Categoría: Parque

El Universo proveerá (o eso dicen)

Resulta que esta mañana limpiando, es un decir, la estantería de la auto-ayuda de la Patricia, -tiene un estante dedicado a ese sector camuflado entre la literatura de verdad- ha caído en mis zarpas un libro azul que no me he podido resistir a abrir. Es que en el título  anunciaba que dentro estaba el secreto de la vida en tan solo cuatro pasos. Ya sé que los títulos son al libro lo que el anzuelo a los peces, pero mira que si por una vez se ajusta a la verdad y voy y no me entero…

En sus páginas, dibujo de mandala por aquí y por allí, cosa de adornar un poco el mensaje, decía con una letras muy grandes que el primer paso es descubrir nuestro don y que el segundo es lanzarlo  al Universo como el que manda un globo sonda y que ya se verá. Lo que se verá es que el Universo te va a devolver todo lo bueno que tú le has dado y no se hable más. Anda, pues qué bien, me he saltado  el tercero y el cuarto porque seguramente mareaban el mismo concepto para rellenar páginas,  he movido un poco el polvo de un lado para otro para que no se aburra siempre en el mismo sitio y me he marchado a toda prisa a contárselo a la Esme.

Esme, maja, estamos yendo por mal camino y por eso se nos tuercen tanto los planes. Lo primero de todo es que busquemos nuestro don.

No me hables de ningún dron. Qué mal me caen los drones, ¿a ti no?, me suelta ella.

Es que todavía no he tenido el gusto de conocer a ninguno, así que no lo sé, pero he dicho don, no dron.

Y con mal me quedo corta, los aborrezco, sigue ella muy obsesiva-compulsiva.Ya existe el primer dron taxi y en el momento en que existe un primer algo de lo que sea, los siguientes van detrás.Esto va a ser como con los teléfonos móviles, cosa más rara y extravagante eran y ahora, mira, todo quisqui los porta. Pues ya verás los cielos como se nos van a poner de taxi drones , ni mirar las nubes va a poder una, peor que la plaga de la langosta. Y por si fuera poco, un dron va a vigilar la valla de Melilla, lo que nos faltaba, el dron represor, ¿cómo se te queda el cuerpo?

Que digo, Esme, que tenemos que encontrar nuestro don en la vida y luego regalarlo y que por ser tan generosas el Universo nos recompensará con creces.

¿Tu estás segura de que el amoniaco que tiene tu jefa en casa no es psicotrópico? Porque, hija, estás diciendo una cantidad de cosas raras que pa qué y yo estaba tan tranquila pintando pájaros con una mano , escribiendo una obra de teatro de premio con la otra y pensando a la vez en el peligro dron. Y voy a seguir a lo mío que tengo mucho tajo.

Ya, Esme, pero es que si fuera verdad, estaríamos haciéndolo mal. No tenemos que emprender nada ni esforzarnos ni luchar, solo regalar. A mí es que todo lo que sea sin esfuerzo me atrae bastante.

No sé chica, yo siempre he sido partidaria de lucrarme pero si quieres lo intentamos. Dices que hay que lanzar los dones, pues venga, los lanzo: toma dibujo de pajaritos cantores,  toma dramaturgia,  toma novela, toma diseños con grafeno,  allá que te van todas mis creaciones, Universo, te las regalo sin esperar nada a cambio. Ya está y ahora, ¿cuánto dices que tarda en responder y en mandarnos lo que por ley universal nos corresponde?

Eso no es lo importante, Esme, la cuestión es dar, no recibir.

Me cae mal el Universo, peor casi que los drones.  Ya me estás dando ahora mismo lo que me merezco o me devuelves¡ pero ya! todo lo que te he dado, timador, y a mi amiga lo mismo. Y rapidito, guapo que no tengo toda la mañana, se pone toda farruca mirando al cielo, sin drones, por el momento.

Por ahí vamos mal, a no ser que las amenazas estuvieran en los pasos tres y cuatro, como no me los he leído…

 

 

 

 

 

Todo muy proceloso

No contenta con escribir novelas totales en las que está contenido el mundo entero, con diseñar inventos visionarios o estrafalarios, según se mire, y con iniciar negocios a cual peor, la Esme ahora también pinta. Por lo menos esta mañana estaba pintando y parecía muy pero que muy enfrascada en su nueva vocación.

Anda, Esme, ¿qué haces pintorrojeando?, dicen que es relajante. Por la cara que me ha puesto levantando la cabeza del, llamémoslo lienzo, creo que le ha molestado mi pregunta. Es muy picajosa, de toda la vida desde que yo la conozco.

Perdona, guapita de cara pero esto que hago no se denomina pintorrojear, el verbo correcto es pintar, mira que avanzada voy, ¿te gusta?

Huy, sí, me encanta ese corazón negro que has dibujado, espero que no tenga que ver con tu percepción del amor o con un estado de ánimo especialmente difunto.

Qué corazón ni que leches, esto es un mirlo, ahora le voy a hacer el pico naranja y verás. Ya está, con pico y todo y en el pico lleva un gusano. Lo he subido encima de la Paulonia Tormentosa, mi árbol preferido. La verdad es que se ha subido él solito, míralo en la realidad ahí enfrente, todavía no me atrevo a pintar sin copiar del natural pero esta misma tarde ya me voy a ir atreviendo. Está hoy el mar muy proceloso, va y me salta para acabarme de desconcertar.

¿Qué mar, Esme?, te recuerdo que aquí no tenemos mar, ¿no será el estanque o la fuente esa? Procelosa sí que está,  podían limpiarla un poco, he dicho por si proceloso era sinónimo de asqueroso y colaba.

Ja, si ya sabía yo que no sabías el significado, no te lo voy a decir para que te fastidies por llamar pintorrojear a mi arte, pero que sepas que todo es proceloso, pero todo, todo. La  vida lo que más y como la vida contiene a lo demás…saca tu propia conclusión de dónde nos han metido sin habernos preguntado.

Hja, Esme, si también eres filósofa, te estoy empezando a visionar como a la Leonarda da Vinci del parque, no hay disciplina con la que no atrevas. Eso sí, las dejas todas a medias.

Claro, lista, porque no tengo mecenas. Dame unos Médicis o un rey de Francia y verás como no me interrumpo tanto, ¿ves?, ya me he desmotivado al pensar que esto también quedará en nada como todo lo que inicio con tanta ilusión,  ¿y qué hace una persona de hoy mismo cuando se desmotiva y desilusiona?, pues eso que estás pensando, de cabeza a internet. Voy a sumergirme y a ver qué me encuentro. Madre míaaa, cómo están de  revueltas y de corruptas las aguas, qué mareo y qué mal olor, mejor me salgo y sigo pintando, en el arte está la salvación, empiezo a verlo claro, ¿quieres que te haga un retrato con la Morganina?, es que el  puñetero mirlo no se está quieto. Venga, arranca esa flor y siéntate ahí mismo con la niña en brazos.

Qué aburrimiento, no nos dejaba movernos y la Morganina todo el tiempo se quería comer la flor igualito que en el bar del Toni. A cambio de  la tortura del posado me ha entregado un dibujo de lo más…de lo más…De lo más.  Dice la Leonarda del Retiro que es una tabla sobre lienzo y que somos una representación contemporánea de la Virgen del clavel. Ahí la he dejado, riéndose sola, dice que la risa también es la salvación. Por encima de su loca cabeza se cernían unos  procelosos nubarrones.  Que ahora sí  sé lo que que quiere decir, o lo deduzco del contexto.

 

 

Sombras se ciernen

Digo yo esta mañana a modo de saludo normal para ir tirando: buenos días, Esme, qué frío hace, ¿verdad?.

Las sombras del día se ciernen sobre árboles y quioscos, me responde ella, bastante paranormal.

Más me ha parecido un recitativo del Toni que un saludo suyo porque sin saber exactamente qué significa cernir, me he imaginado que algo bueno no sería, viniendo como viene de unas sombras.

Anda, maja, sí que estás animada esta mañana, ¿se puede saber a qué sombras te refieres y por qué les ha dado por cernirse?

Tranqui, que no me refiero a nada. Es que leí ayer en un libro una frase que decía así, “las sombras de la noche se cernían sobre arbustos y campos” y no veía el momento de soltarla adaptada a mi entorno. Es verdad que con un día de sol como el de hoy no pega mucho, me tendría que haber esperado a la noche, pero no he podido. Ha sido verte y tenerla que decir.

Mucha gracia no me hace que mi presencia te recuerde a las sombras cerniciosas, sea lo que sea eso, más me gustaría ser para ti un ser luminoso. Y dime, ¿has pensado algo para entretenernos que no sea de gastar dinero si no todo lo contrario?

No, por ahora, no, pero no te preocupes, estoy en marcha por dentro, haremos como los almendros y, en breve, floreceremos. Tengo en mente unos cuantos emprendimientos a cual más imposible. Lo posible no me gusta, qué le vamos a hacer.

Huy, qué bien, eso me apetece, es que estoy un poco aburrida y tengo ganas de florecimientos, emprendimientos, advenimientos  y otras chorradas por el estilo. Y hablando de sombras, por ahí viene tu hija. No te escondas detrás del árbol que ya te ha visto.

Me debes dinero, salta la Anais  cerniéndose sobre su madre de muy mala manera.

¿Yo?, ¿de qué?, ¿no será al revés?

Del inglés, aclara la muchacha sin dejar de menear la cabeza al compás de la música que le sale de los auriculares. Aunque no haya ido hay que pagar igual. Date prisa que he quedado en la estatua del demonio con unas amigas.

Y se ha largado sin decir adiós y moviendo la cabeza como si llevara un cencerro colgado del cuello, dejando a la Esme con una cara de lo más sombría y cien euros menos.

Venga, Esme, que no te de el bajón  y recuerda las flores del almendro que están al caer, o al brotar, pongamos en ellas todas nuestras esperanzas.

“Fueron mis esperanzas como el almendro, florecieron temprano, cayeron presto”, va y me dice. He creído que  esa frase también la  había leído ayer,antes o después de la de las sombras,  tenía pinta de ser del mismo simpático autor. Pero no, ya me ha aclarado ella que se trata de una coplilla popular.

Pues vaya con las coplillas agoreras, qué poco me gustan.

 

 

 

 

 

 

 

Más mundo

De verdad que a veces el Jacobín no parece un niño, parece un reviejo con hartazgo vital. Ayer fue todo el camino al colegio arrastrando con desgana el dinosaurio por las paredes, sin hablar ni rugir. Hoy, desde las escaleras del portal ha pronunciado observando la calle y encogiéndose de hombros:”mundo”. Y después, según íbamos avanzando, él iba diciendo cabizbajo: más mundo, más mundo, más mundo, más mundo. Pero, claro, como en realidad es un niño, ha gritado de repente, ¡un animal!

Será un perro, le he dicho. Resulta que no, según él era una oveja magrón, es que no pronuncia bien la erre. Esperemos que en realidad no fuera un dícese del roedor de gran tamaño que puebla las alcantarillas madrileñas porque si el único aliciente al “más mundo” va a ser un rata apañaos estamos.

Cabizbaja yo también he vuelto a mis tareas, cómo me pesa el cuerpo los viernes, estoy para pocas persecuciones de pelusas, “más mundo, más mundo, más mundo”, iba diciéndome mientras las atrapaba sin mucho interés. Menos mal que me esperaba el paseo diario, a la Patricia no le importa que haga frío , “venga, venga, ve ya terminando y llévate a la niña a que  le dé el aire”. Cualquier día nos manda al gulag siberiano y tan contenta de quedarse sola un rato, que ya me conozco sus gustos tan bien como ella se conoce los míos.

Y con la Esme lo mismo, también empezamos a ser “más mundo” la una para la otra, sobre todo yo para ella, ella a mí todavía me sorprende a veces dada su facilidad para cambiar de estado de ánimo, intereses y opiniones cada milésima de segundo, pero digamos que es una sorpresa conocida, “más sorpresa”. Pero hoy ni eso porque no estaba, de lejos me ha saludado su padre.

Hoy es mi cumpleaños, muchacha, cumplo nada más que ochenta y seis. La de gente que me ha felicitado ya por el cacharro verde este del teléfono, me ha felicitado Bankia, Óptica Roma, el Corte Inglés, el cardiólogo y un sobrino nieto que tengo en Canadá, se ve que se aburría el chiquillo. De los otros todavía estoy esperando. Ahora, en cuanto venga  Esme, me voy a Canillejas, ese barrio todavía no me lo tengo peinado. Me gusta darme vueltas en los autobuses y bajarme siempre en la última, para ver Madrid, como son gratuitos… ¿no te has fijado que van llenos de viejos? Pues uno siempre soy yo.

Mira qué majo el señor Juan, ¿y no se cansa de dar vueltas y de ver siempre lo mismo?, le he preguntado influenciada por el  Jacobín, alias el filósofo hastiado.

De eso nada, que me queda poco por aquí, me gusta orearme y mirar la vida y además al viejo que no sale, le sacan… pero con las piernas por delante. Lo has pillado, ¿verdad? Pero antes me voy a fumar un puro para darme impulso.

Pues a la Esme creo que no le gusta mucho que fume, cuando venga se  va a enfadar, señor Juan.  Es mi cumpleaños y aunque no lo fuera,  fumo si me da la gana, paso de Esmeralda y de casi todo lo demás. Y en dirección al “más mundo” del parque ha lanzado un corte de mangas.

 

 

 

 

Dinosaúricas perdidas

Me he pasado toda la noche haciendo  lo mismo que hago de día: quitar el polvo y barrer. En el sueño, además de autoplagiarme,  intentaba escribir para huir de tan monótonas tareas, otro plagio, pero en vez de ordenador utilizaba una maceta. Por mucho que le daba a las teclas invisibles de ahí no salía texto alguno así que volvía a barrer y a quitar el polvo.

Tal vez por eso tenía hoy el ánimo bastante a ras de tierra cuando he llegado a casa de la Patricia. El Jacobín tampoco tenía el suyo muy al alza, estaba sentado en una silla con los brazos cruzados, embutido en el uniforme del colegio como si fuera una camisa de fuerza, un dinosaurio enorme en la mano y dando patadas cerriles a la pared, primero con un pie y luego con el otro.

Por el camino hacia el colegio me he enterado del motivo de su disgusto, además del fin de sus vacaciones: ese dinosaurio que con tanta furia iba saltando de coche en coche y rugiendo a los viandantes a través de su voz, no era lo que él esperaba de los Reyes Magos. Él había pedido uno de verdad, de ahí su decepción con ese sucedáneo  de plástico. He intentado explicarle el concepto extinción pero creo que no lo ha entendido.

Mis esperanzas de elevarme la moral estaban puestas en la Esme pero resulta que ella también ha tenido una noche monótona, ha soñado que estaba dentro del quiosco , colocando una y otra vez y otra y otra y otra latas de refrescos en la máquina refrigeradora.

Pues estamos buenas, Esmeralda, ya ni en sueños dejamos de hacer lo que hacemos ni de ser lo que somos, le he dicho esperando hallar consuelo por el simple sistema de exponer y compartir el malestar.

No te preocupes, Eva, que nuestra suerte va a cambiar, me ha dicho ella infundiéndome ánimos. A peor, ha añadido a continuación desenfundiéndomelos.

Esme, maja, no me fastidies, que pareces el Toni, ¿desde cuándo eres tan pesimista y ceniza, acaso crees que estamos condenadas de por vida a seguir siendo lo de siempre: una chacha yo y una vendedora de quiosco tú?

Lo digo porque puede que pronto,  pero que muy pronto añoremos nuestros obsoletos oficios, en menos de nada nos sustituirán sendas máquinas y pasaremos a formar parte de los desahuciados por la tecnología. Pero para que veas que no soy como el Toni te voy a dar una salida antes de que la cuarta revolución industrial nos aplaste sin piedad. Busquemos nuevas profesiones, por ejemplo, ¿te apetece ser diseñadora de avatares o prefieres hacerte controladora de drones? Elige.

Bueno, es que ya puestos a soñar, preferiría dedicarme a algo más artístico, como mi jefa, a escribir, por ejemplo,  pero no en maceta.

“Ladrará la verdad el viento airado”, se pone mirando al horizonte de árboles invernales y echando vaho por la boca, ¿te ha gustado el inicio de esa poesía?

Lo que me faltaba, ahora también la Esme con las declamaciones a destiempo aunque tengo que reconocer y eso mismo he hecho, que los versos no estaban mal.

Pues que sepas que los ha escrito un robot, díselo a tu jefa para que se reinvente ella también. Menos mal que yo cuento con numerosas ventajas competitivas, soy persuasiva, tengo inteligencia emocional y capacidad de enseñar a otros. Suplantarme a mí una máquina, más quisieran, hombre…

Entonces, ¿qué hacemos, Esme? Estoy un poco asustada.

De momento, seguir soñando, tal vez en el siguiente sueño se nos ofrezca alguna revelación o pista onírica.

¿Y si no es así?

Ya se me ocurrirá algo, no me presiones tanto que es lunes. Vamos a visualizarnos como ingenieras robóticas, ¿te ves?

Pssss, tanto como verme…¿tú sí te ves?

Pero no me ha contestado, es lo que hace cuando no sabe por dónde salir. O sea, que estamos dinosaúricas perdidas, al borde mismito de la extinción laboral, vaya plan.

 

 

 

 

 

 

Posverdad y neotrolas

Creo que la Esme se está tomando demasiado en serio su blog de los fracasos. Yo ya le avisé de que no se obsesionara con las estadísticas ni los seguidores ni los me gusta ni los comentarios ni mucho menos con eso del “seo” que a mí me suena a asociación para la defensa de las aves pero, majos, ni caso, no es ella persona que atienda los consejos de nadie.

Vas a enseñar a tu madre a tener hijos, me ha respondido esta misma mañana ante mis advertencias poniéndose en jarras chulescas. Y dicha esa frase, seguramente rescatada de sus más ancestrales recuerdos,  se ha encerrado en su mundo virtual pasando ampliamente de mí.

Dado que me ignoraba, me he puesto a jugar con la Morganina que tampoco habla pero sí interacciona pues todavía no está viciada por lo virtual y cuando más entretenidas estábamos con los alicientes del otoño, la mujer experta en todo ha gritado desde su atalaya quiosquera : Evaaaa, un comentario  nuevo, deja de hacer el canelo con las hojas putrefactas y escucha esto, “Querida Esme, todo me sale mal. En lo laboral, de pena. En lo amoroso, una birria. En la salud, tirando a chungo. En lo espiritual como no sé lo que es no te puedo decir.” La tal Sagitario sigue contando penurias y luego me pide consejo. Iba a contestar pero es que, atenta, tela telita de quién me acaba de entrar otro comentario, no te lo vas a creer, de la mismísima Melania Trump, neé Melanija Knavs, que todo hay que decirlo.

En efecto, no me lo voy a creer y no me lo he creído y como he manifestado mi escepticismo con la simple frase de “anda ya”,  se me ha mosqueado.

Pues ahora no te digo qué le aqueja a Melania, la pobre, me da una pena…y que a lo suyo no le veo solución, nunca tendría que haber dejado su Svenica natal ni su río ni sus fábricas humeantes, ahora ya que aguante al Donald y eso es justamente lo que le voy a contestar. Y para que lo sepas, desconfiada, la mentira era el comentario anterior, Sagitario es ficticia, ja y ja. Pero, ¿ acaso no sabes, ignoranta, que estamos en la era de la posverdad, nada es lo que parece y nada sucede tal como esperábamos ni mucho menos tal como predecían magos, politólogos y  encuestas?

Posverdad, se pone, lo que hay que aguantar, será neotrolera…he vuelto al lanzamiento por los aires de hojas otoñales porque a la Morganina le causa mucha risa que caigan sobre su cabeza pero, nada, que no se callaba la Esme ni dejaba de interrumpirnos.

Huy, más comentarios, qué agobio, tú, esta vez me escribe el chino. A ver qué tripa se le ha roto al Xin Jinping. Otro que tal baila, que aborrece el comunismo con toda la fuerza de su alma oriental, pero que a ver ahora cómo sale del armario. Si es que…están todos fatal, no se paran a meditar sobre sus vidas y se encarrilan mal.

Y otro más, este se llama Paco, que no quiere hacerse viejo y que qué hace para seguir gustando a las tías si dinero no tiene ni poder tampoco. Parece fácil orientar a esta peña de fracasados pero te digo yo que no. Bueno, ahora lo paso a facebook y lo venteo en twitter y añado una foto de un gatito persiguiendo una mariposa. Me tengo que viralizar sea como sea. No sé si voy por buen camino, ¿tú qué crees?

Yo no creo nada porque estamos en la era de la posverdad, según tú misma has dicho y ya no sabe una a qué atenerse, todo es confuso y poco de fiar. Voy a seguir lanzando hojas al viento, a la niña le hace gracia, de eso sí estoy segura, es una risa de lo más verdadera.

 

 

 

Dícese llamar

Hallábase la Esme esta mañana mirando fijamente la pantalla de su cacharro cual si de un caso de aguda nomofobia se tratara cuando…cuando….cuando nada, majos. A ver si os vais a creer que a estas alturas de blog le voy a meter misterio a la trama. Es que no sé introducir misterios, lo he intentado pero no me sale, los dejo inconclusos o se me olvidan por los párrafos, tendré que ir a unas clases de cómo sembrar misterios y luego recogerlos.

Pero a lo que os iba, la Esme estaba mirando muy pero que muy fijo su pantalla personal. Como todas las personas humanas en este planeta Tierra, me diréis no faltos de razón. Bueno, sí, como todos pero con cara de loca perdida. Pues como todos otra vez, cierto, pero como es mi amiga la he sacado de su empantallamiento de un simpático manotazo.

Aterriza, Esmeralda, guapa, que te tengo que contar lo de la residencia de doña Marga y lo del Toni acantonado en el sofá.

Lo sé todo, me contesta la muy orácula

¿No ves que de vez en cuando leo lo que escribes? Por encima nada más, no te hagas vanas ilusiones. Lo de doña Marga me da mucha pena pero se veía venir y lo del Toni lo que me da es risa y también se veía venir, ese quiere vivir a tu costa, desde un principio te lo dije. Y ahora voy a seguir mirando las estadísticas planas de mi blog de los fracasos. Ni un comentario, oye, qué páramo, qué desierto, qué blog de los fracasos más fracasado.

Pues digo yo que si un blog de los fracasos, fracasa es que es tiene mucho éxito porque está cumpliendo con su misión y con su esencia. La frase me ha quedado niquelada pero a ella no le ha gustado, no es fácil de contentar.

Y una mierda (sic)

A esto le tengo yo que dar marcha pero ya. Y voy a empezar en este mismo momento inventándome un comentarista. Ten en cuenta que es un blog-consultorio y si nadie consulta nada no tiene razón de ser. Escribo, atenta: “Dícese llamar Vladimir Vladimirovich”.

Vaya nombre que le has puesto tan así, tan eslavo.

Claro, porque se llama así, es el mismísimo Putin, se siente muy fracasado. Él no quería ser un macho alfa, él no quería entrar de bien joven en el KGB, él no quería invadir Ucrania, él quería ser cocinero como su abuelo y llevar una vida tranquila y reposada. Le apuntaron a judo de pequeño cuando la extracolar que le gustaba  era el ballet clásico, fíjate, y llegó a cinturón negro sin tener la menor intención.  Y venga presiones y presiones para que ascendiera en la vida, qué agobiante. Pobre hombre, está fatal, no hay más que ver ese gesto adusto que se gasta, como de reprimido total. Y ahora paso a darle mis consejos sapientísimos, ¿quieres escucharlos?

Me encantaría, Esmeralda, pero tengo que cumplir con mi jornada laboral y ya voy con retraso, pero no te preocupes que a media mañana, hora bocatajamón, te leo.

Es mentira, no la he leído, es que el saber de antemano que se lo está inventando parece que no pero le quita interés. A lo mejor me lo leo luego, ya veremos y  otro día puede que le deje un comentario falso para que se anime, tengo que pensar quién dígome llamar, alguien que impacte, me lo voy pensando.

 

 

 

 

 

Demuestra que no eres un robot

Lleno total en el quiosco de la Esme esta mañana. Estaba su padre, el señor Juan, fumándose un puro, estaba su hijo, el Jonás, ataviado con un chaleco reflectante por encima de la camiseta de Death metal, estaba el 448C que se ve que se quiere integrar en la familia y estaba la propia Esme con una cara de mala leche como hacía tiempo que no se la veía.

¿Tú te crees que con todo este personal alrededor puedo yo comenzar un nuevo emprendimiento? Son todos inaguantables, mi padre contaminando el medio ambiente con el purazo, mi hijo que se ha hecho captador de una ONG pero es tan pasmarote que va a ser él el captado por la primera secta que pase y el pelmazo este riéndome todas las gracias. Que no se desencanta, oye, le acabo de decir que ojalá gane Donald Trump para ver si le doy asco pero, nada, se ha reído. Dice que le hago mucha gracia.

Bueno, no te podrás quejar de soledad, Esme, le he dicho para ver si así desfruncía el ceño, tienes familia y te acompaña, tienes un admirador y te acompaña , tienes una amiga y te…

Como no te calles, te disparo.

Qué agresividad, de verdad, estará con los dientes, como la Morganina. Y todo porque dice que no le dejan concentrarse en su nuevo proyecto empresarial. O sea, que tanto amenazar con que ella ya no iba a emprender más y ahí está otra vez armando el lío.

A ver, deja a la niña con cualquiera de estos tres que aunque plastas son de fiar y ayúdame un poco. Mira lo que dice aquí: demuestra que no eres un robot. Selecciona las imágenes de galletas, ¿esto es una galleta? Ay, no, que no era. Otra vez a empezar. Selecciona escaparates de tiendas. Estoy de los escaparates de tiendas hasta donde yo te diga, llevo toda la mañana seleccionando escaparates, tractores, y números de calles. Leches, me he vuelto a equivocar, esto es insoportable, pero a mí el recaptacha este no me echa para atrás ni me estropea el negocio.

Pero, ¿de qué negocio hablas, Esme?

Voy a montar un blog-consultorio. Empezaré contestando a las dudas del lector gratuitamente y luego…bueno, ya sabes, lo de siempre, el que quiera resolver sus desazones vitales, que apoquine. Sé que voy a tener éxito porque tengo mucha sabiduría acumulada, me sale por los todos los poros de mi cuerpo serrano y es un desperdicio que se pierda por el éter.

¿Qué éter?

Es un decir, pero ¿a qué suena bien lo del éter? como a etéreo y a difuso. Ahora querrás saber sobre qué voy a asesorar, ¿verdad ?Pues mira, te lo digo por si te quieres apuntar conmigo: me voy a centrar en el sector del fracaso. En eso es en lo que soy experta total, he fracasado tanto y tan repetidas veces sin por ello perder la compostura ni la esperanza de poder seguir fracasando una y otra vez que, en fin, quiero compartir esta riqueza con los demás, previo pago, por supuesto.Fracasar es mucho más interesante, digno y elegante que tener éxito, el éxito es una ordinariez y, además, termina convirtiéndose en fracaso, pero hay que saber cómo.Tampoco te vas a poner a fracasar de cualquier manera, tiene su técnica. Sin perder la alegría, oiga. Así que ya tengo el filón y ahora lo voy a explotar.

Pero antes tengo que darme a conocer y por eso estoy soltando paridas, perdón, comentarios, por todos los blogs habidos y por haber. Otra vez que demuestre que no soy un robot y si fuera un robot, ¿qué pasa, es que no se puede ser un robot si es lo que a una le apetece? Mira, de verdad, es que me indigno y me pongo tan rabiosa que hasta me dan taquicardias.

No es por fastidiar, Esme, pero el 448-C se está riendo y cuando se ríe es más feo todavía que cuando está serio, el Jonás se ha sentado en tu silla y ya va por el tercer helado y tu padre, pero, ¿qué hace? si le ha dejado el puro a la Morganina para que juegue, me dijiste que era de fiar.

Relativamente, hija, como todo y todos, pareces nueva en esta feria. Voy a demostrar con paciencia, a ver si me saleeeee, que no soy un robot. Que sí, que lo demuestro, que ya lo demuestro. Selecciona imágenes de palmeras. La madre que parió a las palmeras y a los robots pero, venga,calma, calma,que este es fácil. Voy.

Los negativistas

Ya he descubierto de dónde le viene la negación perpetua al Jacobín, si ya intuía yo que tanto no,no,no y nada más que no, tenía que tener un origen. El origen estaba pegado con un imán en la puerta del frigorífico de titanium antihuellas, total no frost y luz led interior, qué cosas, majos. Horarios de Jacobo, se leía en el papel causante de la desgracia. Y debajo, muy bien estructurado todo ello, una agenda que no tiene nada que envidiar a la del Barak Obama.

Así que por la mañana colegio y por las tardes piscina, predeporte, iniciación al lenguaje musical y chino. Y todavía le queda algún hueco libre los viernes por la tarde que será debidamente rellenado con algún otro quehacer no sea que el niño se aburra o incluso juegue.

Pobre criatura, qué pena me ha dado, ahora entiendo que se ensañe a patadas con las farolas, que ya no se interrogue sobre la luna ni sobre la muerte y que se haya apuntado al movimiento negativista como tabla de salvación. A mí si me llegan a quitar así la infancia hubiera hecho lo mismo. Luego se deprimirá o tendrá déficit de atención y en el hueco que le queda libre escribirá su señora madre: terapia psicológica.

Si es que…pues a eso le tengo yo que poner remedio,cualquier mañana de estas en vez de tomar la dirección del colegio, tomamos la del parque y ya se me ocurrirá alguna mentira. Ahora también entiendo que su hermana chupe paredes y coma corteza de árboles, está cogiendo fuerzas para lo que se le viene encima.

Si fuera hijo mío se lo pasaría mucho mejor, pero claro, no lo es. Me gustaría tener un hijo, creo que ya lo he dicho, a la Esme también se lo he dicho muchas veces, repitiéndome y poniéndome pesada como toda amiga que se precie de serlo. Ella también se repite con el grafeno, que se aguante. Hoy se lo he vuelto a decir, no quiero que se le olvide mi obsesión más primaria. Esme, mira qué bebé más mono, no hacen más que pasar bebés por aquí delante para ponerme los dientes largos, yo quiero uno…

No te fíes de los bebés, me dice la muy fastidia obsesiones, son muy traicioneros, se transforman en adolescentes toca narices a poco que te descuides. Eso es así, no te engañes. Por cierto, qué susto me he pegado esta mañana, creía que nos había desvalijado con nocturnidad la mafia georgiana, había cables y más cables tirados por el suelo,cargadores de todo tipo de artefactos, cajones abiertos exponiendo su revuelto interior, ropa esparcida por el suelo, vasos con restos de bebidas, envases de yogur. Esto último es lo que me ha dado la pista, ¿desde cuando los revienta pisos georgianos son aficionados al yogur griego con mermelada de fresa? Habían sido ellos, los ex bebés, por eso te digo..

Qué desinfla ilusiones es, no lo puede remediar. Y del Toni ya ni hablamos, dice que no es que no quiera tener un hijo conmigo, que sí, que le gustaría en un mundo ideal donde el tiempo no haga estragos pero que se ha puesto a imaginar a ese mismo hijo nonato siendo un señor calvo y le ha entrado un mal rollo que pa qué. Y que luego se lo ha imaginado en una silla de ruedas y luego muerto. Y que después de esa horrible visión está tan deprimido que probablemente no pueda ir por la tarde a trabajar y se tenga que quedar en casa leyendo o viendo el partido de la Champions,una de dos, más bien la dos, para distraer su mente de la espantosa realidad.

Y además este año no hay moras, solo moscas, campos agostados y ni rastro del otoño, otra señal más de que el mundo que habitamos va a la deriva.Y con este dato tan científico-apocalíptico ha cerrado la discusión sobre el hijo que nunca tendremos. Pues vaya, el Toni también es negativista puro, solo que creo que no lo sabe. Ay,qué monos esos que vienen por ahí con sus camisitas y sus canesús y encima gemelos, qué mañana llevo.

Pantone 448C

Bueno, pues ya he tenido el gusto, porque de alguna manera hay que llamarlo, de conocer al doncel de la Esme. Estábamos tranquilamente debajo de nuestro castaño de referencia, charlando, cuando mi amiga y consejera espiritual, ha mostrado claros síntomas de nerviosismo y trastorno.

Como eso es bastante habitual en ella, no le he dado importancia y he seguido hablando de alguna que otra inquietud. Por ejemplo, de que me gustaría tener un hijo este año a lo más tardar dado que el tiempo pasa y los óvulos se agotan, pero el Toni no se aviene a reproducirse. Esperaba yo un consejo propio de la sabia tarada que es Esmeralda pero ha salido escopetada en dirección al quiosco, ha sacado la casita de muñecas victoriana y se ha puesto a hacer que jugaba con la familia habitanta.

Corre, corre, deja de hacer el pánfilo debajo del árbol y ven aquí que me tienes que decir si te parece guapo, ¿dónde leches habré puesto al muñeco padre?, eso me pasa por divorciar a lo loco, ahora no lo encuentro y la figura paterna es esencial en estos momentos. Menos mal, aquí está, lo voy a situar en la cocina para que vea que me gusta la igualdad de género.

Madre del amor hermoso, ya lo sabía pero mis sospechas se confirman: la Esme está como una cabra. A todo esto el doncel, sin corcel, eso no llevaba, se aproximaba andando y diría yo que cojeando un poco también. A medida que se iba acercando he podido comprobar lo peligroso que es no ponerse las gafas cuando son necesarias.

Esme, ya lo veo, es muy feo,te lo aviso por si quieres dejar de hacer el indio con la casita victoriana, relájate que da igual, este no te va a gustar.

¿Estás segura?, pero ¿cómo de feo es?, te doy tres opciones rápidas: un feíto encantador, un feo muy atractivo o mátame Dios…Sí esa, la C, la mátame Dios. Colócate las gafas y lo comprobarás que ya está cerca y te está saludando con la mano.

No doy crédito a mis lentes, si es peor que el pantone 448C.

Perdona mi ignorancia, Esme, pero no sé a qué te refieres.

Ahora no tengo tiempo de explicártelo, búscalo en google y sabrás de qué hablo. Esto ha sido cosa de la odiosa, ha tenido que ser ella, primero me enamora y luego, cuando ya me ha puesto el corazón a palpitar, la cabeza ida y las ilusiones desbordadas, me larga al maromo adefesio.Pues, ¿sabes lo que te digo? que me lo voy a quedar, aunque sea el tío más horroroso que he visto en mi vida, y mira que he visto espantos, vengo en metro todos los días…

El caso es que no voy a poder, es demasiado, por mucho que cierre los ojos o por mucho que no me ponga las gafas, ya lo he visto, se me ha quedado grabado, ¿no se te da un aire a Camilo Sexto?, ¿y ahora qué hago? Tampoco le quiero romper el corazón que bastante roto tiene ya todo lo demás.

Ya sé, se me acaba de ocurrir, le voy a presentar a mis hijos, no falla, en cuanto los ven, salen corriendo. Ahora mismo les mando un guasap y mientras tanto…lo primero quitarme las gafas. Y que sepas que si todavía no has tenido un hijo no es porque no quiera Toni si no porque esa, la destroza vidas, no quiere que quiera Toni, ¿lo captas?

No, no lo capto y el 448C te está diciendo algo muy gracioso al parecer,síguele la corriente y ríete, mujer, no seas grosera.

Ay, sí, jajaja, qué bueno.

Muero porque no muero, la he dejado musitando. Pobre, no está teniendo buena suerte.