De muertes y hora punta

En el anterior episodio: (la Esme, pragmática ella, explica a Eva por qué tener envidia es una tontería que no conduce a nada)

En este mismito: (Eva vuelve al metro con doña Marga, les acompaña el Jacobín. El niño pregunta sobre la muerte, doña Marga sobre la hora punta)

Resulta que Patricia, mi jefa y señora, me ha pedido que me lleve al Jacobín algunas tardes. Dice que le parece muy bien que vayamos a casa de doña Marga o todos juntos de paseo al parque, que al niño le conviene tomar el aire fresco y convivir con otras generaciones. Lo que ella no sabe es que donde hemos ido es al metro. Aire fresco había poco pero generaciones sí, estaban prácticamente todas.

La doña Marga se ha emocionado mucho al ver al Jacobín.
Huy qué ilusión, se pone juntando las manos, ¿viene el niño al metro con nosotras? y qué trajecito tan mono lleva, con esa capucha verde, me encantaría tener uno igual, pregúntale a su madre que dónde se lo ha comprado y que si tienen más tallas.

Pero, doña Marga, le aclaro no sé para qué, si va vestido de dinosaurio, es un disfraz, eso no es una capucha, es la cabeza del bicho, como si dijéramos.

El verde es mi color preferido. Bueno y el azul y el rojo y el naranja, en realidad no podría quedarme sólo con uno, por eso me gusta tanto la naturaleza porque están todos y muy bien mezclados.

Pues podemos ir al parque a ver colores, digo a ver si cuela pero ella es de ideas tirando a fijas.

No, no, no. Quedamos en que volvíamos al metro.

Y allí que hemos vuelto. Por el camino, el Jacobín iba estudiando a la doña Marga con una cara muy seria, como si estuviera muy intrigado por algo y asustado al mismo tiempo.

Nada más sentarnos en el banco del andén, va y le pregunta, ¿te vas a morir?
Menos mal que ella, entre que está un poco sorda y que va a la suya, no se ha percatado de la pregunta.

¿Queda mucho para la hora punta?, me pregunta a mí a su vez.

Se va a morir, vuelve a la carga el Jacobín, se va morir esta tarde, precisa luego, porque está tan vieja, tan vieja… Y se encoge de hombros como diciendo, no tengo yo la culpa.

Eso sí lo ha oído la doña Marga y le ha hecho mucha gracia, tampoco sé muy bien por qué.
Qué rico es, se pone, no sabe que soy bastante inmortal, pero,¿queda mucho para la hora punta?, es que me chifla la hora punta.

¿Se muere ya?, vuelve a la carga el Jacobín. ¿Se muere ese?, pregunta señalando a un hombre más bien provecto que también estaba en el andén. Qué niño, menos mal que ha venido un tren y como todo lo que hace ruido y tiene ruedas le apasiona, se ha distraído de su obsesión fúnebre.

Otro día venimos más tarde, dice la doña Marga, hay gente pero me gusta que haya más, es mejor.

Mejor, mejor no lo tengo yo tan claro, porque la gente es muy maleducada y hasta dejaban de mirar sus pantallas, lo cual ya tiene mérito por nuestra parte, para mirarnos a nosotros y reírse. Pues ni que fuéramos los monos del circo.

Luego, el Jacobín, cuando se ha cansado de estudiar la mecánica de los trenes, ha inventado un juego nuevo, iba señalando a todos los que pasaban por delante de una edad que a él le parecía avanzada y ,casi todos se lo parecían porque cuando tienes tres años el resto del mundo es viejísimo, y decía muy solemne y dando cabezazos: te mueres, te mueres, te mueres.

Van de todos los colores, ¿verdad?, aunque predomina el negro que es justo el único que no me gusta, salta la otra muy atenta a lo para ella esencial.

Anuncios

52 comentarios en “De muertes y hora punta

      1. Perdona, pero es que en cuanto leí lo de la capucha me vino a la cabeza. En ocasiones veo relaciones espurias como otros en ocasiones ven muertos. Es un problema, lo sé.

  1. Jajajjajjaja. Así de surrealistas somos; nos pasamos la vida rodeados de preguntas trascendentales y sin embargo nos preocupamos por la hora punta, si va a llover a los doce o por qué el vecino se viste de blanco para montar en bici.
    Además, el Jacobín, disfrazado de dinosaurio, preguntando algo esencial. Pero claro….es un niño y además con disfraz!!!
    Ay, somos……

  2. Pobre Eva, asediada con preguntas en estéreo Y qué tierno el Jacobín. No me explico cómo sobrevivió hasta sus tres con tanto derroche de simpatía. 😉 😀

    Besos que ríen.

  3. Con capucha o sin ella, pasar por aquí es garantía de un buen rato de lectura amena, divertida y a veces atrevida. Fenomenal, Eva.
    Feliz noche

  4. Pues yo me los comeria a besos a los tres. A ti por santa y aceptadora y a los otros dos por locos. De niños, de poetas y de locos todos tenemos un pocos
    Me has divertido con este par!

  5. A mi también me ha dado un poco de miedo el Jacobín… vamos, que me cruzo con vosotros y me dice que me voy a morir y no me extrañaría que la palmase del susto. Es que encima me lo imagino con una media sonrisa malvada, pensando en el alijo de chupetes robados que tiene escondido donde nunca podréis encontrarlos… Cuidadín con ese niño, que Doña Marga es inmortal pero tú podrías estar en peligro 🙂
    Un besazo.

  6. Los jacovines de 3 años es que saben mucho. A veces tienen salidas que te mueres, directamente. El otro día hablaba yo en clase de las superheroínas de los comic, aprovechando que era carnaval, porque claro todos conocen a los superheroes masculinos pero y las féminas…?¿? Total que ante la pregunta , uno de ellos me respondió “sí, seño, las viudas negras”…y se quedó tan campante. No pude evitar reirme, es que tienen cada cosa…

  7. Este Jacobín está pasao… O es como el nene de la película que veía los muertos… Jajaja… Tu te has podido fastidiar con los viajecitos al metro. Aire fresco y contaminado… Pobre Evita. Nada amiga, disfruta el camino mejor que puedas y las conversaciones multigeneracionales que están como para destornillarse de la risa.

  8. Jope con el Jacobín poeta o filósofo de mayor. Los únicos capaces de mirar tan fijamente y de tan cerca la muerte. Doña Marga… ¡hace días que se hizo inmortal! Se inyectó tinta en vena y escribió sus cuadernos, ahora ya es imposible que muera 😉

  9. Doña Marga se ve como jurásica. Buen juego entre la hora punta y la muerte. Espero no encontrarme con Jacobín en el andén, ando con algo de bajón y que me anuncien la muerte ayuda poco.

  10. Creo que me mantuve en la infancia mientras creí en dos cosas: la bondad de todos los adultos y la inmortalidad. Cuando estas dos creencias se rompieron me empecé a hacer mayor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s