Esto no es na

En la calle todos hablan del calor y el calor también habla, pegándose a los cuerpos, invadiéndolos, sofocándolos. Ese es su lenguaje, pero en estos días se ha vuelto muy agresivo, como esas personas que quieren imponer sus ideas y opiniones y gritan y avasallan. El calor de estos días va sobrado de ego.

Sonia ha salido muy temprano con los perros y solo con dar tres vueltas a la manzana ya ha vuelto sudorosa y agobiada, así que se ha dicho que ya no salía más, pero a media mañana, aburrida del enclaustramiento y previendo un día largo, ha repetido expedición, esta vez sin canes, al infierno de la calle.

En la marquesina del autobús se ha encontrado con Emilia que hacía una foto con su teléfono al termómetro, “¿qué te parece? marca 40 y son las 11 de la mañana. Récord histórico, ¿sí o no?” Sonia ha pensado que viven en un mundo plagado de récords y de días históricos, pero no lo ha dicho por falta de tiempo, el termómetro ha saltado en menos de cinco minutos a los 41.

Hazle otra foto, acaba de superar su propia marca, ni el Rafa Nadal, hija mía.

Se lo voy a mandar a mi hermano que vive en Asturias y no se lo cree, dice que nos lo inventamos y que somos muy exagerados.

 Su broche, que hoy era el pétalo de una flor amarilla, refulgía, destellaba y seguramente también quemaba.

Sonia ha subido en el primer autobús que ha pasado, Emilia se ha quedado abajo, registrando los récords históricos bajo la marquesina. El aire acondicionado de la EMT es fantástico, es lo mejor que hay para refrescarse, ni playa ni nada, se va de lujo, va pensando.

Una mujer le ha preguntado si todavía sigue la Feria del Libro y cuando Sonia le ha respondido que no, que se acabó el domingo, la otra se ha puesto a mirar para otro lado sin hacer caso de su respuesta.  Al rato, esa misma mujer se ha quejado del calor, le ha contado que ayer casi se desmaya y que pasó una tarde muy mala. Ella, comprensiva, le ha dicho que era lógico, que las temperaturas son demasiado altas y eso que todavía ni es verano oficialmente y lo que te rondaré morena.

Bien porque la mujer fuera rubia o por otros motivos inexplicables, tampoco ha mirado a Sonia cuando ésta le estaba respondiendo, ha dirigido su atención a la ventanilla y luego al vacío haciéndole muy groseramente luz de gas.

Serán las redes sociales, ha pensado Sonia, la gente ya no sabe comunicarse, sueltan lo suyo y luego pasan de la respuesta. No le ha importado mucho, estaba sintiendo una oleada de felicidad en el interior de ese autobús tan fresco por donde entraban sin esfuerzo todas las imágenes de la calle, así que se ha ido hasta la última parada y después ha vuelto.

A su regreso, Toñín y el de la farmacia, un chico que tarda mucho en despachar porque los medicamentos se esconden de él, departían amistosamente en una esquina. Son muy amigos, Toñín le llama “el doctor” y él a Toñín, “mi general”. Toñín, con sus clásicas palmadas al aire, le ha anunciado con alborozo que “el doctor” va a ser padre. Una niña, ha contado él tras su mascarilla de color morado, vendrá en octubre y se va a llamar Desiré, que quiere decir, “la deseada”. Otro niño para el barrio, ha palmeado Toñín con alborozo, y luego dirán que se acaba el mundo, no se acaba nada, esto no se acaba, os lo juro.

41 grados a las 11, ha anunciado Sonia por aportar algo a la primicia.

Esto no es na, ha dicho Toñín estirando sus felices bigotes. Agua fresca, poco movimiento y solucionao, que nadie nos meta miedo.

Claro, ha dicho la Planchá abriendo una sombrilla japonesa y pisando la calle con la punta de su sandalia, como usted es de esas tierras de por ahí abajo, pues está en su salsa, en su hábitat natural, no me diga más.

Toñín, sin hacer caso, ha espantado con un trapo a las moscas que flotan en el portal, pero ellas, cual si fueran moscas boomerang, han vuelto al instante a levitar entre el frescor de los buzones.

Nada ni nadie tiene remedio, ha murmurado la Planchá observando con desconfianza un cielo muy turbio en cuya parte más alta los vencejos vuelan obsesivos, le parece que al acecho.

25 comentarios en “Esto no es na

  1. Muy buena esta historia, un gran drama con esa ola de calor que debe estar terrible, sin embargo le das ese corte divertido y auténtico. Me hiciste acordar en un pueblo en donde viví que el calor también era mortal y para sobrellevarlo iba a una pequeña terminal de autobuses que tenía para estar en el fresco del aire acondicionado mientras miraba televisión, no había otra forma. Me hiciste reír, y me llevaste al baúl de los recuerdos, gracias por ello, un abrazo bien grandote

  2. Hola Evavill , buenas tardes sabes me a gustado mucho tú historia de hoy , ya que a medida que voy leyendo , creía que eran una especie de capítulos sueltos , y veo que me equivoque , corrígeme si me equivoco , es la historia de unos personajes que viven en un barrio , y esta Sara , Toñín , el boticario , la plancha , que yo pensé la primera vez , que te referías a ella como la plancha de planchar ropa , y luego esta la chica que vive en el sótano, y las dos ancianas.
    Poco a poco me voy haciendo , con los personajes y sinceramente esta muy bien esta clase de entradas.
    Y con este calor , que bien sienta salir y coger un bus para ir de paseo , y mientras disfrutar del aire acondicionado.
    Bueno yo me despido , deseándote una feliz tarde de martes… Besos de flor.
    Pd , No m quiero ir sin antes decirte algo , que creo que hice mal en comentar en la entrada tuya anterior , yo solo pretendí contestarle a toro , ya que él y yo nos conocemos la friolera de unos 10 años o más , y si mi comentario te ofendió te pido mil perdones , ya que mi intención no era ofenderte ni a ti y ni a nadie , de verdad lo siento, ya no volverá a ocurrir.
    Pero lo que si te digo , es que seguiré viniendo a leerte , como ya te dije la primera vez que te leí.
    Ya que tú blog tienen muy buena onda. 🤗😊🌺👌

    1. Hola, Flor.
      Son los mismos, sí, y viven en un barrio, no te equivocas. Y de vez en cuando aparece alguno nuevo.
      De verdad, no te preocupes ni te disculpes.
      Todo está perfecto, comenta lo que quieras con total libertad. Ningún problema.
      Besos

  3. Oído en la radio:
    En Barcelona en los 80/90 la media era de una noche tropical en todo el verano, o sea de más de 20ª.
    Ahora casi todo el verano son noches tropicales.
    Tanto es así que para seguir estableciendo récords ahora hablan de noche tórrida, más de 25º y noche rojiza o al rojo (roent en catalán) que es cuando no baja de 30º.
    Hacia el 2030 habrá máximas de 50º en el verano de muchas provincias españolas…
    Sigamos con el tipo de vida que llevamos… tantos aviones, cruceros, coches… sigamos así y en un par de generaciones el mundo volverá a empezar de cero.
    No tenemos remedio, coincido con la Planchá.
    Los vencejos nos miran como futuro alimento?
    Igual sí.

    Besos.

    1. Da miedo.
      Ya estamos al roent (¿se dice así?), pero continuamos en lo mismo, como si no fuera con nosotros.
      Felices de que el turismo se reactive, el cielo se llene de nuevo de aviones, las carreteras de coches y los mares de plásticos y otras porquerías.
      Por una vez yo también estoy de acuerdo con la Planchá.
      Menos en lo de los vencejos que todavía me gustan.

      Besos

  4. Terribles escenas que se suceden en medio de la urbe enorme. Parece que la cosa de la calor y otras lindezas nos van a trasladar a un mundo diferente, a uno de esos que no se ven todavía, pero que sin duda están en este. al menos como futuro probable.
    Vaya que estábamos en el pueblo con 20 grados de máxima y de repente aterrizamos en el páramo de una realidad a medio asar. ¡Doradita!
    Un besazo.

    1. En medio de la urbe y de lo que no es urbe , porque el calor no hace distingos. Lo que sí es verdad es que aquí se lleva peor, por los coches, el asfalto…
      Yo creo que ya estamos en ese mundo.
      Menos en algunas zonas privilegiadas como ese pueblo tuyo
      Quédate ahí!!
      Besos, Carlos

  5. ´Muy bueno !!! Ella paseando de punta a punta me ha hecho acordar a mi madre…De otros tiempos en que habia cines y gente que se hacia amiga de los acomodadores, para dormir las siestas del verano…Aca estamos esperando el invierno, con sus frias y claras mañanas y sus heladas noches, pero el, ya esta instalado y lleno de mantas en las camas

  6. Diferentes estrategias ante el fin del mundo, el optimista que no ve problemas en el abismo ante sus pies, los pesimistas que se hunden bajo el peso de sus propias preocupaciones y la gente práctica que busca el bus de la EMT para dar vueltas por la ciudad con algo de fresco…

    Aún es pronto para saber que estrategia es la correcta, ¿verdad?

    1. No sabría decirte. Tal vez la mejor sea la práctica, ya que estamos en este lío, aprovechemos lo que podamos para estar lo mejor posible.
      En el fondo creo que esa la seguimos todos, cada uno a nuestra manera, es como un instinto de supervivencia.

      1. No te creas, en mi trabajo he visto a gente hiperventilar y girar en círculos ante un problema de los gordos 🙂 por suerte siempre aparece un líder (nunca soy yo) que nos dice lo que tenemos que hacer, aunque sea una mierda pero, oye, al menos podemos seguir a alguien 🙂

  7. Eres una maravilla escribiendo «trozos de vida» como los llamaba hace poco uno de los que te leen. Creo que los compartiría todos, pero bueno, hoy lo voy a hacer, quizá por eso de la oportunidad.
    Todos queremos más, ya lo sabes.

    1. Muchas gracias, Luismag, de verdad. Por compartir y por tus palabras
      Me animan para seguir escribiendo porque a veces pienso ¿esto le interesará a alguien o estaré aburriendo?
      ¿Y qué le pasó a tu blog? Pincho y no me sale nada. Me gustaba leerte.
      Más gracias y saludos

      1. Lo de mi blog es un poco complicado. En principio era el blog de JaviVega, pero le apetecía que colaboraran otras personas en el blog, y yo me ofrecí, aunque ya le advertí que yo siempre he escrito poquísimo, así que mis contribuciones iban a tener que ser muy espaciadas y, la mayor parte de ellas, cosas escritas hace tiempo.
        Lo que no sé es por qué no ocurre nada cuando pinchas encima de mi nombre. ¿Quizá porque Javi hizo una limpieza drástica en el blog y no quedó ninguna de mis entradas? No sé. Ahora he publicado un poema. Veremos si ahora mi nombrecito se vuelve operativo.

  8. A ti el calor te ha estimulado la creatividad. Me quedo con dos frases que me han encantado: «El calor de estos días va sobrado de ego» y «el de la farmacia, un chico que tarda mucho en despachar porque los medicamentos se esconden de él», ésta última voy a difundirla entre el gremio, jajaja. Besos.

  9. Los trozos de la vida… alguien te lo ha escrito en su comentario y me gustó mucho. Se puede aplicar tus relatos a nuestro portal igual que a cualquier otro. Leo disfrutando. Un abrazo.

  10. Ahora que te leo, no me quiero acordar de los días tan agobiantes y caluroso… lo pasé fatal.
    ¡Qué gusto el fresquito!
    Menos mal que acabó la feria del libro antes de esa ola.
    Besos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.