Etiqueta: Éxito

Éxito o aprendizaje

De psicólogos no sé mucho y no es porque no me hayan hecho falta, he tenido mis patologías como el que más, no te creas,  pero lo que nunca he tenido es dinero suficiente para tratármelas. Me las he ido curando yo a base de dejar pasar el tiempo. Se te pasa una y te aparece otra nueva, pero así pruebas de todo un poco y te fabricas tu neurosis mix personalizada.

Al Mateo ese, si es que existe, le ponía yo las pilas en cinco minutos, ¿te digo cómo?, enseñándole a aceptar las incomodidades de la vida y a pasar de ellas. Si aquí es raro es que nos encontremos plenamente agusto. Además, ya tengo más que comprobado que basta que quieras estar en paz para que el caos se te eche encima. Basta que quieras silencio para que te monten la verbena de la Paloma debajo de casa, que quieras soledad para que se te presente a cenar el familión, que quieras buenos olores para que tu vecina Mariu ponga a hervir coliflor. Y así podríamos seguir indefinidamente.

El mundo es ese lugar incómodo donde hace frío, hace calor, el viento te mete arenillas en los ojos, la primavera te causa alergia y el invierno faringitis, donde si te vas al campo hay bichos y si te quedas en la ciudad hay otro tipo de bichos, en fin, que buscar la paz, la tranquilidad, el bienestar, todo eso es una quimera y,en el caso de que lo obtuvieras de forma prolongada, probablemente morirías de aburrimiento, que esa es otra, el tedio vital famoso que también ronda por aquí haciendo de las suyas.

Mi remedio: cuenta con todo ello y pásatelo lo mejor posible. A veces, casi siempre cuando no los buscas, la vida, esa puñetera tan aficionada a llevar la contraria,  te regala momentos maravillosos o, como oí decir el otro día a un cursi que comía en una mesa a mi lado, “sublimes”. Claro que él se refería a unos tomates.

Mateo, guapo, olvídate de la zona de confort porque no existe, paséate cuanto puedas por la de molestia dándole pisotones bien fuertes o zapateados si es necesario. Igual por el camino hasta te diviertes y se te olvida lo incómodo que es todo.

Ahora que lo pienso, podría  poner una consulta de psicóloga sin serlo ni nada, en plan competencia desleal e intrusismo profesional. Aquí mismo, en el quiosco, un poquito más barato que los que han estudiado para ello pero tampoco mucho más, qué leches. Ya me estoy viendo con mi bata blanca, porque yo la bata me la pongo aunque no me haga falta ni me corresponda que eso siempre impone y da prestancia. Y en el quiosco cuelgo un cartel con una frase en letras bien grandes que diga: “Solo hay dos tipos de resultados de una acción: éxito o aprendizaje”. No es mía, pero cuela.

Y al que se la inventó, que ya me está cayendo gordo sin conocerlo con tanto consuelo de pacotilla, le voy a decir algo: sapiencia ya tengo más que suficiente y aprendizajes también,  ahora quiero de lo otro.

Un blog de éxito

Pero, ¿de dónde sales, hija, del bazar de Han el Halili? ¿Has visto a la empleada domestica cómo va la pobre arrastrando edredones y alfombras?, señala muy verduleramente la Elvira al verme entrar en el mercado acarreando todos los fardos que Patricia me ha mandado llevar al tinte.

Descarga primero, rica, y no resoples tanto. ¿ Te has percatado del negocio que hemos montado? ,¿a que te da rabia?, pues se siente, se te podía haber ocurrido a ti pero mira por donde se nos ha ocurrido a nosotras antes.

Dejo las alfombras y edredones en el suelo, me seco el sudor de mi proletaria frente y miro hacia donde me señala el dedo de la Elvira, la frutera.

Sí,  ya veo, tu puesto de frutas y verduras, pero eso ya lo tenías antes.

Además de mula de carga, cegata. ¿No ves ese cartel encima de los melones? Lee, guapina, lee.

¿Eres blogero? ¿quieres triunfar? te contamos cómo. Consigue un blog de éxito con diez simples pasos. Elvira y Marcela, asesoras de blogs.

¿Qué, cómo se te queda el cuerpo?, me pregunta muy chulesca la Marcela asomando el careto por detrás de los melones.

Esto es lo que se llama un sobre puesto, un puesto encima de otro y qué puesto. Si quieres asesoramiento tienes que pedir cita que estamos desbordadas. Esta semana ya imposible, no hay huecos, si quieres te apunto para la siguiente.

No puedo, es que me voy.

Otra que se va, qué estampida, Marcela, vamos a tener que atacar lo que es el on line para no bajar rendimientos, le susurra la Elvira a su comadre creyendo que no la oigo.

Bueno, si quieres te hacemos ahora mismo en un momento un asesoramiento express, a vuela puerro como quién dice, me propone.

Jajjajaja, qué salidas tienes, Elvira, eres ingeniosa a más no poder, no me extraña que tengas tantos y tantos seguidores ni que coseches la montonera de comentarios que cosechas a diario. Lo petas, Elvi, eres mi ídola.

No seas pelota, socia, que la fruta no te la voy a dar gratis y vamos a ponernos con Eva que vaya mierda blog, con perdón.

Sí, un poco birriosillo sí que es, asiente la Marcela. Aunque, si te digo la verdad, yo hace mucho que no entro, igual ha introducido alguna novedad o algo, ¿has metido innovación, Eva?

No, todo sigue igual más o menos.

O sea, diagnostica la Elvira, que sigue sin acción, sin que pase nada, aburrimiento mortal, tedio bloguero. Pues mira, te voy a dar unos consejillos ahora de cara al verano que en esto de los blogs es temporada baja. Coloca  imágenes para darle vidilla, eso lo primero, y luego piensa qué temas interesan a tu lector medio y sírveselos en bandeja.

Yo es que no pienso en el lector, yo escribo lo que me apetece a mí y si luego alguien me lee y le gusta…

Así te luce el pelo,  qué poca visión tienes y que ya llevas un tiempito, ya no te puedes escudar en que eres novata. Que escribe lo que le gusta, dice la palurda…pues aviada estás.

Y haz amigos que eres muy siesa, visita más otros blogs y comenta por aquí y por allá y tira me gusta como el que lanza anzuelos, que no estás sola, no seas blog autística.

Que esto es una red social, entérate y si te dan algún premio de esos que circulan por ahí pues postea sobre él y reparte premios tu tambien, so sosa,  que he visto que no lo haces.  Pues ya está, ya te hecho el asesoramiento,  por ser tú son quince euros.

Pero si yo no te he pedido nada, me has asesorado tú porque has querido, voluntariamente, y además no llevo dinero,digo recogiendo alfombras y edredones.

Vas a caerte con todo el equipo , por burra, oigo que me gritan muy enfadadas, tu blog está moribundo y el verano va a acabar de rematarlo.

¿ En que puedo ayudarle?, ¿fruta o asesoramiento? Si se lleva un melón y una sandía le hacemos un precio especial y si la compra sobrepasa los veinte euros le regalamos impreso el decálogo del bloguero de exito. Muy útil. Imprescindible. ¿Qué no tiene blog? Al loro, Marcela, un friki.

Niño de éxito

Pobre Jacobín mío, sus días de triscar y retozar por los céspedes, de mancharse las manos de tierra e incluso comérsela, sus días de cielo, nubes, árboles y barra libre de chuches están contados. Ciertas palabras pronunciadas por su madre a través del teléfono en lo que ella creía que era voz baja me han puesto en alerta.

He oído: habilidades sociales, motricidad fina, estimulación temprana, inteligencia emocional. He oído: trilinguismo, desarrollo de la autoestima, actividades lúdicas, adaptación a las normas, disciplina. He oído guardería, mes de septiembre. He oído y he comprendido, que tampoco hace falta ser muy perspicaz.

Nos separan, irremediablemente. Sabía que ocurriría, no íbamos a estar yendo eternamente al parque, los niños crecen, los no niños envejecen, las circunstancias cambian, todo muda y muta y se transforma, nada permanece. En fin, la vida misma. Pero no esperaba yo que fuera tan pronto, si el Jacobín no cumple los dos años hasta el mes de noviembre. ¿No le podían haber dejado a su libre albedrío y de paso al mío un año más? Qué prisas por hacer de él un niño de éxito.

Luego, mientras quitaba el polvo en el cuarto de la Patricia, o lo movía de su sitio porque el polvo en realidad nunca desaparece, es una comprobación que he he hecho in situ,  he visto un espantoso folleto sobre su  mesilla con el que he confirmado todas mis certezas. Algún depravado había escrito allí lo siguiente: enseñamos a los niños a pensar con patrones lógicos y a hacer frente a la realidad, asi estarán mejor preparado para afrontar los complejos desafíos del mañana. Formamos en el presente para que el niño, proyectivamente, tenga éxito en el futuro.

Tanta pena me ha dado todo lo que le tienen programado a tan tierno y asalvajado infante – inmersión en el inglés, nociones de alemán, rudimentos del chino, iniciación a nuevas tecnologías -tic-, espacio atelier ( ni idea de qué puede ser eso), que he decidido adelantar mi hora de parque. Hoy nos vamos antes, le he comunicado a su madre que tenemos mucho que fracasar.

¿Cómo dices?, me ha contestado confusa apartando la mirada de su pantalla llena de letras.

No, nada, que hoy nos vamos un poco antes que hace muy buen día y así le da el aire.

Pero, ¿has terminado ya con la casa?

Por supuesto, he mentido sin ningún remordimiento, consciente de que va a ser la casa la que termine conmigo porque si al chiquillo le espera la guardería a la vuelta del verano a su institutriz lo que le espera es -otra vez- la cola del paro.

Fracasemos, Jacobín, apuremos nuestro escaso tiempo, seamos libres y felices.