Etiqueta: blogueros

Viva la democracia

De nuevo las arañas tejen plácidamente sus telas, las pelusas moran a sus anchas bajo los muebles y el inofensivo polvo, del que nacen las estrellas, se deposita con suavidad sobre la superficie de los objetos. Esto vuelve a ser un hogar cálido y acogedor y no el hábitat hostil que pretendía instaurar la sado-madre con sus depravadas higienes.

Bueno, eso, que se ha ido ya la abuela del Jacobín, qué descanso, la sombra que me gritaba Tatiiii por aquí, Tatiiii por allá se ha esfumado, he recobrado mi nombre y mis costumbres y a mi jefa se la ve más feliz y relajada, dentro de sus limitaciones.

Digo yo que para celebrarlo ha convocado a sus amigas (las variopintas) y aquí que se me han presentado a primera hora de la mañana a tomar sus infusiones y a intercambiar paquetes con velas y jabones, todos monísimos (según ellas).

De este modo, me refiero a escuchando un poco tras la puerta, he conocido el plan de mi jefa laboral que, mira tú qué coincidencia, es el mismo que el del Toni: abrirse un blog. ¡Que no cabemos, parad ya! he estado tentada de gritar, trapo en ristre, pero no lo he hecho, primero porque todo el mundo tiene derecho a abrirse su propio blog, no sé si lo recoge la Constitución pero debería recogerlo, y segundo porque me hubiera delatado a mí misma (en lo de que escucho tras las puertas y en lo de que tengo una bitácora) y ninguna de las dos cosas me conviene que se sepa en según qué medios.

Resulta que la Patricia escribe relatos pero no consigue que se los publiquen, pese al éxito que tuvo en su momento Historias de la guarra noche. Los relatos, al parecer, venden menos que las novelas porno-truculentas. Total, que como ya está cansada de llevarlos y traerlos por las editoriales y de presentarlos a concursos infructuosamente, ha decidido lanzarse a la red y que sea lo que Dios y los internautas quieran. Si ella supiera que la competencia (es un decir, no compartimos nicho, como diría la Esme) pasa la mopa en su casa…es lo que tiene la blogosfera, que es muy democrática.

Y parió el Toni

Desde que el Toni tiene un amigo en el bar, un taxista que para a tomarse un café, no viene de tan mal humor a casa. No es que venga feliz y contento que entonces me preocuparía pensando que otro ser habita su cuerpo pero ya no protesta tanto del helicóptero, las mujeres con perros o las calles en general. Se ve que ya se desfoga con el amigo y desde aquí se lo agradezco al tal Hipólito al que no tengo el placer de conocer. Dice el Toni que el Hipólito es un tío majísimo con mucho mundo interior y un gran interés por progresar como ser humano -esto último no sé muy bien a qué se refiere pero no he querido profundizar, por si acaso- que le gusta mucho el monte (ahí te han dado, Toni) y que en cuanto puede se escapa a trepar por los riscos y a hacer avistamiento de pájaros (otro que tal baila). Que parece que se lo han puesto a medida en la barra del bar para aliviarle la angustia.

Pues qué bien, Toni, hijo, eso hay que celebrarlo, vamos a salir a tomar algo. Que de salir nada, que ya sale él bastante y que lo que menos puede apetecerle es volver a la calle y menos ahora que su amigo le ha dado una idea.  Resulta que el Hipólito tiene un blog (qué extraño) donde enseña sus avistamientos y que por qué no se abre él otro contando sus vivencias de camarero. Y dice que sí, que total es gratis y no pierde nada, que se va a poner ya mismo y que lo va a llamar “El blog de un camarero. Aventuras detrás de una barra”. Se me han puesto los pelos de punta y no es que tema yo a la competencia pero éramos pocos y parió el Toni.

Posdata: pobre Toni, acabo de darme una vuelta por la red de redes y madre del amor hermoso la de blogs de camareros que circulan…Por poner solo unos ejemplillos: El mejor mozo del mundo, Historias de un camarero decadente, Historias de un camarero zen, Diario de un camarero, El camarero fiel, De profesión: camarero y podría añadir y un largo etcétera pero no lo añado porque es una expresión que me da mucha rabia. Adiós, majos.