De hombre a hoja

Bueno, pues ya se ha llevado el pájaro al don Margarito, o a su parte incorpórea porque a la corpórea se lo han llevado los de la funeraria dentro de una funda azul con una cremallera. Una cosa muy fea para ser lo último en lo que te envuelvan pero dice la doña Marga que eso no tiene importancia porque lo que se han llevado es solo el cascarón vacío, la carcasa.

También dice que sabe qué camino ha tomado el pájaro y hacia dónde se dirigía y que todo ha transcurrido según el horario previsto, como en los vuelos que no tienen retrasos. Resulta que es un lugar de la sierra que le gustaba mucho a él, un lugar donde de pequeño cogía moras y de mayor iba a pasear. Que ahí lo habrá dejado descansando sobre la tierra húmeda para que se transforme en  algo de su agrado. Según ella, eso nos va a pasar a todos porque dice que todos tenemos un rincón que amamos y ese es al que iremos para hacer nuestra transformación.

No entiendo nada ni sé de qué transformación habla pero me he puesto a pensar en cuál sería mi rincón preferido y puede que sea el quiosco de la Esme, entre el castaño y el banco, donde me comía el bocadillo cuando el Jacobín todavía no estaba escolarizado. También podría ser el patio de la casa de mis padres siempre que mi madre no se asome a la ventana de la cocina para mandarme algo, eso me estropearía bastante el momento transmutación. Pero igual no tengo un rincón especial, el caso es que me gusta ir en autobús mirando la ciudad por la ventanilla pero tampoco me me parece buena idea que el pájaro me deje caer sobre el 29 porque lo mismo acababa convertida en semáforo o en marquesina y tampoco es plan.

Si os digo la verdad, creo que cuando te mueres no te enteras de nada, ya no eres  y se acabó lo que se daba y eso también tiene sus ventajas. Por ejemplo, nunca más tendrás que eslomarte a trabajar ni te dolerán las muelas. Pero ya está bien de funebrerías, de momento estoy viva y bien viva y me alegro mucho de estarlo. También me alegro de que el pájaro haya venido y de ver a la doña Marga tan en paz.

Hoy se ha vuelto a poner lazos en las trenzas. Si a ella le gusta pensar que el don Margarito está donde las zarzas y los robles, acunado por el viento y bañado por una lluvia muy suave, si quiere creer que de hombre va a pasar a hoja no seré yo quién le quite la idea.

Anuncios

32 comentarios en “De hombre a hoja

  1. Yo no sé nada (supongo que lo sabremos a su tiempo y no hay prisa), y no creo que haya ninguna conciencia de cambio. Pero si la ley física de que la energía ni se crea ni se destruye, sino que se transforma, y la propia esencia de cada célula y de cada átomo, es la energía, la energía que nos configura de alguna forma seguirá formando parte del universo al morir. Pero la vuelta de tuerca de doña marga es mucho más bonita. Una licencia literaria (o vital). A juego con los lazos. Feliz viaje para don Margarito.

  2. Pues claro que sí. Cada cual es muy libre de creer cualquier cosa que le haga sentir mejor, que con eso no se hace daño a nadie. Yo tampoco tengo muy claro cuál sería mi rincón preferido. Será porque a mí también me gusta mirar por la ventanilla…

    Besotes!!!

  3. Pues yo no te tengo claro cual es mi sitio favorito. Bueno, es que tengo varios 😉 Pero me gusta pensar que lo que dice Doña Marga es cierto y por eso ya me estoy pensando en qué me convertiré… que tarde eso sí!
    Besetes, querida Eva.

    1. Sí, bonita la idea sí es, lo malo es que, como tú dices, hay que elegir y si te gustan muchos sitios pues ya la hemos liado. Muchos besos, María y que tengamos mucho pero muuucho tiempo para irlo pensando.

  4. Me encanta doña Marga, yo también quiero ir a un sitio bonito cuando me muera, pero que no me suelte el pájaro muy de golpe, que aunque ya esté muerta, tampoco es cuestión de caer sin gracia. La naturaleza siempre es un buen lugar donde descansar y si se puede concretar más, me gustaría que se escuchara algún arroyuelo.😀

  5. Hay quien cree que un cielo tan azul, un sol tan brillante y tanto amor es la evidencia de que aquí y ahora es el paraíso. Que fuiste bueno en vida y por eso estás aquí.
    También está quien opina exactamente lo contrario.

  6. Hace cuatro años murió un niño muy importante en mi vida;tenía diez años. Desde ese día cada vez tengo más claro que no hay otra vida tras esta……y si la hubiera…¿qué hace él allí? Pero tampoco sé nada ni me condiciona para esta vida.
    Hoy ha sido un día duro para mí. Quizá mañanase me ocurriría otro rincón. Hoy, si tengo que elegir uno, que sea bajo la lluvia, con los brazos abiertos y mirando hacia arriba sonriendo. Un beso!

    1. Cuando se trata de un niño, esa es la pregunta lógica pues el único lugar posible parece éste, la vida. Yo no creo nada especial y tampoco me influye para vivir mejor o peor. Muchos ánimos con tu día duro, me gusta el rincón que has elegido aunque más que un rincón parece un espacio bien abierto, como esa sonrisa tuya.

  7. Lo que pasa es que cuando alguien se nos muere, pensar en cosas así nos consuela. Es parte del luto. Y como dices, si a ella le hace feliz pensar que él está en ese lugar, que lo siga pensando. Ya irá a buscarlo allí cuando a ella le toque. Un abrazote, amiga.

  8. Se siguen todas esas románticas ideas porque nadie quiere, crea o no crea, imaginarse la muerte como la nada. Sólo sabemos vivir y nos entretenemos ideando cosas de la muerte como si fueran de la vida. Y tan contentos que nos quedamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s