaba, fuera, fumando.

Apunta, apunta, le dijo Ernesto a su amigo y también patrón o algo así.

Tú dime los números que a mí no me hace falta apuntar, se me queda todo aquí.

Sandu se señaló la cabeza, que tenía bastante voluminosa, acorde con su corpachón. La cara era casi tan roja como la de sus tomates.

A Ernesto que no quisiera apuntar le pareció poco profesional, pero no se lo iba a decir.  Me he pasado por lo de los pakistaníes, por la tienda del rancio, por la de los hermanos moteros, y por el Carrefour, aquí tienes el listado de precios. A lo que te voy, puedes subir  el kiwi amarillo, está a siete y hasta a ocho y de menor calibre que estos.

Mañana lo subo, eso te lo digo ya, hoy no porque tengo los precios puestos, pero mañana está subido.

Ernesto arrancó la primera hoja de su cuadernito de espiral y se la dio al otro, ya se imaginaba que la iba a tirar, pero a él le gustaba hacer las cosas bien. Desde que había empezado a colaborar con Sandu como asesor comercial y espía corporativo, las mañanas se le pasaban volando, no como antes, cuando no sabía que hacer y daba vueltas por la calle resignado ya a la inactividad total.

 Era un desastre el Sandu, no tenía sentido del negocio, menos mal que se dejaba aconsejar, que aceptaba sus ideas.

Estas judías, hombre, poca vista tienes, le dijo Ernesto acercando su nariz bulbosa a la bandeja de judías verdes, ¿por qué tienes las más feas en un lado y las bonitas en el otro? Júntalas todas y deja una capa de las bonitas encima, al que compre se las das mezcladas, ¿crees que lo van a notar?

Sandu comenzó a colocarlas, riéndose, se reía siempre. Qué mala suerte, la Georgeta acababa de aparecer, con ella no tenía entendimiento, ni siquiera le saludó. Habrá que comprar leche, habrá que recoger un poco antes a la niña, habrá que esto o lo otro. Habrá quería decir “haz esto o haz lo otro, Sandu”. Con la Georgeta no tenía confianza, las pocas veces que estaba en la tienda, Ernesto pasaba de largo con un leve saludo de mentón hacia arriba. Esa mujer de pelo tan negro, con esos pómulos tan marcados le imponía mucho respeto. Y no le gustaba su manera de hablar, como si cortase las palabras con la lengua. Era por el acento, poco amistoso a su parecer.

La Georgeta acababa de estropearle la mañana. Se despidió de Sandu y se dio media vuelta. Ya no tenía ocupación, podía volver andando, pero le dolía una rodilla, se la frotó mientras esperaba el autobús.

“La lluvia de estrellas de las Eta Acuáridas comenzó el 19 de abril y seguirá hasta el 28 de mayo, es una buena oportunidad para observar los meteoros”, le avisó la pantalla. En la imagen aparecía un hombre de espaldas pertrechado de telescopio, contemplaba unos cielos grandiosos, como él en su vida había tenido la ocasión de presenciar. Y pocas esperanzas tenía de poder ver eso alguna vez.

“La lactancia materna posee numerosos beneficios tanto para el bebé como para la madre y se recomienda…”, largaba incansable la pantalla. Miró por la ventanilla, harto.

Una mujer le decía a su acompañante, “¿por qué no crees en Dios, en Dios hay que creer porque siempre ha existido, si no quieres no creas en los curas, pero en Dios…”

Antes de bajarse se le coló en los ojos una cita de Nietzsche, “Si lo intentas, a menudo estarás solo y a veces asustado”, y la cara del filósofo con enormes bigotazos.

No sabía qué había querido decir, lo pensó mientras caminaba hacia casa, puede que no lo hubiera dicho así, en esa frase faltaba algo, se imaginó al encargado de rellenar la pantalla de contenidos, ¿quién sería? ese sí que era un trabajo idiota, pero si te pagaban…A él no le pagaba el Sandu pero gustosamente le asesoraba.

Su mujer ya había vuelto de pilates, la sombra azul de los ojos se le había extendido por media cara.

Poco has trabajado tú hoy, le dijo.

En mayo se puede ver una lluvia de estrellas, fue a decir, pero, pensándolo mejor, se calló.

20 comentarios en “Lluvia de estrellas

  1. Recibimos mensajes todo el día.
    Televisión, radio, móvil, tablet… paradas de metro, autobús, tranvía…
    Nos ametrallan en todas partes.
    Qué están haciendo con nuestros cerebros?
    Vamos a peor eh…
    Es que esos mensajes generan respuesta aunque no lo creamos, directa o indirecta… al final te sientes un bicho raro si no entras en el redil.

    Besos.

    1. Tenemos fritas las neuronas. Para empezar, cada vez nos resulta más difícil mantener la atención.
      No me gusta el adjetivo «raro», ser distinto no es malo necesariamente, puede ser hasta bueno.

      Besos

  2. El caso es no dejar al cerebro que piense. Martilleo constante. Fogonazos continuos de mesajes… Si fuera posible taparse los oídos y solo mirar la lluvia de etrellas. Aun allí se haría difícil el silencio.
    Un abrazo.

    1. Es posible, el cielo siempre está ahí. Hasta que nos pongan pantallas en las nubes, claro.
      Lo de las estrellas ya está más complicado con tantas luces.
      Abrazo, Azurea

  3. Nada, hay que hacer un esfuerzo para encontrar la nada en la ciudad y además otro para quedarse en ella durante un buen rato. Acá basta con empezar a subir caminando hasta el faro para darse con ella de bruces. Un besazo.
    Este mundo cada vez es más complicado.

  4. Me ha gustado mucho como has descrito lo de las pantallas porque esa mezcla de mensajes con el resto de la historia es como nos sentimos la mayoría. Por un lado te distraen, tienen algo que te hace mirarlas y no hacen más que aportar información estúpida que no aporta nada…

    Sospecho que queda mucho para mi jubilación, pero tengo claro que necesito un plan b y un c para no acabar así 🙂

    1. Distraen sin que uno haya pedido que lo distraigan, es un entretenimiento no solicitado. Y bastantes tonterías tenemos ya en la cabeza como para que nos cuelen más.
      ¿No te apetece ser asesor comercial del frutero cuando te jubiles?, jajaja. Hay gustos para todo.

  5. Las pantallas, esas que nos atrapan y nos someten a meternos dentro de ellas como si fueran el refugio para alejarnos de nosotros mismos y que nos vayan haciendo transitar caminos que otros quieren que hagamos, pues entre toda esa información vana dejan caer algo con lo que nos quieren influenciar y como buena manada todos repetimos y seguimos. No estoy muy habituada a verlas sin embargo, me imagino que en la ciudades cada día las inundan más de ellas. Extraña historia, con un dejo de aburrimiento y deterioro…… un gusto leerte. Gracias y un abrazo bien grande

    1. Tienen también sus cosas buenas, todos las utilizamos en algún momento. Los blogs mismos están en ellas. Lo malo es esa necesidad de tener todo el día la vista en ellas.
      Espero que no te haya aburrido la historia.
      Gracias a ti por leerla, Themis.
      Abrazo

  6. Lo de los jubilados mirando las obras de la calle es un clásico, esto de asesor comercial de fruterías me ha parecido novedoso, y más útil que lo primero. Deberíamos tener mecanismos antispam o adblocks, como los navegadores de internet, para rechazar automáticamente la publicidad machacona y acudir gustoso al trabajo de asesor comercial de fruterías. Gracias por sugerirnos ideas de futuro, jajaja. Besos.

    1. No creas que me he inventado el oficio, lo he visto ejercer, jajaja. Y no me parece mal.
      Estaría muy bien poder rechazar esas intrusiones porque a veces mirar hacia otro lado no basta, son muy invasivas.
      Besos, Raúl

  7. Hola Evavill , demasiada información y no es de extrañar que el pobre hombre no le dijese
    nada de la lluvia de estrellas , ahora que lo dices , a mi madre últimamente le duele mucho el codo yo supongo que será por la edad , ya que la pobre tiene 72 años , dice su medica que puede ser artritis , pero creo que ya le pusieron una vez , una infiltración y eso duele mucho.
    Me a gustado mucho tú historia.
    Te deseo una feliz tarde , besos de flor.🌸🤗😊

    1. «Pasa la vida y no has notado que has vivido…», es de una canción de un grupo que se llama o llamaba Pata Negra. La canción es alegre y flamenca, la letra, pues muy realista.
      Abrazo y gracias, Tatiana

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.